domingo, 19 de octubre de 2008

CARACTERÍSTICAS DE LOS INTELECTUALES



19/10/2008.


Características de los intelectuales

No tienen que tener una mente cuadriculada y dogmática.

No tienen que ver las cosas en blanco y negro.

Tienen que estar desposeídos de toda pedantería, petulancia y engreimiento.

No deben enfocar los asuntos bajo los mismos criterios y esquemas.

Cuando escriban sobre diversos temas, tiene que ser coherentes y consecuentes, ya que si no podrían caer en el tremendo error de no admitir briznas y, sin embargo, tragar camellos.

Tienen que analizar los asuntos de una manera imparcial y objetiva, procurando no tener la mente privatizada por ningún prejuicio ideológico. Si así sucediera, se correría el riesgo de que fuesen defensores de ideas determinadas, que vendrían mezcladas con conocimiento e ideología.

Tienen que descartar toda presunción de certeza en lo que escriben o dicen. En caso contrario, caerían en la intolerancia propia del intelectualillo vano, neófito y atrevido.

Tienen que evitar que los comentarios sean sesgados.

No deben hablar o escribir sobre cuestiones importantes, sin antes descubrir dónde está el “quid” del asunto.

Deben aceptar la opinión y la discrepancia de otros intelectuales.

Cuando critiquen algo, deben evitar hacerlo de forma facilona, populista, inmadura, simple y primaria.

Deben evitar la manipulación y la falsificación, sobre todo cundo se trata de cuestiones históricas.

Cuando hagan cualquier comentario sobre algún asunto, deben procurar no atraerlo a su manera de pensar.

Tienen que evitar divulgar ideas basadas en falsedades, tergiversaciones o medias verdades.

Si hay algo en lo que no están de acuerdo, deben evitar mentir o distorsionar.

No deben erigirse en jueces y fiscales de los demás, no transmitiendo valores o creencias que suelen tener como fin algún objetivo político.

Y, sobre todo, tienen que razonar. Decía el poeta William Drummond: “El que no quiere razonar es un fanático; el que no sabe razonar es un necio; el que no se atreve a razonar es un esclavo”.

Luis David Bernaldo de Quirós Arias

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente escrito. Me parece que esuna gran crítica a la intelectualidad como tal. Pero deberías darle más sensualidad al texto, aunque la tiene. Gracias, amigo, por descibirnos de tal manera, y por hacer una lista de deberes a los intelectuales.

Anónimo dijo...

Me parece que el texto tiene una gran pereza intelectual y posee demaciadas trivialidades, un fenomeno de los que vemos comunmente sin demaciada brillantés

Anónimo dijo...

A mi también me parece un texto de reflexión muy bueno. Gracias por poner los pies en la tierra a los que quieren ser o trabajan en ser intelectuales.
Al amigo de arriba que opina sobre la pereza inteectual, no se si sepa que demaciadas va con "s" aunque esto supongo que es trivial.

Anónimo dijo...

"brillantez"

Termina en Z, no se acentúa.

Ordena tu lenguaje, y luego tu pensamiento. Entonces podrás hablar =)

Anónimo dijo...

No sé cómo pierden el tiempo en infructíferas discusiones.
Si quieren llegar a ser intelectuales esfuércense por obtener entendimiento antes de buscar sabiduría, y discernimiento antes que muchos de sus inútiles conocimientos. Sinceramente el ser intelectual no sirve de mucho si para ti mismo lo eres, sean útiles, aprendan humildad.
Dejen de criticar al primero que yerre, actúen más y hablen menos.