lunes, 27 de marzo de 2017

IDIOTAS OCCIDENTALES

 (Ahi tienen un buen par de ejemplares.)
 
 
 
 
 IDIOTAS OCCIDENTALES.
 
Faltan acciones diplomáticas a favor de la paz'

El alcalde podemita de Zaragoza culpa a Occidente de las masacres islamistas.

(La Gaceta) 


IDIOTAS OCCIDENTALES.




En los primeros días del inestable Junio de 2010, ya a punto de recuperarnos de la crisis económica, según la docta opinión de nuestro visionario exPresidente Zapatero, leo unas declaraciones del Premio Príncipe de Asturias, el escritor Amin Maalouf:






El problema es que Occidente ha convertido la conciencia moral en instrumento de dominación’.






Nada nuevo en este calvario interminable en el que uno debe, mientras se arrodilla, rasgarse las vestiduras y darse golpes de pecho. Imagino que los miembros del Jurado del Príncipe de Asturias habrán pedido perdón al galardonado por ser blancos occidentales. ¡Es lo menos!




En todo caso, para que vean que hay peores declaraciones que las de Amin, recordemos estas palabras del conocido Jean Baudrillard:


Cuando la situación está monopolizada de tal modo por la potencia mundial, cuando hay que hacer frente a esta formidable concentración de todas las funciones por parte de la maquinaria tecnocrática y del pensamiento único ¿qué otra vía queda que un cambio terrorista de la situación?’.




Este filósofo y sociólogo malnacido (fallecido en 2007) está justificando y animando a los terroristas a que nos maten. Así de claro. Descanse en paz.




Aunque no tan famosa como Baudrillard, la diputada comunista Angeles Maestro, cuando observaba por televisión el ataque terrorista a las Torres Gemelas, el 11 de Septiembre de 2001, dijo: ‘Se lo habían buscado’.






En el libro, 'El nuevo orden mundial. La conquista interminable', de doce autores, de los que destaco a los más conocidos, al menos para mí: Noam Chomsky, Rafael Sánchez Ferlosio, Adolfo Pérez Esquivel. En la introducción, de Heinz Dieterich, se dice:




El proyecto del Nuevo Orden Mundial se integra como un eslabón más en la larga cadena de demiurgos de imperios que resolvieron gobernar el mundo por la violencia… como la pax romana, la civilización occidental y cristiana implementada en el ‘Nuevo Mundo’, el Ordine Nuevo de Mussolini, die Neue Ordnung de Adolf Hitler y ahora, la New World Order del actual Führer del Primer Mundo, George Bush’.




En el libro ‘Educación para la Ciudadanía’, editorial Akal, de C. Fernández, P. Fernández y L. Alegre, se dice:


El capitalismo es como un tren que se acelera cada vez más. Camina, sin duda, hacia el abismo… y el socialismo no es otra cosa que el freno de emergencia. Es la única esperanza que le queda a la humanidad para pararle los pies al capitalismo’.




Termino (aunque el rosario de peligrosas idioteces es interminable) con una cita de Pascal Bruckner: ‘Los troskistas, los altermundistas y los tercermundistas utilizan a los islamistas como arietes contra el capitalismo liberal. El odio al mercado bien vale algunas concesiones a los derechos fundamentales…’




Este conjunto de comentarios nos ponen aún más en riesgo, aún más a los pies de los caballos. Riesgo de que Occidente no pueda seguir viviendo con sus tradiciones y sus valores. O, en el mejor de los casos, subsistiendo con la cabeza gacha y pidiendo perdón. O peor aún, desapareciendo, física o espiritualmente, o ambas cosas. En resumen, esta cuadrilla de cretinos antisistema, y simpatizantes de diverso pelaje, son enemigos nuestros. No son nuestros adversarios políticos. Un adversario político es un defensor de la democracia que no comparte la misma tendencia política, pero que acepta y respeta la Constitución democrática y nuestra forma de vida.




Pero un imbécil antisistema que quiere destruir Occidente, facilitando incluso la labor a los terroristas, es un auténtico peligro para nosotros. Recordemos la historia del ‘caballo de Troya’. Cuando la guerra de Troya llevaba más de diez años, Aquiles, el de los ‘pies ligeros’ y héroe de la guerra, cae mortalmente herido. El desaliento y la desmoralización de los griegos son intensos.




Pero antes de volver a su hogar deciden construir un gran caballo de madera, dedicado a la diosa Atenea, para que les guiara en el retorno a casa. Y lo regalaron a los troyanos, que lo aceptaron y lo ofrendaron a sus propios dioses. Pero dentro del gran caballo se escondía un escogido grupo de soldados griegos. Una vez introducido el caballo en Troya, durante la noche, los soldados escondidos en las tripas del caballo de madera, abrieron las puertas de la ciudad para que entraran los suyos. Fue la derrota de los troyanos.



Pues bien, esta cuadrilla de progres antisistema representa una forma moderna de caballo de Troya. Facilitan que nuestros enemigos se instalen en nuestra casa. Les ayudan y les justifican. En algunos casos, les animan a matarnos. Tal es su odio a Occidente. Tal es su odio a las bases en las que se asienta Occidente. El cristianismo, la economía de mercado, la propiedad privada, la libertad….


Nuestros enemigos, externos e internos, hablan de la violencia de Occidente. Por supuesto. La historia de la humanidad está llena de miserias y grandezas. Nadie está a salvo de ellas. Nadie puede lanzar la primera piedra. Pero Occidente, además de miserias y violencias sin cuento, ha aportado muchas cosas al mundo. No solamente grandes músicos, literatos, pintores, pensadores y artistas de todo género, sino muchos de los avances científico-técnicos que han permitido el avance y el bienestar de millones de personas en todo el mundo.


Dado que no es posible convencer ni a los fanáticos de fuera, ni a los de dentro, me dirijo a los que no están contaminados por el enfermizo fanatismo antioccidental. Los más grandes avances económicos, en toda la historia de la humanidad, se deben a la adopción de reformas liberales en el sistema de mercado. El único que, hoy por hoy, funciona. Los ejemplos de China y la India, aunque no los únicos, muestran lo que digo. ¿Qué oponen nuestros enemigos? Utopías ensangrentadas y fracasadas.


Como escribí en otra ocasión: No hay sitio, en el hogar de los humanos, para este mundo ilusoriamente perfecto y simple, por no hablar de su ensangrentada aplicación. Vivimos en un mundo imperfecto, lleno de incertidumbres, complejo, dinámico y globalizado. El que no se adapte hará crecer, en su alma, el rencor como respuesta. O el odio. Y quedará encerrado en su mundo fantástico, cuya peligrosidad aumentará a medida que se aleje de la tierra y vague por los espacios en los que todo capricho es factible y todo sueño realizable.




Usted elige.


Sebastián Urbina.
(Reposición).

¿DÓNDE ESTÁN SUS JUDÍOS?


 (A los rojos no les gustará porque están acostumbrados a ser los acusadores. Son moralmente superiores, como todo el mundo sabe. Pero la pregunta hizo enmudecer a los representantes de los países árabes.

¿Callarían igualmente los rojos? Lo dudo. Son demasiado sectarios. Además, están infectados por el odio a Occidente. No pueden callar. Tienen que vomitar ininterrumpidamente.)






 ¿DÓNDE ESTÁN SUS JUDÍOS?


"¿Dónde están sus judíos?". Esta fue la contundente pregunta que calló a grupo de países árabes que estaba acusando a Israel de prácticar el apartheid contra los palestinos. La pronunció en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU Hillel Neuer, director de United Nations Watch, una organización que se dedica a controlar el sesgo antiisraelí de la ONE.

Neuer dirigió esta pregunta a los representantes de Egipto, Argelia, Iraq y Siria, a los que recordó el masivo éxodo de judíos que estos países alentaron desde la creación del estado de Israel.


"Argelia tenía 140.000 judíos, Argelia, ¿dónde están sus judíos? Egipto tenía 75.000 judíos, Egipto, ¿dónde están sus judíos? Siria, ustedes tenían decenas de miles de judíos, ¿dónde están sus judíos? Iraq, allí había 135.000 judíos, ¿dónde están sus judíos?".


Al terminar el orador, que había sido interrumpido anteriormente por todos los aludidos, un enorme silencio cayó sobre la sala de la ONU en Ginebra en la que se celebraba el acto.

(ld.) 
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

(Estoy harto de la 'dictadura políticamente correcta'. ¿Qué pasaría si un rabino judío llamase a matar musulmanes? No necesito explicarlo. Usted lo sabe. Es de vergüenza. Da asco. ¿Alguien se sorprende del auge de la derecha alternativa?

PD. Este imán debería ser detenido inmediatamente. Ignoro lo que ha pasado. Pero me temo que no pasará nada.)








En Canadá.

Un imán llama a matar a los judíos en una mezquita de Montreal.

(La Gaceta.)



- Seguir leyendo: http://tv.libertaddigital.com/videos/2017-03-27/el-discurso-que-callo-a-los-paises-arabes-en-la-onu-donde-estan-sus-judios-6060325.html

LA EXTREMA IZQUIERDA Y EL TERRORISMO.

 (La extrema izquierda- Podemos- quisiera que ustedes pudiesen jalear a los criminales sin que pase nada.

 

Por ejemplo. ¡Matad a estos putos fachas!¡Colocadles unas bombas debajo del coche!

 

La extrema izquierda no lo vería punible.

 

¿Imaginan qué sociedad tendríamos si ellos mandaran?

 

¿De verdad es usted tan mala persona que les vota? Si es así, le compadezco. No es usted un ciudadano respetable. Es un  deshecho humano. Y un peligro para la convivencia pacífica y para la democracia.)

 

 

LA EXTREMA IZQUIERDA Y EL TERRORISMO.

Podemos pide suprimir el delito de enaltecimiento del terrorismo del Código Penal.

El partido de Iglesias solicita en una proposición no de ley "suprimir el artículo 578 del Código Penal". (ld)

LOS SUECOS TAMBIÉN HARTOS







 LOS SUECOS TAMBIÉN HARTOS.

Las autoridades suecas llevan meses tapando la realidad del país. El proceso integrador suma demasiados fracasos y la ciudadanía ya ha mostrado su hartazgo.

Suecia camina hacia el euroescepticismo. La crisis migratoria ha colmado la paciencia de los suecos, que rechazan las principales medidas de su Gobierno y muestran su preocupación por las 'no-go zones' que se han formado en las principales ciudades, el aumento de la tasa de criminalidad y la presencia de células islámistas.

Un sondeo publicado por YouGov muestra el ascenso de Demócratas de Suecia, el partido euroescéptico que aboga por poner freno al Welcome Refugees proclamado por el Gobierno progresista y controlar el alza del islam en el país, y el estancamiento de los partidos socialdemócratas tradicionales.

Según Breibart, el Partido de los Trabajadores que impulsa el actual gobierno, ha caído a su nivel más bajo de los últimos diez años. Desde su llegada al poder en 2014, el primer ministro sueco Stefan Löfven presumió de ser el primero de índole feminista en el mundo. Sin embargo, como ocurrió recientemente en las marchas contra Trump, las que dicen defender los derechos de la mujer han apoyado al islam ante los "intolerantes" occidentales.

Las 'no-go zones'

La realidad en barrios como Rinkeby es, sin embargo, muy diferente. La violación de un niño de 12 años de edad hace unas semanas fue sólo un episodio más en la considerada como la "capital de la violación" de Europa.

El testimonio de una joven sueca, que ha aceptado hablar para el Daily Mail, muestra lo que las autoridades del país han tratado de ocultar. "Vivo muy cerca de la zona no-go y cada vez que vuelvo del trabajo tengo que evitar grupos de delincuentes que tratan de robarme", explica Lucy, que siempre porta un aerosol de seguridad por "miedo a sufrir" abusos sexuales.

(Arturo García/La Gaceta)

LAS CHORRADAS DE COSPEDAL.

 

 (¿Qué dique ha puesto el PP a Podemos? ¿Acaso no sabe que Podemos es populista?

Probablemente cree que solamente son populistas los de derechas, como Le Pen. No me extrañaría.

 

PD. El 'bastión de estabilidad' incluye a los separatismos antiespañoles que incumplen, sistemáticamente, las leyes que no les interesan. Sin que pase nada. ¿Es eso?

 

¡Pobre PP! ¡Pobre España!)


 

 LAS CHORRADAS DE COSPEDAL

Cospedal: «España ha sido la primera en poner diques al populismo».

La ministra de Defensa afirma que nuestro país es hoy un «bastión de estabilidad» en Europa.
(Itziar Reyero/ABC)

LA VIOLENCIA DE LA IZQUIERDA.

 (Algunos no quieren darse por enterados, pero es peor. Hay un importante sector de la izquierda que quiere la violencia y le parece justificada. Siempre que sea la suya. Si es de los otros, es fascismo.


Esto no sería un grave problema si los políticos- en su mayoría- creyeran en el Estado de Derecho y no fueran una cuadrilla de mediocres y de cobardes políticos.


Pero este es el personal que tenemos. Cuidado. Puede no salir gratis. El que avisa no es traidor.)





LA VIOLENCIA DE LA IZQUIERDA.

Escrache» de la CUP al PP para exigir el referéndum.

La diputada Anna Gabriel y el exdiputado David Fernández secundan el acto de acoso a los populares.



Medio centenar de simpatizantes de la CUP, entre ellos el exdiputado David Fernández, y la diputada del Parlament, Anna Gabriel, se han manifestado este lunes a las puertas de la sede del PP de Barcelona para reclamar que el Gobierno permita la celebración de un referéndum.
 (ABC)

IMBÉCILES AL PODER.

 (La España que rebuzna. Estos burros- con perdón de los auténticos de cuatro patas- están en el poder porque hay ciudadanos (?) que les votan.

 ¡Pobre España!)





MAURICIO VALIENTE ES CONCEJAL EN DERECHOS HUMANOS.

El edil de Carmena que presume de ser fan de Lenin y rinde homenajes a Fidel Castro.

Tampoco apoyó solicitar la liberación de los presos políticos bolivarianos Ledezma y López
ANTÓN PÉREZ, 27 de marzo de 2017 (Periodista Digital.)

domingo, 26 de marzo de 2017

REBUZNOS ANTIESPAÑOLES.

 (Estos asnos catalanistas- con perdón del simpático animal de cuatro patas- no quieren enterarse de que, en el mundo real, hay violencia y guerras.


Cuando esto sucede no sirven las manifestaciones de progreso. Hay que emplear las armas y saber cómo hacerlo. Porque se convierten en instrumento para defender nuestra libertad.


Es preocupante el alto nivel de estupidez antiespañola y de progreso a la que ha llegado una parte de la sociedad.

¡Viva el ejército español!)





REBUZNOS ANTIESPAÑOLES.
 
Militantes de la plataforma Desmilitaricemos la Educación trataron esta semana durante la jornada inaugural del Salón de la Enseñanza de Barcelona de boicotear la presencia del Ejército exhibiendo una pancarta con el lema "Las armas no educan, las armas matan" y amenazando a los jóvenes que se encontraban en el stand con gritos de "Fuera el Ejército de la escuela" y "Ferias y salones sin cañones". 

(La Gaceta)

sábado, 25 de marzo de 2017

BALEARES: EL PP, SIN PRINCIPIOS.

(Piénselo bien antes de votar. Es cierto que PSOE, Mes y Podemos son un peligro para las libertades y para el respeto debido a la Constitución. Como han demostrado repetidamente.


Pero el PP también ha demostrado que es un partido sin principios. Que engaña, repetidamente, a sus votantes. En este sentido, copian a Rajoy.


Desearía que nadie se quedase en casa. Hay que votar. Pero piénselo bien.)






BALEARES: EL PP, SIN PRINCIPIOS.

PLIS. Educación, por favor cree que un partido que en Baleares no defienda la libertad de elección de lengua es un partido  plegado al nacionalismo.


         La asociación de profesores, PLIS. Educación, por favor lamenta que el congreso del PP haya rechazado la enmienda de libre elección de lengua y decidido continuar con la inmersión lingüística obligatoria.

 La inmersión obligatoria no sólo es perjudicial pedagógicamente, sino que es también contraria al libre ejercicio de derechos, un instrumento de ingeniería social y una acción política.


Palma,  25 de marzo de 2017.




Se imponen las 'tesis catalanistas'.

El PP abandona la defensa del español en Baleares.

El expresidente autonómico y del partido regional, José Ramón Bauzá, y el exconseller Gabriel Company -considerado catalanista- se disputan el liderazgo tras una dura campaña que ha dejado posiciones irreconciliables. (La Gaceta)

PIÉNSELO






 PIÉNSELO.

Pero lo que debemos tener claro es que emigrar de un país a otro implica aceptar una serie de normas, costumbres, culturas…



¿Tiene sentido permitir que alguien llegue a nuestros países con ánimo de acabar con esas normas, costumbres y culturas? ¿Tenemos que abrirle las puertas de nuestros sistemas de libertad y democracia a quienes pretenden socavarla? 


En Estados Unidos, la inmigración ha sido intensa a lo largo de los siglos, pero ha funcionado porque quienes llegaban al país aceptaban una serie de elementos esenciales, empezando por la Constitución.

(Libre Mercado/Gloria Álvarez.)

CABALLO DE TROYA (los progres)

 
 
 
 
 
 CABALLO DE TROYA (los progres)
 
Tras el cierre de una mezquita ilegal.

Los islamistas toman las calles de Clichy (Francia) al grito de 'Alá es grande'.

Musulmanes atacan a la Policía tras el cierre de una mezquita ilegal en Clichy.

(La Gaceta)



 IDIOTAS OCCIDENTALES.



En los primeros días del inestable Junio de 2010, ya a punto de recuperarnos de la crisis económica, según la docta opinión de nuestro visionario exPresidente Zapatero, leo unas declaraciones del Premio Príncipe de Asturias, el escritor Amin Maalouf:






El problema es que Occidente ha convertido la conciencia moral en instrumento de dominación’.






Nada nuevo en este calvario interminable en el que uno debe, mientras se arrodilla, rasgarse las vestiduras y darse golpes de pecho. Imagino que los miembros del Jurado del Príncipe de Asturias habrán pedido perdón al galardonado por ser blancos occidentales. ¡Es lo menos!




En todo caso, para que vean que hay peores declaraciones que las de Amin, recordemos estas palabras del conocido Jean Baudrillard:


Cuando la situación está monopolizada de tal modo por la potencia mundial, cuando hay que hacer frente a esta formidable concentración de todas las funciones por parte de la maquinaria tecnocrática y del pensamiento único ¿qué otra vía queda que un cambio terrorista de la situación?’.




Este filósofo y sociólogo malnacido (fallecido en 2007) está justificando y animando a los terroristas a que nos maten. Así de claro. Descanse en paz.




Aunque no tan famosa como Baudrillard, la diputada comunista Angeles Maestro, cuando observaba por televisión el ataque terrorista a las Torres Gemelas, el 11 de Septiembre de 2001, dijo: ‘Se lo habían buscado’.






En el libro, 'El nuevo orden mundial. La conquista interminable', de doce autores, de los que destaco a los más conocidos, al menos para mí: Noam Chomsky, Rafael Sánchez Ferlosio, Adolfo Pérez Esquivel. En la introducción, de Heinz Dieterich, se dice:




El proyecto del Nuevo Orden Mundial se integra como un eslabón más en la larga cadena de demiurgos de imperios que resolvieron gobernar el mundo por la violencia… como la pax romana, la civilización occidental y cristiana implementada en el ‘Nuevo Mundo’, el Ordine Nuevo de Mussolini, die Neue Ordnung de Adolf Hitler y ahora, la New World Order del actual Führer del Primer Mundo, George Bush’.




En el libro ‘Educación para la Ciudadanía’, editorial Akal, de C. Fernández, P. Fernández y L. Alegre, se dice:


El capitalismo es como un tren que se acelera cada vez más. Camina, sin duda, hacia el abismo… y el socialismo no es otra cosa que el freno de emergencia. Es la única esperanza que le queda a la humanidad para pararle los pies al capitalismo’.




Termino (aunque el rosario de peligrosas idioteces es interminable) con una cita de Pascal Bruckner: ‘Los troskistas, los altermundistas y los tercermundistas utilizan a los islamistas como arietes contra el capitalismo liberal. El odio al mercado bien vale algunas concesiones a los derechos fundamentales…’




Este conjunto de comentarios nos ponen aún más en riesgo, aún más a los pies de los caballos. Riesgo de que Occidente no pueda seguir viviendo con sus tradiciones y sus valores. O, en el mejor de los casos, subsistiendo con la cabeza gacha y pidiendo perdón. O peor aún, desapareciendo, física o espiritualmente, o ambas cosas. En resumen, esta cuadrilla de cretinos antisistema, y simpatizantes de diverso pelaje, son enemigos nuestros. No son nuestros adversarios políticos. Un adversario político es un defensor de la democracia que no comparte la misma tendencia política, pero que acepta y respeta la Constitución democrática y nuestra forma de vida.




Pero un imbécil antisistema que quiere destruir Occidente, facilitando incluso la labor a los terroristas, es un auténtico peligro para nosotros. Recordemos la historia del ‘caballo de Troya’. Cuando la guerra de Troya llevaba más de diez años, Aquiles, el de los ‘pies ligeros’ y héroe de la guerra, cae mortalmente herido. El desaliento y la desmoralización de los griegos son intensos.




Pero antes de volver a su hogar deciden construir un gran caballo de madera, dedicado a la diosa Atenea, para que les guiara en el retorno a casa. Y lo regalaron a los troyanos, que lo aceptaron y lo ofrendaron a sus propios dioses. Pero dentro del gran caballo se escondía un escogido grupo de soldados griegos. Una vez introducido el caballo en Troya, durante la noche, los soldados escondidos en las tripas del caballo de madera, abrieron las puertas de la ciudad para que entraran los suyos. Fue la derrota de los troyanos.



Pues bien, esta cuadrilla de progres antisistema representa una forma moderna de caballo de Troya. Facilitan que nuestros enemigos se instalen en nuestra casa. Les ayudan y les justifican. En algunos casos, les animan a matarnos. Tal es su odio a Occidente. Tal es su odio a las bases en las que se asienta Occidente. El cristianismo, la economía de mercado, la propiedad privada, la libertad….


Nuestros enemigos, externos e internos, hablan de la violencia de Occidente. Por supuesto. La historia de la humanidad está llena de miserias y grandezas. Nadie está a salvo de ellas. Nadie puede lanzar la primera piedra. Pero Occidente, además de miserias y violencias sin cuento, ha aportado muchas cosas al mundo. No solamente grandes músicos, literatos, pintores, pensadores y artistas de todo género, sino muchos de los avances científico-técnicos que han permitido el avance y el bienestar de millones de personas en todo el mundo.


Dado que no es posible convencer ni a los fanáticos de fuera, ni a los de dentro, me dirijo a los que no están contaminados por el enfermizo fanatismo antioccidental. Los más grandes avances económicos, en toda la historia de la humanidad, se deben a la adopción de reformas liberales en el sistema de mercado. El único que, hoy por hoy, funciona. Los ejemplos de China y la India, aunque no los únicos, muestran lo que digo. ¿Qué oponen nuestros enemigos? Utopías ensangrentadas y fracasadas.


Como escribí en otra ocasión: No hay sitio, en el hogar de los humanos, para este mundo ilusoriamente perfecto y simple, por no hablar de su ensangrentada aplicación. Vivimos en un mundo imperfecto, lleno de incertidumbres, complejo, dinámico y globalizado. El que no se adapte hará crecer, en su alma, el rencor como respuesta. O el odio. Y quedará encerrado en su mundo fantástico, cuya peligrosidad aumentará a medida que se aleje de la tierra y vague por los espacios en los que todo capricho es factible y todo sueño realizable.




Usted elige.

Sebastián Urbina.
(Reposición).





 

JUSTICIA AUTÉNTICA Y VERDADERA.



 (España es el país más progresista del mundo.

¡Qué terrible desgracia!)






JUSTICIA AUTÉNTICA Y VERDADERA. 

AL poco de haber dicho por tercera o cuarta vez la frase «Nene, deja el móvil y ponte a estudiar que mañana tienes examen», la madre le arrancó de las manos el teléfono al hijo, no sin forcejeo supongo, ya que un quinceañero, consentido o no, se rebela con furia ante la confiscación de sus «bienes», y le conminó a ponerse a estudiar lo que fuera.

Ignoro lo que pasó al día siguiente en el examen de marras, pero sé que el menor, en compañía tal vez de un tercer familiar, se personó ante la Guardia Civil y acusó a su madre de «malos tratos».
El Instituto Armado en lugar de mandarlo a su casa con condescendencia pero también con firmeza, tramitó la denuncia.

Que llegó al juzgado correspondiente. Y que debió impresionar tanto a un fiscal de sensibilidad disparada que, después de ser admitida a trámite, elaboró una estupefaciente petición: diez meses de prisión para la madre por malos tratos. La vista se celebró y el juez, un hombre sensato, sentenció que todo aquello era un disparate y que quitar el móvil a un adolescente gilipollas no era maltrato infantil.

Total: tiempo perdido para el juez, que tendrá cosas más importantes a las que dedicar su esfuerzo, y tensión innecesaria para una familia que queda, inevitablemente, tocada tras la decisión de un fiscal tan adolescente, en principio, como el muchacho del móvil. Imaginen por un momento que en lugar del juez Luis Columna de Almería, un hombre con sentido común, tramita el caso cualquier cretino con toga, que los hay, del panorama patrio.

Y que decide que, efectivamente, la madre de ese niño sometió a trato vejatorio tipificado, por lo que se ve, en el ordenamiento jurídico español a esa pobre criatura y que la condena comporta entrar en prisión (no estaría de más que nos dijera el fiscal en qué ley española dice que por quitar el móvil a un niñato te corresponden diez meses de cárcel).

¿Nadie se da cuenta, excepto el juez decano, que eso supone el fin de esa familia y el fin estructural de ese adolescente mal inducido?


¿Nadie se apercibe de la pérdida de tiempo que supone para la Administración de Justicia debatir estupideces como la presente?
¿Nadie va a llamar la atención a un fiscal que por impericia ha puesto en peligro a una familia y ha hecho perder tiempo a la burocracia judicial? ¿Tampoco al fiscal Jefe que visó la acusación?

Alguien dejó dicho que el ejercicio de la Justicia debe recaer en gente con templanza que si, además, sabe Derecho, ejercerá su labor con provecho para la sociedad. En el caso de esta, supongo, perpleja madre de El Ejido, Almería mía, nadie dará crédito a lo ocurrido.

Celebremos que la cosa acabó bien y que, con el tiempo, todo quedará en una anécdota para contar en las comidas de Navidad. Aunque ha estado a un milímetros de transformar una unidad familiar en un zafarrancho irrecuperable.

(Carlos Herrera/Periodista Digital.)

viernes, 24 de marzo de 2017

¡QUE VENGA LA DERECHA ALTERNATIVA!

 (¿Que venga la derecha alternativa!
 Si esta gentuza, como Timmermans, nos representa prefiero a la derecha alternativa.

Por favor, que sea pronto.)

TIMMERMANS ASEGURA QUE ES EL EJEMPLO A SEGUIR.

Bruselas pide ceder ante los terroristas como España tras el 11M.

Arturo García (La Gaceta)
El vicepresidente de la Comisión Europea cree que mensajes como el de Dijsselbloem, que atacó en duros términos a los "países del sur", no ayudan a "seguir construyendo el futuro común".



 ¿NUNCA NOS DERROTARÁN?

El diario El País entrevistaba este viernes a Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea. Socialdemócrata holandés, "políglota" y con "el despacho lleno de libros y fotografía moderna", según observación de El País, esta autoridad europea dice, pocas horas después del atentado en Londres, que "si reaccionamos al terrorismo como España en 2004 nunca nos derrotarán". Cuánto peligro encierra esta frase.

Una cosa fue la reacción de urgente solidaridad con los heridos, encomiable, muy española y bien distinta a los asedios posteriores a las sedes del PP que achacaron los muertos no al terrorismo –"vuestras guerras, nuestro muertos"– sino al Gobierno. 

Y la otra, la más grave a fin de cuentas, es cómo se reaccionó políticamente al 11-M: admitiendo que era consecuencia de la guerra contra Sadam Hussein –en la que no disparamos una bala– y pidiendo perdón al atacante retirando nuestras tropas del terreno: estímulo-respuesta, atentado-cambio de política, matan por estar en Irak-nos vamos de Irak. En definitiva, un castigo merecido con acto de contrición y propósito de enmienda. 

Así, tan sacramental como miserablemente, asumimos la lógica del terrorista, haciéndole caso, convirtiéndonos en parte de su justificación y colocándonos ideológicamente más cerca del asesino que del asesinado.

Además, con dicha lógica, quedaba zanjado que el 11-M era un atentado yihadista, así que miel sobre hojuelas. "Nunca nos derrotarán"… si pagamos el precio. Aunque la derrota es el precio.


Dice Timmermans a su entrevistadora:

En mi país impresionó mucho la reacción de España a los atentados de Madrid en 2004, tan serena, sin rebelarse contra una comunidad o religión. Aprenderemos a lidiar con ello. Los terroristas son criminales que odian nuestro sistema de vida. Si reaccionamos como España, nunca nos derrotarán. Si empezamos a culpar una religión o una comunidad, ya han ganado a medias.
Le pregunta El País si ha "fracasado Europa en la integración de colectivos". Responde el holandés:

Sí, cuando hay jóvenes que aparentemente no se sienten de esta sociedad y que están dispuestos a matar.
O sea que si se sintieran integrados no matarían, lo hacen porque no se ven como parte de la sociedad. ¿Y no será que matan porque nos negamos –cada vez menos, eso sí– a integrarnos nosotros en su modelo, impuesto en cualquier parte del mundo y convertido casi en patrimonio inmaterial de la Humanidad digno de ser preservado por la víctima, por nosotros?

Timmermans y tantos otros nos dicen que no conviene extrapolar o generalizar, que son minorías que ensucian el nombre de una mayoría y una fe, que es posible la convivencia porque ya lo fue antes –me pregunto cuándo o a qué llaman convivencia– y que nuestra respuesta no ha de ser en clave de enfrentamiento.

 El caso es que la única tendencia política visible, la más natural porque no resulta "fóbica" es la dirigida por Occidente contra el propio Occidente, contra el cristianismo como raíz de la sociedad democrática, se practique alguna de sus confesiones o no. El holandés y los suyos, que son legión, han localizado el problema: nuestro dolor, el daño que se nos inflige es culpa nuestra porque hemos "fracasado en la integración de colectivos" y la solución es la democracia como demostró España en 2004. Todo lo que se salga de ese esquema será intolerancia o islamofobia y eso sí que hay que combatirlo si reparar en formas.

Lo dicho por Frans Timmermans es enormemente peligroso. Por muy políglota que sea y muchos lomos de libros que exhiba en su despacho si no está preparado para el gobierno de Europa alguien debería decírselo. ¿Habrá algún libro en la biblioteca de Timmermans que le pueda ayudar a comprender lo peligroso de su actitud?

El neoyorkino residente en Europa Bruce Bawer no hace ascos a la versión oficial de nuestro 11-M –quizá cambie de opinión con el documental de Cyrill Martin– pero llega a una conclusión muy distinta sobre la reacción de un país ante un ataque terrorista.

Su libro Mientras Europa duerme. De cómo el islamismo radical está destruyendo Occidente desde dentro no es lo más recomendable para los que no nos sorprendimos con el documental del anarquista francés. Asumiendo –quizá para no desviar su tesis general– la vía yihadista de nuestros atentados, sin embargo es brillante al analizar la manipulación política que nos llevó horas después a las urnas tras una agitación intolerable contra el Gobierno saliente. Más allá de la autoría del 11-M, sí encontramos muchos pasajes útiles para las lecturas de Timmermans, si es que acostumbra a leer los volúmenes de su pequeña Alejandría que tanto impresionó a la cronista de El País que lo entrevistó.

Holanda es buen laboratorio de estudio y si no que se lo digan a Ayaan Hirsi Ali o al difunto Theo Van Gogh. Bawer cita como premisa del desastre la sencilla ecuación de la laborista holandesa Fatima Elati:
En Holanda la actitud es la siguiente: siempre y cuando no me molestes, no me importa que estés aquí. Es una suerte de desatención.
El autor matiza a renglón seguido que eso quizá era correcto y hasta posible entre católicos, protestantes y laicistas holandeses. Pero añade:
Lo que ahora resulta obvio es que añadir a los musulmanes fundamentalistas a esta mezcla era un problema que no se supo prever. ¿Por qué? Porque el libertarianismo de principios de los holandeses ("Vive tu vida a tu manera y deja que yo viva la mía a mi manera") choca dramáticamente con la esencia misma del islam fundamentalista, que dicta con todo detalle cómo debe vivir la gente y cuyos partidarios se sienten tremendamente incómodos viviendo entre personas cuya "manera de vivir" es dramáticamente diferente de la suya.
Pues así en Holanda como en cualquier parte del mundo. Pero Bawer tiene en su libro, publicado hace más de una década, una respuesta casi directa a reciente la sentencia de Timmermans sobre el ejemplo de la política española tras los atentados de marzo de 2004.
No se pueden cruzar los dedos para que el enemigo desaparezca, ni convencerle de que lo haga mediante el diálogo. Lo que está en juego no es la soberanía de dos o tres naciones sino toda la civilización democrática moderna. La mañana después de las elecciones nacionales en España pocos periodistas de Europa occidental veían las cosas de esta manera. Un diario tras otro adoptaba la perspectiva de que, por el mero hecho de ir a las urnas, el pueblo español había asestado un duro golpe al terrorismo.
Tras citar titulares y editoriales de diarios de Noruega, Suecia, Reino Unido u Holanda en los que la coincidencia es casi literal: que España reaccionó al 11-M votando en masa, añade Bawer:
"¡Sí!" –grite yo frente a la pantalla del ordenador. Para votar por el candidato de los terroristas.
Cierra su asombro citando una frase del diario noruego VG que decía: "El mensaje es claro" a la que el autor responde:
Y tanto. ¡Nos rendimos!
Lo dicho: estímulo-respuesta y castigo merecido. Tras la masacre del 11-S en los Estados Unidos, España protagonizó precisamente el peor mensaje contra el terrorismo, venga de donde venga: que un ataque provoca cambios que debilitan la lucha contra el Terror.

Lo siguiente es afanarse en buscar razones para ocultar la evidencia. Después de un atentado, muchos se preguntan –así ha ocurrido tras el último de Londres y lo hace también el holandés Timmermans– "por qué se radicalizan" aquellos que primero estudian y luego asesinan, como si no fuera esa la meta de su existencia, como si no quisiéramos verlo. Nadie se pregunta si se radicalizan porque así es como evangeliza el Islam. Luego habrá musulmanes menos ortodoxos que no quieran llevar a término y hasta condenen con sinceridad el asesinato, pero ya es hora de comprender que esos son los versos libres, no los otros. Lo único cierto que tampoco se dice jamás es que el cristianismo y el judaísmo aplicaron reformas a lo largo de su historia, evolucionaron. El islam, no. Pero Occidente seguirá criticando a la Santa Inquisición mientas vuelve a caer Bizancio.

No lo queremos ver como no veíamos a los nazis preparar su industria para bombardear Gran Bretaña. No tenían aviones capaces, no llegarían a las islas. Y la Solución Final era un cuento administrativo y no había campos de exterminio. Lo escondemos como escondían los socialistas franceses la realidad criminal de los bolcheviques del 17 que llega hasta hoy, no sólo por el centenario, y que seguirá mañana. Siempre hay alguien denunciando, pidiendo auxilio y demostrando que alguien está matando a ritmo industrial y siempre habrá otros negándoselo a sabiendas de que llevan razón.

 No es simple apaciguamiento. Es la prevaricación más dolosa de la Historia pues arrastra a generaciones y se hace responsable de millones de crímenes. Porque se sabe pero se oculta, se niega y se termina fomentando. Pasó con el nazismo, con el comunismo y pasa con el islamismo.

Europa, Occidente se disuelven periódicamente con tal de no reconocer a un enemigo que se esfuerza a diario en darnos todas las razones para hacerlo, en justificar su misión con todo detalle, sin ambages, de frente y con orgullo. Lo sabemos pero lo negamos. Así, desde luego, por mucho que diga Timmermans, el políglota europeísta de las bibliotecas admirador de la España que se fue de Irak tras un atentado, nos derrotarán.

(Javier Somalo/ld.) 
 ASESINOS INOCENTES Y ASESINADOS CULPABLES.

El 30 de diciembre de 1860 un joven le pegó un par de tiros a quemarropa al alcalde de la localidad alemana de Pforzheim. Tras ser detenido, el criminal, de familia honorable y sin antecedentes ni delictivos ni psicopáticos, declaró no tener nada personal contra la víctima, a la que ni siquiera conocía, pero insistió en que merecía la muerte por haber ordenado la tala de unos tilos muy queridos por los vecinos de la ciudad. ¡Nada menos que unos tilos, el árbol que en la Alemania de aquellos románticos tiempos se consideraba el de los enamorados a causa de sus hojas con forma de corazón!

Sirva esta tragicómica anécdota como ejemplo de los muchos descerebrados desalmados que, en toda época y lugar, han pretendido escudarse tras supuestos móviles altruistas para negar su culpa y transferírsela a sus víctimas. Da miedo pensar en lo poco que vale la vida humana para tantos idealistas y lo fácilmente que se atribuyen la capacidad de decidir sobre las de los demás.
En España somos expertos, lamentablemente. Un ejemplo reciente lo dio Josu Zabarte, también conocido como el Carnicero de Mondragón, al declarar en 2014, tras cumplir treinta años de cárcel por sus diecisiete asesinatos:

Yo no he asesinado a nadie, yo he ejecutado. Matar para mí es: nos enfrentamos a hostias y éste cae y muere; ahí, yo no quería ni tenía intención. Asesinar es cuando tú buscas lucro personal. Y cuando ejecutas es cuando, lejos de obtener un lucro personal, encima, vas a tener que pagar con la cárcel o con lo que sea. Por tanto, yo no he asesinado a nadie.
Algunos años antes, en 2006, Manuel Gallastegui, para justificar el asesinato de Miguel Ángel Blanco, en el que había participado su sobrina Iranzu Gallastegui, empleó las típicas excusas falsamente históricas: el régimen franquista, la invasión española, la derogación foral…

No crea que nos alegramos o que matamos porque sí o porque nos gusta matar (...) En ETA no hay gente de esa, lo hacen como un deber patriótico (…) ¿Pero ellos han pedido perdón, por ejemplo, por los cuarenta años de franquismo aquí? (...) Ni ellos han pedido perdón por habernos invadido, por habernos quitado nuestro derecho y nuestras leyes, todo (...) Entonces, ¿por qué vamos a pedir perdón? ¿Porque hemos matado a unos enemigos de nuestro pueblo?
Esta culpa de España y los españoles, eternos agresores de unos vascos que se ven obligados a asesinar en contra de su voluntad, es la gran blanqueadora de conciencias. No en vano le sirvió a Kándido Azpiazu para justificar haber asesinado al concejal de UCD Ramón Baglietto dieciocho años después de que éste le salvara la vida al arrebatarle de los brazos de su madre instantes antes de que ésta fuese atropellada por un camión. 

Pero, en ocasiones, hasta España, esa eternidad fascista, se queda corta como enemigo. Pues en el caso de los vascos, según la enloquecida leyenda de la soberanía originaria y la independencia perdida, hay que retrotraerse hasta el Imperio romano para encontrar los orígenes de la agresión centralista. Esto fue lo que le explicó Azpiazu al estupefacto periodista alemán que le entrevistó para El País en 2001:

Yo no soy un asesino. Yo he matado por necesidad histórica, por responsabilidad ante el pueblo vasco, que es magnífico, que tiene una magnífica cultura, que habla una de las lenguas más antiguas de Europa, que nunca fue vencido por los romanos, ni por los visigodos, ni por los árabes.
Pero el disparate histórico-ideológico que convierte el crimen a sangre fría en acto de defensa propia no suele ir solo. Para que el cóctel salga verdaderamente explosivo, hay que añadirle la deshumanización de los asesinados, que así son más fácilmente asesinables. Y eso, precisamente, es lo que los separatismos vasco y catalán han hecho con maestría durante el siglo largo que ha transcurrido desde su gestación en las delirantes meninges de Arana, Prat de la Riba y otros padres fundadores.

Sus continuadores, gracias a las impagables competencias mediáticas y educativas puestas en sus manos por el suicida Estado de las Autonomías, no han desaprovechado oportunidad, en primer lugar, de mentir hasta la extenuación para presentar una España opresora de sus naciones imaginarias. Y, en segundo, de menospreciar, degradar, calumniar e insultar de mil maneras a los españoles. El programa de Euskal Telebestia de hace algunas semanas ha sido sólo un paso más, cuya importancia palidece en comparación con el lavado de cerebros infantiles operado en las aulas con fanática constancia.

El resultado no puede ser otro que el que es, y a nadie debería sorprender la cloaca moral y política en la que se ha convertido España en las últimas décadasuede ser otro que el que es, y a nadie debería sorprender la cloaca moral y política en la que se ha convertido España en las últimas décadas. Además, el colmo de la náusea es esa extraña atenuación que en España se concede a los crímenes de móvil político, como si fueran menos graves que los comunes. ¿Acaso quien asesina por avaricia, celos o venganza es más culpable que el que asesina a un desconocido porque alguien le ha señalado como enemigo de tal o cual patria o de tal o cual idea? 
Quitar la vida a un semejante es siempre el peor de los crímenes, sólo justificable en caso de defensa propia. Pero hasta la avaricia, los celos o la venganza entran dentro de lo humano. De lo odiosa, de lo horrorosamente humano, pero humano al fin y al cabo. Por el contrario, asesinar a sangre fría a una persona a la que ni se conoce porque algunos desalmados le han incluido en la categoría de enemigo de la causa, añade al horror un componente de fanatismo y de estupidez que aturde.

Pero en España, la pervertida y encanallada España, se piensa y se siente al revés: el criminal por motivos políticos es más digno de acercamientos, de reinserciones, de piedad, de comprensión, de ayuda, de solidaridad, de homenajes, de privilegios, que el criminal común.

Cuando los únicos dignos de piedad, de comprensión, de ayuda, de solidaridad, de homenajes y de privilegios tendrían que ser las víctimas y sus familiares.

Cualquier otra opción es una infamia.

(Jesús Laínz/ld.) 

 (ESTOS POLÍTICOS IMPRESENTABLES FOMENTAN LA LLEGADA DE LA DERECHA ALTERNATIVA. MIENTEN COMO BELLACOS. QUIEREN QUE NOS OLVIDEMOS DEL PELIGRO TERRORISTA ISLAMISTA. HAY QUE CAMBIAR, YA.)

KING, único británico del gabinete de Juncker.

La UE alerta tras el ataque islamista de Londres: ‘Crece la violencia de la extrema derecha’.

El comisario de Seguridad de la UE ha llamado a la población a ‘’tener en mente la creciente amenaza de la violencia de la extrema derecha’’. Sus declaraciones han generado polémica al producirse un día después del atentado islamista que acabó con la vida de cuatro personas en Londres. (La Gaceta)




LA LIBERTAD POLÍTICAMENTE CORRECTA

 (Usted se informa de lo que la libertad políticamente le permite.)



EL VELO MEDIÁTICO.

EL ATENTADO islamista de anteayer empezó siendo en TVE sólo «un incidente». En La Sexta, la niña del ojo izquierdo de Soraya, era obra de «un coche que presuntamente había atropellado a varias personas», porque hay que respetar la presunción de inocencia de los vehículos que atropellan solos.

 John Carlin, (el prisaico jefe de Prensa del acuerdo Santochenko-Timochenko que montó la campaña contra el madridista James por no respaldar, como más de media Colombia, la rendición al narcomunismo de las FARC) avisó en El País, la niña del ojo derecho de Soraya, que «las autoridades británicas, e incluso Trump podrían aprovechar los sucesos de Londres para imponer más restricciones migratorias». Qué gentuza, en vez de abrir los brazos a todos los que quieren enriquecer con la religión de la paz y el amor la grisalla de la sociedad occidental, mayormente británica.

Y son incontables los medios que durante más de un día, cuando ya se contaban muertos y heridos, repetían lo del «presunto terrorista con rasgos asiáticos», fórmula que la sharia mediática impuesta en el Reino Unido ha encontrado para no decir «musulmán» junto a «atentado», porque no se puede criminalizar a toda una comunidad, ejemplarmente pacífica. Los hindúes y los sijs están en desacuerdo con eso de los «rasgos asiáticos», porque dicen que ellos son asiáticos y no matan a nadie. Fea manera de señalar a sus íntimos enemigos paquistaníes, que, como en Cataluña, constituyen el núcleo duro del islamismo radical británico.

La sharia de lo políticamente correcto es más severa en los países con más diversidad racial, cultural y religiosa, tan enriquecedora como poco conflictiva. En España, los medios sólo llevan hiyab, pero vamos camino del burka. El diario de Cebrián, anfitrión en la conyugal Fundación Atman de Tarik Ramadán, que algunos países impiden entrar por ideólogo del terrorismo, confesaba: «La prioridad inmediata (del Gobierno May) es descartar que el ataque formara parte de una trama más amplia». En Birmingham, bastión del islamismo radical, o sea, terrorista, han detenido a varios, pero no es, no puede ser esa «trama que es prioritario descartar». 

Y ojito: si a algún periodista se le ocurre decir la palabra «Islam», será fulminantemente despedido. Forma parte de esa trama más amplia incapaz de comulgar con ruedas de molino.

F. JIménez Losantos/El Mundo.)

jueves, 23 de marzo de 2017

EL ENGAÑO DEL MULTICULTURALISMO.


EL ENGAÑO DEL MULTICULTURALISMO.


Preguntemos en primer lugar, ¿qué es el multiculturalismo?  Algunas de las respuestas más habituales son las siguientes: 


Coexistencia de diferentes culturas en una sociedad o país’

O bien, ‘doctrina norteamericana que pone en duda la hegemonía cultural de los grupos blancos dirigentes respecto de las minorías’.


 Cualquier persona con sensibilidad y respeto hacia los demás tenderá a ver con simpatía esta corriente política y cultural. No solamente porque defiende la coexistencia entre culturas, lo que sería propio de demócratas y de bien nacidos.


 Es que, además, quiere terminar de una vez con la injustificada supremacía blanca sobre otros grupos minoritarios, que han sido tratados con desprecio. Y, a veces, peor.

 Dicho esto ¿por qué afirmo que el multiculturalismo es un engaño? Diré más, es un peligroso engaño.
  

 Empecemos por la primera frase: ‘El multiculturalismo defiende la coexistencia de diferentes culturas en una sociedad o país’. ¿Hay algo más bonito que esto? ¿No somos todos iguales?


 Si tenemos en cuenta las dos frases a la vez, la ahora citada, y la segunda: ‘doctrina norteamericana que pone en duda la hegemonía cultural de los grupos blancos dirigentes respecto de las minorías’, nos daremos cuenta de que no se trata de cualquier tipo de coexistencia. Se trata de una coexistencia entre iguales. Con otras palabras, no se admite una hegemonía cultural de unos grupos sobre otros porque nadie es mejor.


 El siguiente paso es de carácter fáctico. Es decir, no se trata de lo que se opina sobre el multiculturalismo sino de cuáles han sido los resultados prácticos derivados de aplicar la doctrina multiculturalista a diversas sociedades europeas. 

Por ejemplo, en Alemania, durante mucho tiempo se impuso un veto no escrito para no tratar críticamente el problema del multiculturalismo. ¿Por qué?

 Seguramente no se sorprenderá si le digo que por influencia y presión del pensamiento ‘políticamente correcto’. Digo que no se sorprenderá porque en España pasa algo parecido. Si usted dice ciertas cosas es un ‘facha’. Y la mayoría de la gente se calla porque tiene miedo al ‘mundo de la cultura’ y a los ‘intelectuales orgánicos’, que dominan en los medios de difusión. O sea, radio, prensa, redes sociales y televisión. Y sistema de enseñanza.


Tal vez usted se acuerde de un artículo escrito por el que fue Ministro de Economía del Presidente Zapatero, Miguel Sebastián, el 6 de Abril de 2008, en Mercados de El Mundo, ‘España no se rompe’. En él se reía de la idea, por lo visto ‘de derechas’, de que España se rompe. Con la que está cayendo en Cataluña, con una declaración de independencia en el propio Parlamento catalán, no parece que el ministro socialista estuviese acertado.

¿Por qué ha pasado tanto tiempo en reconocer el grave peligro representado por los separatistas, antes ‘nacionalistas periféricos’? 

Porque la opinión pública y publicada es mayoritariamente progresista. Y el progresismo hispano, o antihispano- según se mire- siempre ha tenido simpatía por estos nacionalismos y desconfianza- o desprecio- por el nacionalismo español. Recordemos que a finales del mes de Noviembre de 2015, la alcaldesa de Madrid, la señora Carmena, dijo públicamente que le preocupaba el nacionalismo español porque era ‘facha’. Literal.  


Pues bien, algo parecido sucedía en Alemania, hasta que en 2010,  el economista Thilo Sarrazin, un político alemán miembro del SPD, que fue senador de finanzas por el Estado de Berlín y miembro de la Junta Directiva del Deutsche Bundesbank, se atrevió a denunciar la situación, publicando un libro, ‘Alemania se desintegra’, que fue un éxito de ventas.  ¿Y cuál era la situación? El fracaso del proceso de integración de las comunidades de origen musulmán.



También se ha producido este fracaso en Francia y en el Reino Unido, pero ahora la pregunta es ¿a qué se debe este fracaso? Este fracaso de debe a la idea multiculturalista de que todas las culturas son iguales y merecen el mismo respeto. Esta errónea y peligrosa idea está vinculada al relativismo. ¿Qué dice el relativismo?




Veamos un ejemplo. Para algunas gentes, sajar el clítoris a las niñas es ‘natural’. Para otras, ahorcar a los homosexuales también es ‘natural’, o cortar las manos a los ladrones. ¿Debemos aceptar estas conductas como ‘moralmente buenas’? Una respuesta habitual, nos dice que ‘todo es igualmente respetable’. 

La idea del relativismo normativo, es que todas las tradiciones son igualmente respetables desde un punto de vista moral. Por tanto, la perniciosa creencia relativista y, supuestamente, progresista, ha hecho creer a millones de personas y a la mayoría de políticos que lo realmente guay es respetar todas las culturas por igual.



 ¿Cuál ha sido la consecuencia? Que al respetar todas las culturas se ha respetado que, por ejemplo, se sajara el clítoris a las niñas, se las obligara a casarse con adultos, y un largo etcétera de salvajadas. Es decir, se ha permitido que se crearan guetos en los que los ‘jefes’ imponen normas antidemocráticas a los miembros de su grupo.  



 El último ejemplo- entre cientos- lo tenemos en el barrio de Bruselas, Molenbeek, en pleno centro de la ciudad. El ministro del Interior belga, Jan Jambon, anunció abiertamente que se iba a implicar de forma personal en la rehabilitación de esta zona, donde reconoce que las instituciones han perdido el control.


¿Qué significa que han ‘perdido el control’? Que ni los no musulmanes, ni la propia policía belga entran en el barrio. Esto es un gueto. Y se imponen las leyes y costumbres de procedencia. Es decir, no rigen las leyes democráticas belgas. ¿Quién sufre esta imposición antidemocrática? Principalmente los más débiles. Niños y mujeres.



 En vez de defender la libertad y dignidad de las personas de carne y hueso, los gobiernos europeos, erróneamente, defienden la igualdad de las comunidades culturales. 
La consecuencia es que, en algunas de ellas, se viola la libertad y la dignidad de las personas. Y muchos europeos, autoridades incluidas, callan por miedo a que les llamen racistas o xenófobos. Repugnante y culpable cobardía. Políticamente correcta, eso sí.




Sebastian Urbina.
(Reposición.) 


 EUROPA Y LA EXISTENCIAL AMENAZA ISLAMISTA.

Aún antes de conocer la identidad del terrorista que atentó este miércoles en el corazón de Londres y de Gran Bretaña, todo el mundo sospechaba que se trataba de un fanático islamista, a pesar de las tradicionales advertencias en contra de la progresía y la extrema izquierda. Por supuesto, una vez más la realidad ha venido a destrozar el ridículo montaje de los que prefieren hablar de "terrorismo internacional" y de los que corren a alertar sobre la supuesta islamofobia pero pasan por alto el peligro real que representa el islamismo.

Porque lo que dejan en clamorosa evidencia Londres, Berlín, Niza, Bruselas y París es que Europa tiene un tremendo problema con el islamismo, una ideología fanática que no sólo es incompatible con la democracia y el Estado de Derecho, sino que aspira precisamente a acabar con ellos y con las libertades.

Tratar de esconder el problema con eufemismos ridículos no ayuda en nada; tratar de ocultar la realidad de que prácticamente el 100% de los que atentan actualmente en Europa son musulmanes y lo hacen en nombre de Alá no va a evitar los próximos crímenes; tratar de reducir el terrorismo a motivaciones económicas no sólo es abundar en una falsedad, sino que es un insulto a los más humildes.

El islamismo es una amenaza existencial, a la que hay que enfrentarse con decisión. Esto no es islamofobia, sino sentido común. Como lo es advertir de que en estas condiciones admitir una oleada descontrolada de inmigrantes procedentes de países con graves problemas de terrorismo islámico al grito de "¡papeles para todos!" es una insensatez suicida.

Una vez reconocido el problema viene la compleja tarea de abordarlo, y hay que hacerlo siendo plenamente conscientes de que es extremadamente difícil evitar ataques como el de este miércoles, y de que sí hay medidasempezando por las policiales, aunque algunos apóstoles de la izquierda lo nieguen que pueden contribuir a limitar su alcance y recurrencia.

Medidas que obviamente tienen que ir más allá, a la raíz del problema, que es esa ideología fanática y cómo se promueve desde determinadas mezquitas, en las que no hay que tener reparo alguno en intervenir: no se ha de consentir que el discurso del odio criminógeno se esparza impunemente. Y medidas de las que tienen que ser partícipes las comunidades musulmanas que no quieran verse identificadas con los fanáticos y los asesinos que atentan en nombre del islam: porque la mejor manera de evitar que crezca la islamofobia es, precisamente, demostrar que la mayoría de los musulmanes no está por el terror, y eso sólo lo pueden hacer ellos.

Europa y todos los europeos que quieren seguir viviendo en paz y con libertad han de asumir que contra esta amenaza –la amenaza del terrorismo islamista, no "internacional"– no ha servido de nada el multiculturalismo, que tantos guetos al margen de la ley ha dejado crecer en capitales como París, Bruselas o la propia Londres.

 En su lugar, ha de proclamarse la superioridad de los principios y valores que han hecho de Europa un artífice fundamental del mundo civilizado. Toca luchar con firmeza y contundencia por las libertades individuales, el Estado de Derecho y la igualdad de todos ante la ley.

(Edit. ld.)

INTENTO DE GOLPE DE ESTADO.






A LOS GOLPISTAS, NI AGUA.

La Sociedad Civil Catalana ha tenido el valor de descabalgarse de eufemismos y veladuras y ha calificado el órdago secesionista de Puigdemont, de Oriol Junqueras y del pobre Arturo Mas de intento de golpe de Estado.

Después de años de frenética actividad secesionista vertebrada por la educación y ciertos medios de comunicación, así como por ingentes cantidades de dinero público, ha llegado el momento de terminar con las concesiones y los aspavientos. George Steiner, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, al referirse al concepto de verdad, apunta que no todos los golpes de Estado suponen violencia armada. Lo que ocurre ahora en España exige especial claridad de ideas. Puigdemont, Oriol Junqueras y el pobre Arturo Mas están perpetrando un golpe de Estado, por ahora sin violencia armada, pero con el propósito cien veces declarado de fracturar la Constitución y descuartizar la unidad de España.

A los golpistas, ni agua. La España constitucionalista del PP, el PSOE y Ciudadanos debe colocar a los líderes secesionistas en la alta traición a la nación y en el desafío contra la Carta Magna y la voluntad soberana del pueblo español. Puigdemont, Oriol Junqueras y el pobre Arturo Mas se cachondean de Rajoy, de Sáenz de Santamaría, de Rivera y de Díaz. Y lo hacen sin tapujos, a cara descubierta, con la burla permanente a lo que la Carta Magna exige y el Tribunal Constitucional sentencia.

No voy a denunciar ahora los errores cometidos por todos los Gobiernos, empezando por el estúpido café para todos de Adolfo Suárez y terminando por la sandez arriólica del «aquí no pasa nada, el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico». La realidad es muy tozuda y estamos ya al borde del choque de trenes.
Claro que es necesario negociar, claro que el diálogo hasta la extenuación es la clave de la política seria. Pero no hay otra negociación posible, no existe diálogo razonable si no se coloca sobre la mesa la Constitución y se rechaza la exigencia de un referéndum que ofende a la voluntad de los españoles.

En la Monarquía parlamentaria, la Monarquía de todos que defendió desde su exilio Don Juan III, caben las más varias posiciones políticas. También el secesionismo. Siempre y cuando se actúe desde la ley y no perpetrando un golpe de Estado. En su artículo 168, la Constitución admite las aspiraciones de los soberanistas catalanes. Necesitan para ello los dos tercios del Congreso, los dos tercios del Senado y a continuación elecciones generales. En el nuevo Parlamento deberán obtener también los dos tercios del Congreso y del Senado. Y si lo consiguieran, entonces la Constitución exige referéndum nacional en el que todos los españoles, libres e iguales ante la ley, y entre ellos, claro está, los catalanes, ejerzan su derecho a decidir.

Los secesionistas Puigdemont, Oriol Junqueras y el pobre Arturo Mas, que pretenden hacer sus piruetas políticas vulnerando la ley constitucional, se merecen el calificativo de golpistas. Y como tal habrá que tratarlos sin contemplaciones, porque no existe otro diálogo posible que aquel que parte del respeto explícito a la ley de leyes, a la Constitución que en 1978 aprobó el pueblo español a través de la voluntad general libremente expresada.

Luis María Anson, de la Real Academia Española. (El Mundo)






Javier Barraycoa, de Somatemps:

'La CUP planea crear grupos violentos de defensa territorial'.

R. Moreno (La Gaceta)