viernes, 19 de julio de 2019

COMO LOS NAZIS Y COMUNISTAS

 
 (¿En qué se parecen los catalanistas y los nazis y comunistas? En su mentalidad totalitaria. Quieren controlarlo todo.

Espían a los niños en el recreo. Esto da
muestras de lo peligrosos que son.

¿Hay alguna excusa políticamente correcta?)
 
 
 
 
 
Educación
Contra las medidas de la Generalitat

Cs insta a actuar contra las "prácticas totalitarias del Govern" al espiar la lengua de los niños en el recreo.

 
 Pide la comparecencia de la ministra de Educación ante el Pleno del Congreso y presenta una batería de preguntas sobre la iniciativa apoyada por la Generalitat.

(Luis Angel Sanz/ElMundo/19/julio/2019.)

¡GRACIAS, MARGARITA ROBLES!


 (Arriba, la socialista Margarita Robles.

Abajo, nuestra heroicas y admirables Fuerzas Armadas.)

 

Defensa olvida la heroicidad de la brigada española que desfiló en París

La Brigada Galicia VII abrió el desfile militar del 14 de julio en Francia como homenaje por haber evitado un atentado en Mali.

 La brigada española no solo participó, sino que fue la encargada de abrir el desfile —al que Sánchez no acudió—, algo de gran importancia teniendo en cuenta que se trata de la principal puestta de largo militar que se celebra en el país galo. Que las autoridades francesas hubieran decidido que fuera un regimiento español el encargado de inaugurar el desfile no fue casualidad. Se trataba de un homenaje a la acción heroica que esta brigada ha realizado en Mali, país donde se encuentra destacada.

En febrero de este mismo año, la brigada homenajeada evitó lo que había podido ser una masacre al repeler dos ataques consecutivos contra la base francesa de Koulikoro. Los soldados españoles evitaron, sin víctimas, un doble atentado en el que se pretendía utilizar dos coches bomba cargado con 500 kilos de explosivos y fusiles de asalto.

A pesar de la gesta del destacamento español, el ministerio de Defensa, dirigido por Margarita Robles, no incluyó ninguna referencia a este acto heroico ni al homenaje que se le dió a la Brigada «Galicia» VII durante la parada militar en París, ni en el comunicado de prensa que trasladó a los medios ni en las redes sociales.

Ante este olvido por parte del ministerio, el enfado entre las Fuerzas Armadas no se ha hecho esperar, tanto a través de las redes sociales, como con la publicación de un comunicado por parte de la Asociación de Militares Españoles que pone en valor la gesta de la que el Ministerio se ha olvidado. 

(ABC/19/7/2019.)

 

¡¡¡HORROR, VIENE LA DERECHA!!!

 (En la foto puede verse a un pacífico izquierdista, huyendo despavorido ante el ataque despiadado de la derecha.)

 ¡¡¡HORROR, VIENE LA DERECHA!!!

Un ejército de periodistas 'independientes' y los de la 'Cultura' alertan a PSOE y Podemos: "Viene la derecha"

Alertan del avance de la extrema derecha y temen las posibles consecuencias de unas nuevas elecciones.

 El texto, que lleva por título 'Por un Gobierno de progreso ya', ha sido suscrito por más de 200 personalidades del mundo de la literatura, el cine, la música, la docencia y profesionales de diferentes ámbitos entre los que figuran actores como Javier, Carlos y Pilar Bardem, Juan Diego y Juan Diego Botto, Antonio de la Torre, Alberto San Juan, Tristán Ulloa o Aitana Sánchez Gijón.

También han firmado el texto, publicado en una tribuna abierta de eldiario.es y recogido por Europa Press, directores de cine como Icíar Bollain, Archero Mañas o Montxo Armendariz, escritores como Almudena Grandes, el poeta Luis García Montero o Benjamín Prado, cantantes como María Rozalen, Pedro Guerra, Ismael Serrano o Zahara, periodistas como Jesús Maraña, Cristina Fallarás, Fernando Berlín o Javier Valenzuela y personalidades como Pilar del Río, presidenta de la fundación Saramago, o el académico de la RAE, José Luis Gómez.
- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/2019-07-19/un-ejercito-de-periodistas-independientes-y-los-de-la-cultura-alertan-a-psoe-y-podemos-viene-la-derecha-1276642168/

 

 

(LD/19/7/2019.) 

 

 

¿QUÉ ES SER DE EXTREMA DERECHA?

 

A finales del mes de Julio de 2014, Alberto Sotillos, un socialista madrileño que aspiraba a liderar el PSOE, (ahora en otra formación) afirmó que Vox es un partido de extrema derecha, y también algunas ‘facciones del PP’.  
 La despreciativa opinión de Sotillos, hacia Vox y parte del PP, tendría poca importancia si fuese algo excepcional. Pero no lo es. Me atrevo a decir que la inmensa mayoría de la izquierda considera a Vox- y a un sector del PP- como de extrema derecha. Y, tal vez, la llamada ‘derecha acomplejada’ opine algo parecido.
 A la opinión de Sotillos se adelantó M. Hidalgo, en El Mundo, en Diciembre de 2013. En su artículo ‘Novedad’ anunciaba la aparición de un nuevo partido: ‘‘Va a ser una extrema derecha de ‘cuello blanco’ que no se reconocerá como tal, que no cuestionará públicamente la democracia, pero que abogará por un autoritarismo reaccionario. ’’  

 En Febrero de 2010, los diputados populares Gil Lázaro e Ignacio  Cosidó pusieron contra las cuerdas a Rubalcaba por el ‘caso Faisán’. Pero el socialista respondió así: "Usted va contra mí para lucirse en las cadenas de extrema derecha". Y a principios de Junio pasado, nada menos que el secretario de organización del PSOE, César Luena, dijo que el aislamiento del Gobierno de Rajoy se debía a sus políticas de ‘derecha extrema’ .Ya no se trata sólo de facciones del PP.

 

 Aquí y ahora, llamar a alguien de ‘extrema derecha’ supone una seria descalificación. ¿Por qué? Porque la ‘cultura progresista’ sigue siendo dominante. No en vano reparte carnés de ‘buenos’ y ‘malos’. 


 ¿De dónde viene todo esto? En pleno siglo XX, y dado que ni los conflictos bélicos, ni la revolución rusa bastaron para alcanzar los objetivos revolucionarios de la izquierda, había que cambiar, no de objetivos pero sí de medios. Ahora se trataba de modificar las conciencias. En lenguaje marxista, tratar de controlar, a su favor, la llamada superestructura. De ahí que haya tanto progre, no sólo en la Universidad y en los medios de comunicación sino, también, en el llamado ‘mundo de la cultura’.


 Dicho esto, aclaremos el significado de ‘extrema derecha’ para saber, con precisión, a qué se refiere. Dado que en el diccionario de la Real Academia Española no aparece la voz ‘extrema derecha’, acudo a Wikipedia:
Extrema derecha o ultraderecha son términos utilizados en política en sentido peyorativo para describir movimientos y partidos políticos con tendencia populista que sostienen un discurso ultranacionalista, xenófobo y autoritario, en defensa exacerbada de la identidad nacional que no aboga por el mantenimiento de las instituciones y las libertades democráticas.’
  En España, ser de ‘extrema derecha’ supone situarse en el fascismo o aledaños, o en un sistema autoritario que desprecia la democracia. Pues bien, esto es lo que Rubalcaba, Hidalgo, Sotillos y Luena, entre otros, quieren transmitir a los ciudadanos. ¡Cuidado! ¡Que viene la extrema derecha! O sea, Vox y el Partido Popular de Rajoy.  
Estos partidos, supuestamente de ‘extrema derecha’, tendrían las siguientes características: autoritarios, xenófobos y ultranacionalistas españolistas.
  
 Autoritario.
 
 Esta vez sí. El diccionario de la RAE dice en su cuarta acepción: ‘Dicho de un régimen o de una organización política: Que ejerce el poder sin limitaciones’.   Por tanto, es propio de un poder político sin limitaciones que no abogue por el mantenimiento de las instituciones y libertades democráticas. En consecuencia, el nuevo partido, Vox, no sería democrático. Y tampoco el gobierno de Rajoy. Pero hay que ser un pobre ignorante para creer que, en un sistema democrático, se puede ejercer el poder sin limitaciones. En fin, supondremos que no es mala fe. Que sólo es la típica indigencia intelectual progresista.
 Xenófobo.

 ‘...  hemos conocido la noticia de que el primer ministro británico abanderó la introducción a última hora en el Parlamento de una nueva regulación que restringirá el acceso a las prestaciones sociales de los inmigrantes europeos, a fin de disuadir a aquellos que pretendan "vivir del Estado". El Gobierno conservador-liberal demócrata tramitó la normativa con urgencia para que pueda entrar en vigor el 1 de enero de 2014... (18/Diciembre 2013/ld).



O sea, en nuestro entorno europeo tendríamos ya partidos de ‘extrema derecha’, como sería el caso del gobierno conservador de Cameron.  Y a partir de Septiembre de 2014, el gobierno alemán expulsa a los europeos que no encuentren trabajo en seis meses para impedir a los inmigrantes abusar de su sistema. En la sanidad pública, todos los países europeos imponen algún límite temporal, o de servicios, para los inmigrantes irregulares. O sea, todos de extrema derecha.
 
Excepto nuestros progres que permitirían que todo el mundo se quedase en España. ¡Papeles para todos! ¡Puertas abiertas!  Gratis, por supuesto.

 Ultranacionalista españolista. Suena a broma pero me lo tomaré en serio, porque no es bueno dejar que la progresía diga cualquier tontería políticamente correcta sin recibir contestación. España es uno de los pocos países (tal vez el único) en el que mucha gente se avergüenza de enarbolar, en público, la bandera nacional. Podría ser acusado de ‘facha’. Es uno de los pocos países (tal vez el único) en el que tararear el himno nacional es peligroso indicio de ser de ‘extrema derecha’. 

 

Resumiendo. Si usted cree que la liberación del asesino Bolinaga es criticable, máxime cuando el gobierno no estaba obligado a liberarle, es de extrema derecha. Si usted se ha molestado- ya no digamos indignado- por la anulación de la doctrina Parot, es de extrema derecha. Si a usted le irritan los desafíos independentistas en Cataluña y País Vasco y su deslealtad constitucional, es de extrema derecha. Si usted va a misa y a comulgar los domingos, es de extrema derecha. Si usted cree que el aborto no es un derecho y que debería ser regulado en forma de plazos o supuestos, es de extrema derecha. Y un largo y políticamente incorrecto etcétera.

 Como decía Machado: ‘De cada diez españoles, nueve embisten y uno piensa’.

 Usted elige.

Sebastián Urbina.

(Publicado en ElMundo/Baleares/7/Agosto/2015.)

 

 

- Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/2019-07-19/un-ejercito-de-periodistas-independientes-y-los-de-la-cultura-alertan-a-psoe-y-podemos-viene-la-derecha-1276642168/

jueves, 18 de julio de 2019

MERECEN QUE NO LAS DEFIENDAN


 (Esperemos que si Lucía Etxebarría es atacada por la calle, nadie la defienda. Podría tratarse de un pobre drogadicto.


 

 MERECEN QUE NO LAS DEFIENDAN

El duro ataque de Lucía Etxebarría contra Borja Salvador: «No defendió a una mujer, mató a un drogadicto enfermo».

La escritora y tertuliana de televisión criticó la manera de proceder del joven de Fuengirola, que mató involuntariamente a un hombre al tratar de evitar un atraco.

 

(ABC/18/7/2019.)

miércoles, 17 de julio de 2019

DEMOCRACIA E INQUISICIÓN PROGRESISTA







DEMOCRACIA E INQUISICIÓN PROGRESISTA.


Seguramente les suena eso del ‘Tea Party’. Un movimiento formado por una multitud de agrupaciones locales de ciudadanos unidos por su oposición a programas políticos que consideran estatalistas. De ahí que no solamente se opusieran a la Ley (2009) de Reinversión y Recuperación de Estados Unidos del presidente Obama, sino que también se opusieron a la Ley (2008) de Estabilización Económica de Urgencia del presidente G. Bush. La idea general es que las medidas intervencionistas pueden desnaturalizar el sistema económico americano, que estaría basado en el libre mercado. Además, son desconfiados con el gasto público. Dentro de este conglomerado (Tea Party) hay conservadores y liberales, con diversas variantes.

Este breve comentario sitúa mejor una editorial del diario El País, en el que decía que el ‘extremismo del Tea Party ataca a la economía mundial tras contaminar la política democrática’. ¡Nada menos! Algunos de los calificativos que utilizaba para referirse a este movimiento eran, ‘fanático’ y ‘xenófobo’.

¿A qué viene todo esto? Viene, a que la cultura política dominante- tanto en USA como en España- no tolera que la derecha siga caminos propios y diferentes- o enfrentados- a los caminos de la izquierda. Los únicos verdaderos. Por ejemplo, si usted defiende el libre mercado sin complejos, o defiende la contención- más o menos drástica- del gasto público, será considerado de extrema derecha. Tratar de insuflar algo de liberalismo económico frente a la generalizada tendencia socialdemócrata, de más gasto público y despilfarro, es de ultraderecha. Recordemos que las acusaciones de liberalismo o neoliberalismo, se hacen en contextos en los que el Estado controla- aproximadamente- el 50% del Producto Interior Bruto. ¡Menudo liberalismo!

Un ejemplo. En el mes de junio de 2019, un cargo político de la nueva Junta de Andalucía (PP,C’s, Vox), declaraba públicamente, que uno de los ‘chiringuitos’ socialistas de promoción cultural, tenía un presupuesto de 25 millones de euros. 18 millones iban a gastos de personal y cinco millones a otros menesteres distintos al cultural propiamente dicho. ¿Qué es lo que quedaba para el objetivo oficial del ‘chiringuito’, que era la ayuda/promoción cultural?  Un millón de euros.

No digo que todo el gasto público sea tan absurdo y despilfarrador, pero sí buena parte, porque la cultura política dominante es socialdemócrata. Queda muy bien gastar a manos llenas. La ministra de Hacienda, M.J. Montero critica- julio 2019- el "mantra" de que el dinero "donde mejor está es en el bolsillo" de los contribuyentes. O sea, usted gana el dinero con su trabajo y donde mejor está es en manos de esta señora socialista. Los contribuyentes serán molidos a impuestos para hacer frente a tanto gasto. Tranquilos, se lo cargaremos a los ricos. Es lo que se vende al público, aunque sea falso. Los mayores palos impositivos los sufre la clase media. Dejamos aparte los gastos muy justificados relativos a sanidad, educación y defensa.

En el doble sentido de que se trata de tareas que cualquier ciudadano entiende plenamente justificadas- salvo los descerebrados de siempre- y de que deben ser adecuadamente justificadas internamente.   Porque los paganos, los ciudadanos, tienen derecho a saber que sus dineros se han gastado correctamente.

Otro ejemplo. Relativo al odio/desprecio progresista a la propiedad privada. En este año 2019, el conocido empresario Amancio Ortega regaló a la sanidad pública varias máquinas muy sofisticadas- y caras- para curar el cáncer. Fue objeto de críticas durísimas de la izquierda. ¿Por qué? Porque la izquierda, también, odia la excelencia. Amancio Ortega creció desde abajo, y consiguió crear mucha riqueza y muchos empleos. Parte de esta riqueza la ha regalado a la sanidad pública. Además de pagar los impuestos correspondientes. Seamos progres. Odiemos a los ricos.

Ahora pasemos del ‘Tea Party’ a Vox. Vox aparece en la escena política en 2013, y su presidente fue- y es- Santiago Abascal. Anteriormente, militante del Partido Popular. De los que estaban amenazados de muerte por ETA. De hecho, tenía que llevar guardaespaldas. Sería excesivo analizar- en este artículo- el programa político de Vox. Pero si uno entra en su web, puede leer esto: ‘Nuestro proyecto se resume en la defensa de España, de la familia y de la vida; en reducir el tamaño del Estado, garantizar la igualdad entre los españoles y expulsar al Gobierno de tu vida privada’.

Si se repasan las cien medidas que se tomaron después del exitoso mitin, en Vistalegre, el 7 de octubre de 2018, no hay ni una que sea inconstitucional. Incluso sus controvertidas propuestas de reducir el Estado Autonómico y recentralizar, o disminuir, ciertas competencias, se harían respetando los cauces legales para hacerlo.

Entonces ¿por qué izquierda, derecha acomplejada y medios de comunicación, en general, se lanzan a la yugular, calificándolos de peligrosos fachas?

En junio, la portavoz socialista, señora Celáa, blanqueaba  a Bildu. Los herederos políticos de ETA. Dijo que todos los partidos (diputados) que se sientan en los escaños del parlamento eran legales y legítimos. Esto se debía a que el PSOE (Pedro Sánchez) pactó con Geroa Bai (la marca navarra del PNV) en Navarra, para controlar el Parlamento. La jugada socialista/nacionalista se completaba permitiendo la entrada de EH Bildu (Izquierda abertzale soberanista) en la mesa de la Cámara.

Pactar con los amigos de ETA (con el terrorista Otegui entrevistado en TVE), enemigos declarados de España, sería, para los socialistas, legal, legítimo y progresista. La izquierda mediática- que cuasi monopoliza la información/desinformación en España- consigue que incluso PP y C’s procuren no rozarse con Vox.  C’s ni siquiera acepta negociar. Han asumido el lenguaje de la izquierda. ¡Vox, fachas!

Lo que no tolera la izquierda- aparte de que la ‘derecha trifálica’ le quite los sillones- es que alguien pueda romper la dictadura cultural que ellos cuasi-monopolizan. Es de ultrafachas criticar el multiculturalismo, el relativismo, el movimiento LGTB, el feminismo radical, cuestionar la Memoria Histórica- de izquierdas- etcétera. De ahí el necesario Ministerio de la Verdad Progresista.

Cada vez que usted deja de decir algo políticamente incorrecto, por miedo, es una victoria de la Inquisición progresista. No es broma. Es su libertad.

Sebastián Urbina.

 (Publicado en ElMundo/14/7/2019.)

martes, 16 de julio de 2019

LA INVISIBILIDAD DE LA MUJER

Ursula von der Leyen logra la investidura como Presidenta de la Comisión en 14 días.

LA INVISIBILIDAD DE LA MUJER


 

 

 

Patricia Ortega, al recibir el fajín de General del Ejército: «Estoy listo»

La primera mujer que alcanza este rango militar en España estuvo acompañada por la ministra Robles, que lanzó un dardo a Pablo Iglesias: «Algunos deberían aprender de las Fuerzas Armadas, que trabajan en silencio sin exigir protagonismo».

(ABC/16/7/2019.)

lunes, 15 de julio de 2019

PERSPECTIVA DE GÉNERA

 (Peligrosas imbécilas totalitarias. El feminismo es mío, bonita.


O sea, las mujeres son feministas a mi modo- progre-, o no pueden ser feministas. Nosotras, las feministas progres decidimos lo que es feminismo y lo que no.


Para eso somos las portadoras de la verdad verdadera.


Y hay imbéciles/imbécilas que se la creen.)

 

 

Carmen Calvo: «El feminismo no es de todas, bonita, se lo han currado los socialistas».

 

(Cope/15/7/2019.)

LA IZQUIERDA RUINOSA






(Convencido de que no hay peor sordo que el que no quiere oír, seguiré esperanzado en que haya muchos que no sean así.

Principio fundamental, con pequeñas variaciones: la derecha es mala, la izquierda es peor. ¿Por qué?

La experiencia, de muchos años, enseña que cuando la izquierda llega al poder, gasta de manera insensata e irresponsable. Mucho más que la derecha. Y, en materia de corrupción, PP/PSOE son parecidos (ver hemeroteca), a pesar de los medios de comunicación, que tratan de hacernos creer que el único corrupto es el PP. Falso.

 La consecuencia siempre es la misma, deterioro económico. Como poco. Aunque no sea exactamente igual, imagine que, en una familia, se gasta por encima de las posibilidades reales. Deuda.

Con la diferencia de que los bancos no le prestarán dinero, pero sí al Estado. De modo que nos endeudarán, hasta nuestros biznietos. Pero se ve que la demagogia funciona. ¡Fuera recortes! ¡Derechos universales y gratuitos para todos!

Se lo tragarán.)


Carmena fundió las arcas públicas madrileñas.

 Manuela Carmena y su equipo de Gobierno llegaron a presumir de que estaban por encima de la media nacional en lo que a reducción de la deuda se refiere. Los neocomunistas se cuidaban mucho de señalar que el mérito de ninguna de las maneras era suyo, sino de Ana Botella y de las obligaciones en tal sentido impuestas a todos los ayuntamientos de España por el Gabinete Rajoy; obligaciones que Carmena y su banda consideraban poco menos que un atentado contra la democracia...


Los concejales de Carmena blasonaban, sí, de una austeridad que era producto de una imposición del enemigo y, aun peor, de su tremenda incompetencia, materializada en la falta de ejecución de las inversiones previstas.


Pero es que, hasta ese pretendido éxito, proclamado a los cuatro vientos por una prensa izquierdista de la misma catadura moral que ese descalificable Gobierno municipal que los madrileños han repudiado a las primeras de cambio, era mera apariencia, una fenomenal mentira, como está constatando con espanto el equipo de José Luis Martínez Almeida.


Y es que los primeros datos apuntan a que los podemitas han dejado un agujero de más de 400 millones de euros en el Ayuntamiento de la capital, a lo que hay que sumar un descenso brutal, del 70%, en el superávit anual de las cuentas municipales. Esos más 400 millones representan el 10% del presupuesto total del Ayuntamiento y, por descontado, revientan los límites marcados por la regla de gasto, que ya sentenció Carmena con la expansión presupuestaria que pergeñó, sin vergüenza, para este año electoral.

 La desviación casi duplica la que perpetró el anterior concejal comunista de Hacienda, el pésimo Carlos Sánchez Matom un tipo del que finalmente ni siquiera la propia Carmena quería oír hablar.
Para colmo, el equipo de la llorada Carmena –qué bochorno de izquierda mediática e intelectual– aumentó el déficit en 103 millones de euros en este último año para comprar votos y garantizarse la reelección, lo que terminó por descabalgar unas cuentas públicas ruinosas que obligarán a adoptar importantes recortes de aquí a final de año.

Todo esto no es más que la enésima prueba de lo letal que es la izquierda para la prosperidad de una sociedad. De ahí la imperiosa necesidad de llegar a acuerdos en la mayor cantidad de instituciones para impedirle que haga los destrozos que suele. Instituciones como los Gobiernos regionales de Madrid y Murcia, sin ir más lejos...

(Edit.ld/15/7/2019.)