martes, 23 de mayo de 2017

LOS FASCISTAS SIGUEN SU CAMINO


 (Todavía hay imbéciles- ya sé que soy muy suave- que consideran progresistas a los separatistas. Y que violar la legalidad democrática no es para tanto.

 

Pero los que violan la legalidad democrática son unos fascistas. Es el fascio catalanista.)

 

 

LOS FASCISTAS SIGUEN SU CAMINO.

El desafío independentista de la Generalitat «es un acto contra el Estado de Derecho, la norma será nula».

Expertos jurídicos consultados por ABC definen como «una locura jamás vista», o «una aberración jurídica» el borrador de la ley de transitoriedad jurídica de los independentistas catalanes. (ABC)

lunes, 22 de mayo de 2017

ÚTIL E INÚTIL.








ÚTIL E INÚTIL.


Leyendo ‘La utilidad de lo inútil’, de N. Ordine, he recordado estampas de mi pasado, como profesor en la universidad balear. Escuché comentarios de sesudos colegas diciendo que nuestras enseñanzas jurídicas debían ser más ‘utiles’, o sea, más prácticas. Intentemos aclarar los términos.

No se trata de que enseñemos a los estudiantes de Derecho cosas inútiles. De lo que se trata, en boca de algunos profesores, padres y madres, es de que la licenciatura vaya acompañada de un buen empleo.  Sin embargo, los licenciados saben que, al terminar la licenciatura, es muy difícil encontrar un buen trabajo.

¿Se materializa en algún lugar, este deseo?  Recuerdo que en la Facultad de Derecho de Cornell, Ithaca (Nueva York), invitado por el profesor de Jurisprudence y Commercial Law, Robert Summers, pude enterarme de que los alumnos de último curso de Derecho, salían todos ‘muy bien colocados’.

Para empezar, no cualquiera podía acceder a esta Universidad de Cornell, clasificada entre las diez u once mejores de USA. Hay que pasar duros y difíciles filtros. Una vez pasados, puede suceder que la muy cara matrícula no pueda ser pagada por el estudiante en cuestión y su familia. ¿Qué sucede? Hay unos bancos especiales- si esto no ha cambiado desde que yo estuve- que dan créditos a estos estudiantes brillantes que han accedido a la Universidad y no pueden pagar la matrícula y otros gastos.

Creo recordar que, tales estudiantes, tenían veinte años para devolver el préstamo, a contar desde la finalización de la carrera. Y sin intereses. El nivel de exigencia, en los estudios, es muy alto. Y la estructura general universitaria, es piramidal. O sea, los mejores van a las mejores universidades. En España, esto no es posible. No tenemos, ni queremos tener una estructura universitaria piramidal. Sería acusada de elitista.

La ventaja de sociedades como USA, Reino Unido y similares, es que consiguen unas élites dirigentes muy preparadas. No en vano, USA tiene quince de las veinte mejores universidades del mundo. En resumen, si queremos élites preparadas y buenos empleos para los mejores, podemos confiar en una organización universitaria similar a las mencionadas. O esperar un milagro.

Pero dejemos los buenos empleos y volvamos a lo útil e inútil. Volvamos a la idea de que hay que enseñar ‘cosas prácticas’ a los estudiantes y no ‘cosas inútiles’, como humanidades y similares.

William Cory, master de Eton, describía este problema a los estudiantes hace más de 130 años:

‘… venís a una gran escuela no sólo para adquirir conocimientos sino para adquirir artes y hábitos: el hábito de la atención, el arte de la expresión, el arte de daros cuenta en un simple momento de una nueva idea, el hábito de someteros a la censura y refutación, el arte de indicar asentimiento y desacuerdo de manera graduada y medida…’

Ya sé. Algún lector dirá que se trata de un colegio elitista. Pero el problema que deberíamos afrontar- como una cuestión de Estado- es si queremos mediocridad a la baja, o hacer un esfuerzo de excelencia. Para lo primero estamos bien preparados. O sea, no queremos reválidas porque son franquistas. No queremos deberes en casa. El profesor tiene que motivarme. La enseñanza tiene que ser fácil y diver…



Hay excepciones. El colegio privado ‘Agora’ de Portals Nous (Mallorca) dicen que supera a Finlandia en nivel educativo. El maestro dejó de explicar la lección y se centra en hacer preguntas. Los críos buscan respuestas y aprenden a trabajar en grupo. El método ha sido un éxito.  Los alumnos no se sientan en fila mirando al profesor, sino en grupos de cuatro. Cada uno tiene un rol, hacen muchos trabajos y proyectos en equipo y se trabaja mucho el aula invertida. O sea, en vez de ser el profesor el que explica todo el tiempo la materia, el docente prepara unos vídeos de corta duración (no superiores a cinco minutos) sobre el tema que quiere explicar al día siguiente en clase para que el alumno lo vea en su casa. 

¿Por qué Finlandia es el número uno de Europa en educación? No hay un único motivo. Para conocer, en extenso, las características que han permitido el éxito educativo finlandés, puede leerse el libro de Xavier Melgarejo, ‘Gracias, Finlandia’. Yo me limitaré a algunos rasgos importantes.

El profesor es una de las figuras más valoradas y respetadas en Finlandia. Esto supone que no tiene que tratar de imponer silencio en clase, como sucede en España. Tampoco que algunos padres y madres insulten o menosprecien al profesor, como sucede en España. De ahí que el rendimiento de los alumnos, en clase, sea tan alto. Y los que van a ser maestros han de tener un promedio de notas de nueve. Como mínimo. Y examen de ingreso.

Otros dos detalles importantes. Los padres están muy implicados en los estudios de sus hijos. Y los parados finlandeses tienen el nivel de lectura más alto de Europa. O sea, no hay un único motivo. El ambiente general de la sociedad finlandesa es de preocupación por la educación y el saber.

La independencia de Finlandia se declaró el 6 de diciembre de 1917. Mi maestro Aulis Aarnio, un filósofo del Derecho finlandés de prestigio internacional, me contó que, después de la independencia, se produjo un gran debate nacional para saber cuáles deberían ser las prioridades nacionales. Todas las personas que tenían algo importante que decir participaron, y la conclusión fue que la educación y el conocimiento debían ser la primera prioridad finlandesa.

No cometamos el error de querer para nuestros hijos una educación ‘práctica’, en el sentido de alejada de la ‘teoría’, humanidades, etcétera. Porque toda práctica está basada en alguna teoría. Lo que suele suceder es que el ‘hombre práctico’ ignore la teoría en que está fundamentada su práctica. O sea, estará condenado al vuelo de gallina y a una m enor capacidad de comprensión. Y sólo formaremos ‘técnicos bárbaros’, como decía Ortega. Pero, además, necesitamos buenos ciudadanos, cultos y responsablemente críticos.

Sebastián Urbina.

(Publicado en El Mundo/Baleares/15/Mayo/2017.)



PENSIONES: REPARTO Y CAPITALIZACIÓN.







PENSIONES: REPARTO Y CAPITALIZACIÓN.
 
El Instituto Juan de Mariana celebró este mes en la Fundación Rafael del Pino de Madrid su III Jornada de Finanzas Personales. El evento contó con la participación de diversos expertos, reunidos con motivo del XXX aniversario de Una sociedad de propietarios, informe en el que el think tank planteó la importancia de potenciar el ahorro privado como pilar de progreso y como vía hacia la sostenibilidad de las pensiones.

A lo largo de la jornada, Juan Ramón Rallo planteó la importancia de recuperar este debate y aportó diversos casos prácticos. 

"Pensemos, por ejemplo, en un trabajador de 28 años que tiene un sueldo neto de 1.700 euros.

 Para ese supuesto, las cotizaciones a la Seguridad Social que asumen empresa y trabajador asciende a 700 euros mensuales. Pues bien, con esos 700 euros haremos un fondo".

"Supongamos ahora que ese fondo se acumula durante tres décadas y que se invierte en un índice sintético de referencia, cuya rentabilidad para la última década ha ascendido al 4,2% anual, en términos reales. Esto significa que, a sus 57 años, el trabajador contaría con un fondo de 487.165 euros", señaló.

JRR planteó que "a partir de ese momento, el trabajador podría retirarse y vivir mensualmente con una cuota que representa ese 4,2% de rentabilidad. Le quedaría una renta neta vitalicia de 1.700 euros, el 100% del que era su salario neto. Y todo sin tocar el capital, ya que estaría viviendo con los intereses de su fondo de pensiones.

(Diego Sánchez de la Cruz/Libre Mercado.)

EL FASCIO FEMINISTA.








EL FASCIO FEMINISTA.


En 1996 el físico Alan Sokal logró que le publicaran en la revista posmoderna de estudios culturas Social Text, publicada por la Universidad de Duke, un artículo titulado La transgresión de las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica, cuya conclusión es que la gravedad cuántica es un constructo social y que, por lo tanto, basta con no creer en ella para que te deje de afectar. Sokal argumentaba en el artículo que la existencia de "un mundo externo cuyas propiedades son independientes de cualquier ser humano individual" era "un dogma impuesto por la longeva hegemonía de la post-Ilustración sobre el punto de vista intelectual en Occidente".

 
El mismo día de su publicación, el físico reveló que el artículo era un fraude compuesto por las frases más estúpidas que había podido recopilar de alumnos posmodernistas sobre física y matemáticas. Sokal consideraba que para publicar en una de esas revistas bastaba con disponer de una conclusión ideológicamente correcta (es decir, de izquierdas), un número suficiente de citas a autores como Derrida o Lacan y un uso abusivo de la jerga.

 
Ahora, el filósofo Peter Borghossian, de la Universidad Estatal de Portland, y el matemático James Lindsay han publicado en la revista Cogent Social Sciences un artículo en el que sostienen que el pene "está detrás de gran parte del cambio climático". Firmando con los nombres ficticios Jamie Lindsay y Peter Boyle, pertenecientes al inexistente Grupo de Investigación Social Independiente del Sureste, el artículo titulado El pene conceptual como un constructo social ha sido publicado por la revista Cogent Social Sciences y revisado por Jamie Halsall, filósofo de la Universidad de Huddersfield, que ahora no debe saber dónde meterse.

 
Y es que el posmodernismo no desapareció después del escándalo Sokal, que es lo que debería haber sucedido en cualquier mundo intelectualmente sano. Sigue vivo y coleando porque aunque intelectualmente no se sostenga, ideológicamente resulta muy conveniente para la izquierda académica. Uno de los campos donde ha prosperado es el de los estudios de género, donde cualquier estupidez cuya conclusión guste a las feministas puede encontrar acomodo. Y en este caso la estupidez consistía en que "los penes no deben considerarse como órganos sexuales masculinos sino como peligrosas construcciones sociales", tal y como explican en un artículo para The Skeptic.

 
"Asumimos que si nos limitábamos a ser claros en la implicación moral de que la masculinidad es intrínsecamente mala y que el pene está de alguna manera en la raíz del problema, el artículo sería publicado en una revista respetable", aseguran. Y acertaron. Aunque no fue aceptada por NORMA: International Journal for Masculinity Studies, el rechazo no se debió a que los consideraran la estupidez que es, sino a que pensaron que era más adecuada para su revista hermana Cogent Social Sciences. Así describen sus autores el artículo:

No intentamos hacerlo coherente: al contrario, lo llenamos de argot (con palabras como "discursivo" o "isomorfismo"), tonterías (como argumentar que los hombres hipermasculinos están al mismo tiempo dentro y fuera de ciertos discursos), términos que deberían haber alzado una bandera roja (como "sociedad pre-post-patriarcal"), referencias lascivas a términos de jerga para el pene, referencias insultantes para los hombres (incluyendo la conclusión de que algunos hombres que deciden no tener hijos han sido en realidad "incapaces de coaccionar a una pareja") y alusiones a la violación (afirmamos que el manspreading, la queja contra los hombres por sentarse con las piernas abiertas, es "comparable a violar el espacio vacío a su alrededor"). Después de completar el artículo, lo leímos con cuidado para asegurarnos de que no dijera nada con sentido y como ninguno de los dos fue capaz de determinar de qué iba lo consideramos un éxito.
Pero no teman, que este nuevo escándalo no provocará ningún terremoto en el campo de los estudios de género: el statu quo viene muy bien política y académicamente a quienes viven de él. La verdad siempre ha sido una cuestión secundaria para los científicos sociales feministas.

(LD)

GOLPE DE ESTADO


  (¿Qué harán las autoridades ante un golpe de Estado? Si no lo paran carecerán de legitimidad. Ya no estaríamos en un Estado de Derecho.

 

Entonces, puede pasar cualquier cosa.

 

Si los políticos se lavan las manos ante un golpe de Estado, espero que las Fuerzas Armadas tengan la dignidad suficiente para pararlo.

 

Recordemos el artículo 8 de la Constitución.)


 

GOLPE DE ESTADO DE LOS FASCISTAS CATALANISTAS.

Sale a la luz la "ley marcial" de la Generalidad: proclamarán la república si no hay referéndum.


Pablo Planas.
La ley prevé un nuevo estatus para los funcionarios, la apropiación de las infraestructuras e inmuebles del Estado y amnistiar a Mas. (ld)
 GOLPE DE ESTADO PERMANENTE.

Adopto como título de este artículo el de la famosa obra del poliédrico François Mitterrand en su alegato contra el general De Gaulle, aunque naturalmente lo que digo aquí no tiene nada que ver con aquella controversia. Pero me parece que ese enunciado es enormemente expresivo de lo que viene ocurriendo en Cataluña desde hace ya muchos años.

Ahora bien, el concepto de golpe de Estado ha ido evolucionando desde sus primeras enunciaciones hasta llegar a esta nueva forma catalana de hacerse con el poder y, consecuentemente, de lograr la independencia

En efecto, el francés Gabriel Naudé, uno de los primeros autores que se ocuparon de este concepto en el siglo XVII, en su libro Consideraciones políticas sobre los golpes de Estado, lo define en plural, afirmando que "son acciones osadas y extraordinarias que los príncipes están obligados a realizar en los negocios difíciles, contra el derecho común, sin guardar siquiera ningún procedimiento ni formalidad de justicia, arriesgando el interés particular por el bien público". En tal caso, sería mejor definir esta modalidad como autogolpe, pues en definitiva es el mismo sujeto quien sigue ejerciendo el poder. Pero esta primera acepción cambiará en parte de sentido para pasar a definir la que es hoy habitual y que popularizó especialmente Curzio Malaparte en su famosa obra Técnicas de golpe de Estado

 Sea como fuere, esta segunda versión del concepto de golpe de Estado se podría definir como una acción violenta y repentina por medio de la cual un grupo de personas, normalmente militares, se apodera del poder al margen de las reglas constitucionales. Semejante procedimiento es, curiosamente, el modo de cambio de la autoridad más frecuente tanto en la Historia como en el mundo moderno. En efecto, se pueden contabilizar más de 100 golpes de Estado en el siglo XX y en lo que llevamos de siglo XXI se señala que ya han se han producido más de 30 de este tipo. Podemos apuntar como elementos fijos de un golpe de Estado los cuatro siguientes: es un método violento, repentino en el sentido de que no se advierte su preparación, que se realiza violando las normas constitucionales y es protagonizado, en todo o en parte, por militares, sin que sea necesario que se cuente con el apoyo de una gran parte de la población, más bien al contrario.


Dicho lo cual, nos encontramos en la actualidad con una categoría nueva de golpe de Estado, dirigido a la secesión de una parte del territorio nacional de España, con la idea de crear un nuevo Estado dirigido por los nacionalistas catalanes. El objetivo es el mismo de todos los golpes de Estado, esto es, apoderarse del poder, pero las diferencias son sustanciales. En primer lugar, el poder lo seguirán ejerciendo los mismos que lo ejercen ahora, pero el marco de actuación ya no será el mismo, pues se pasaría de una comunidad autónoma a un auténtico Estado. En segundo lugar, el golpe no es repentino, sino que lleva gestándose muchos años de forma escalonada. En tercer lugar, el golpe no es violento ni está protagonizado por militares, sino que su fuerza se basa en los votos de una parte de la población catalana que, en cualquier caso, no supera el 50% .


Sea lo que sea, la cuestión consiste en saber por qué y en qué momento comenzó a labrarse el señalado golpe de Estado a la catalana. La razón de por qué surge es muy sencilla, puesto que nos la facilita la Historia. Creo que no admite discusión que por diversas razones, comenzando por la lengua, Cataluña -y, en menor medida, el País Vasco- posee una singularidad que la hace sobresalir de las demás regiones españolas, lo cual no significa que los catalanes deban tener más derechos que el resto de los españoles, pero sí que su autogobierno debe ser reconocido específicamente, pero dentro de un Estado unitario para toda España. 

Es más: algún historiador mantiene que "en inmensa medida, el modelo catalán, mediante la Casa de Aragón, conforma España" porque a través del pactismo adoptado por los Reyes Católicos se constituyó la unidad en la diversidad de España, puesto que cada territorio se administraba a sí mismo. Cuando se proclamó la II República en 1931, esos antecedentes históricos condicionaron el hecho de que la autonomía de Cataluña fuese una de las primeras medidas adoptadas en el nuevo Estado. 


No es, por tanto, extraño que Adolfo Suárez, respaldado por el Rey, llegase a la conclusión, apenas tres meses después de las primeras elecciones democráticas del 15 de junio de 1977, de que era necesario restablecer la Generalitat a cuyo frente estaba el presidente Tarradellas. En consecuencia, el 5 de octubre de 1977 se restituye el autogobierno provisional de Cataluña mediante un Real Decreto-Ley en el que se dice que "hasta que se promulgue la Constitución, no será posible el establecimiento estatutario de las autonomías". En ese momento lo único seguro es que Cataluña podrá disponer de autonomía, pero sin más detalles. 

El propio Tarradellas, que fue presidente de la Generalitat en el exilio durante 26 años, opinaba lo siguiente: "Si no me he cansado de repetir mi convicción de que la autonomía política de los catalanes no tiene nada que ver con las aspiraciones autonómicas de otros pueblos de España es porque no tengo conocimiento de que su historia los determine interiormente a la autonomía con la intensidad y las característica a que estamos acostumbrados los catalanes. Los catalanes no renunciaremos nunca a nuestros derechos, a nuestras instituciones y libertades. Y no renunciaremos a ellos dentro de España".


Pues bien, como es sabido, Tarradellas cesa en 1980 como presidente de la Generalitat y su sucesor es Jordi Pujol. A partir de ese momento, Pujol, que venía precedido por el escándalo de Banca Catalana, irá construyendo un régimen que permitiría ir dando pasos para instalar el golpe de Estado permanente, con el objetivo de lograr algún día la independencia de Cataluña, y que además le sirvió presuntamente para levantar una inmensa fortuna familiar. Algo intuyó Tarradellas porque antes de morir llegó a sentenciar que Pujol había instaurado en Cataluña una "dictadura blanca", ya que nada se movía en el Principado sin que él lo supiese. Pero, como digo, el deseo más ferviente de Pujol, aunque lo disimulase, era seguramente separarse del resto de autonomías para acabar algún día construyendo un Estado propio. Es sintomático a este respecto el comentario que Pujol formuló a Ardanza, del que estaba celoso por sus mejores datos teóricos para una posible independencia: "Es que los vascos tenéis derechos históricos, concierto económico y ETA". Sin comentarios. 


Así las cosas, la autonomía se fue transformando paulatinamente en soberanía, apareciendo los llamados soberanistas, eufemismo que recoge a los separatistas que irán incrementándose entre los jóvenes gracias a la enseñanza y al control de los medios. Los avances en el golpe de Estado permanente parecía que se iban a congelar con la llegada de un nuevo presidente de la Generalitat, el socialista Pascual Maragall, al que le sucedería también otro socialista, José Montilla. Pero, paradójicamente, iba a ocurrir lo contrario, pues se elaboró un nuevo Estatuto que, sin ser necesario, desbordó ampliamente el marco constitucional y aceleró las etapas hacia la reivindicación de la independencia por parte de los soberanistas, apoyados por menos de la mitad de la población catalana. A Montilla le sucede Artur Mas, que insiste en que se reconozca el "derecho de autodeterminación", bajo el disfraz del inexistente "derecho a decidir". 

 Así llegamos al 9-N, fecha en que se celebra un referéndum ilegal y prohibido expresamente por el Estado, pero que, sin embargo, el Gobierno de Rajoy lo permite mirando hacia otro lado. Todo lo que ocurre a partir de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut y de las manifestaciones de la Diada de 2012 no es más que un descaro inconstitucional para ir creando las estructuras del nuevo Estado catalán que la autoridad de Madrid parecía desconocer o, lo que es peor, permitir de forma suicida. Un colega mío, ex vicepresidente del TC, Carles Viver, es el cerebro que tiene todo planificado ante la pasividad del Gobierno de Rajoy y el pánico de los catalanes que no son independentistas y que se encuentran indefensos. 


Las declaraciones que hizo un insensato ex juez hace unos meses nos reiteran muy claro que el golpe de Estado permanente ya se acerca a su fin porque el referéndum ilegal que piensan organizar, si se les deja, previsto para septiembre, se quiere adelantar ahora a antes del verano a causa del eco de la verborrea del juez constituyente que ha destapado el pastel. Según este jurista de pacotilla, para conseguir ese objetivo no hay más camino que no cumplir las leyes y la Constitución, algo que el Gobierno de Madrid ha tratado de impedir hasta ahora con pellizcos de monja. Ahora bien, los gobernantes catalanes siguen hablando de realizar el referéndum, pero lo curioso es que como no lo pueden hacer con la legalidad vigente, se inventarán unas normas hechas a su medida, siguiendo aquel lema de los almacenes modernos que decía: "Sírvase Ud. mismo".

Hemos llegado a la hora de la verdad y el Gobierno del PP, junto con los demás partidos que defienden la Constitución, tienen que sopesar qué medidas tomar, entre las varias que hay, para desarmar un mecano que se ha venido construyendo desde hace años y que si se mantiene el futuro de España será muy problemático.

Jorge de Esteban es catedrático de Derecho Constitucional y presidente del Consejo Editorial de EL MUNDO.



 (POR SI SE QUIERE ENTERAR)

ERC advierte: la independencia "no será necesariamente pacífica y ordenada"

Un diputado autonómico republicano revalida las confesiones del exsenador Santiago Vidal sobre la fase final del proceso. (LD)

GRAN ÉXITO EDUCATIVO.

 (Políticos, padres y profesores, los grandes responsables.
 

Los políticos han eliminado-prácticamente- la autoridad de padres y profesores. Por algo son progresistas. Luego, la mayoría de padres han mimado a sus hijos. Han estado vedados el sacrificio, la disciplina y el esfuerzo. Son fachas.
 

Los profesores dignos sufren esta situación. Los profesores indignos aumentan el problema. Son los que rechazan el mérito, la disciplina y el esfuerzo. Cosas anticuadas.
 

Y así salen los niños. Con tolerancia mínima al sufrimiento y la frustración. Gran éxito educativo de progreso.)

 
 
 
GRAN ÉXITO EDUCATIVO.
 
La juventud tiene una tolerancia mínima al sufrimiento y a la frustración'.

Médicos de familia reciben cada vez más jóvenes con depresión.

 

(La Gaceta)

domingo, 21 de mayo de 2017

LOS DICTADORES NO QUIEREN PARLAMENTO.


(Es típico de los dictadores- como Pablo Iglesias- querer pasar directamente al 'país'. O sea, del líder carismático (Pablo Iglesias) al pueblo. Sin intermediarios. Dado que no controla el Parlamento, dejémoslo de lado. Si lo controlara sería muy distinto. Entonces sí valdría el Parlamento.

 

Todo esto no quita que PP y pesoe den asco. Cada uno con su respectiva cuota de caca. Pero que nadie olvide que Podemos es, todavía, peor. Mucho peor.

 

Este es el problema. Que los cambios no tienen que ser, necesariamente, a mejor.


Repito, una vez más. Los modelos políticos de Pablo Iglesias y cuadrilla son: la Cuba de Fidel y la Venezuela de Chavez. Está en las hemerotecas.)

 


LOS DICTADORES NO QUIEREN PARLAMENTO.

Podemos no llena Sol por la moción de censura pero la ve ganada pues "este país es mejor que su Parlamento".

 

sábado, 20 de mayo de 2017

EURABIA


 (Esperemos que las autoridades de la FIFA no se arrodillen ante las exigencias musulmanas. Lo que pasa en Eurabia es de vómito. Nos gobiernan estúpidos y cobardes. No son otra cosa.)




 



 EURABIA.

Uno de los polemistas más seguidos en el mundo árabe, el clérigo saudí Mohamed Al Arefe, ha pedido a la FIFA que incluya en su reglamento la prohibición expresa de que los jugadores hagan la señal de la cruz tras marcar un gol.

 La petición de Al Arefe, profesor de la Universidad Rey Saud de Riad, a través de su cuenta en Twitter -que presume de estar en el «top cien» mundial- , ha generado una oleada de respuestas en las redes sociales. La sugerencia, que coincidió con la celebración del 67 congreso de la FIFA en Bahréin, ha permitido a algunos recordar que hay jugadores de fútbol musulmanes -como el turco Arda Turan- que besan el cesped tras el gol, y nadie en Europa se ha mostrado escandalizado por ello. 

Un tuitero que firma como «Capitano» puso la nota cáustica: «La prohibición de santiguarse es una fatua del líder de Daesh; cuando Al Bagdadi sea elegido presidente de la FIFA podremos discutir la petición del jeque saudí».

El rechazo a la presencia del símbolo de la cruz es una cuestión recurrente en la predicación y los escritos de muchos eruditos musulmanes. Arabia Saudí prohibió hace varios años a las compañías aéreas suizas que volaban a sus ciudades mostrar en el exterior de sus aviones la bandera nacional -una cruz blanca sobre fondo rojo- para no herir la sensibilidad del país que custodia los lugares sagrados de la Meca y Medina.

 No hace mucho, un jeque egipcio criticó el logotipo de los automóviles Chevrolet porque su logo se parece a una cruz. La polémica llevó a algunos a preguntarse en los foros de debate de internet si deberían prohibirse también los mercedes, ya que su símbolo recuerda a la Trinidad cristiana.

LA GENTUZA DE PODEMOS.








LA GENTUZA DE PODEMOS.

Dos concentraciones de signo contrario, una de opositores al gobierno venezolano y otra de apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, coincidieron este viernes en la Puerta del Sol, aunque unos frente a otros, separados por la Policía.

Bajo el lema "A por la constituyente: paz y soberanía", el Movimiento Solidaridad con la Revolución Bolivariana, que agrupa a varias asociaciones españolas, se ha concentrado en apoyo al tirano venezolano. 

Los convocantes, entre los que estaba Izquierda Unida o el Partido Comunista de Madrid, se habían concentrado con carteles en los que se podía leer "El pueblo es sabio y valiente, quiere la constituyente", "Quien se mete con la revolución bolivariana se mete con la juventud castellana" o "No a las guarimbas en Madrid".

Al mismo tiempo, decenas de personas opositoras al Gobierno de Nicolás Maduro se han manifestado al otro lado de la carretera, a las puertas de la Real Casa de Correos. Los grupos han comenzado a lanzarse insultos y a increparse, y han sido separados por un cordón policial.

La periodista venezolana Maria Alesia ha compartido en su cuenta de Twitter un vídeo en el que un chavista podemita increpa a una opositora. "Qué pena que no te hayan matado a ti también", dice, antes de que la turba de extrema izquierda exija a la opositora la eliminación del vídeo.

(La Gaceta) 







LA DEMOCRACIA SOY YO.

La moción de censura que ayer registró Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados no va contra Rajoy, ni contra el PP, sino contra el régimen parlamentario del 78. No hay otra forma razonable de interpretar sus actos. A las pocas horas de poner en marcha el único mecanismo de reprobación parlamentaria que sí tiene efectos vinculantes, y a sabiendas de que va a quedar más solo que la una en la votación, pastoreó una manifestación en la calle para que fueran los ciudadanos del común, al grito de «hay que echarles», quienes pusieran voz a lo que los representantes de la soberanía popular se niegan a decir.

La manifestación de hoy recuerda mucho a las acampadas del 15-M en las que se alzaba el clamor del «no nos representan». La diferencia es que por aquel entonces Podemos no se había presentado a las elecciones y dirigía ese grito de deslegitimación contra los representantes de una casta endogámica, vetusta, corrupta y adocenada que había dejado de sintonizar, según ellos, con las inquietudes del pueblo. Todo cambiaría, nos decían, cuando los electores tuvieran la oportunidad de llevar a las instituciones democráticas a los intérpretes de la nueva política.

Pero no ha sido así. Al parecer, el Congreso surgido de las últimas elecciones tampoco nos representa. Ni nos representaba cuando Podemos le plantaba cara desde el «speaker’s corner» de la Puerta del Sol, ni nos representa ahora, con Podemos convertida en la tercera fuerza parlamentaria. Y mucho me temo que, en opinión de Pablo Iglesias, no nos representará hasta que él tenga la posibilidad aritmética de hacer lo que le de la gana.

Los que enarbolan hoy las pancartas del «hay que echarles» no están señalando a Rajoy, sino a los diputados que se niegan a arrojarle a las tinieblas exteriores. En el fondo no es una manifestación contra la corrupción del PP, sino contra la negativa del Parlamento a sustituir a un presidente que hiede a mangancia por el único líder inmarcesible que es capaz de hacer de la cosa pública un lugar decente.

Su arrogancia le delata. Las manifestaciones para derribar gobiernos son propias de las dictaduras. Allí donde no hay cauces democráticos para clamar contra los sátrapas, la calle se convierte en el escenario alternativo de la censura. A Maduro, por ejemplo, no se le puede derribar en la Asamblea Nacional de Venezuela porque cuando la Asamblea lo intenta, Maduro la disuelve. Pero España no es Venezuela.

 De hecho, hasta donde alcanza mi memoria, aquí jamás se había producido antes una manifestación cuya única reivindicación fuera mandar a su casa a un Gobierno legítimo. En una democracia, esa batalla es propia del Parlamento, no de la algarada vocinglera de unos agitadores que se creen por encima de las urnas.

El mensaje que acaba de mandar Iglesias a la sociedad española no es muy distinto, en el fondo, del que manda a diario su amigo de Caracas: el Parlamento está bien mientras sirva para lo que yo quiero, pero si se opone a mi voluntad, la lucha debe trasladarse de sitio. La democracia soy yo. El Parlamento sólo será representativo cuando diga amén a lo que yo demando. De lo contrario será el reflejo cóncavo, achatado e infiel, de una voluntad popular que el espejo obsoleto y rancio del viejo régimen es incapaz de reproducir fielmente. 

Lo que pretende conseguir Iglesias con la moción de censura que registró ayer en el Congreso es enfrentar dos legitimidades reñidas: la de unos diputados que jamás representarán a los ciudadanos mientras no hagan lo que él les diga y la del clamor de los manifestantes que le vitorean. 

Pincho de tortilla y caña a que, a su juicio, las cosas sólo se arreglarán cuando la segunda sea capaz de torcer la voluntad de la primera. La democracia representativa ha muerto. Viva la política asamblearia. No se trata de que unos cuantos piensen por nosotros, sino de que unos pocos nos digan cómo tenemos que pensar. La voz de su amo. 

(Luis Herrero/ABC)