lunes, 21 de agosto de 2017

GENTUZA EN LAS INSTITUCIONES.




 (Una democracia que permite tener, entre sus representantes, a gentuza así, -que no condena el terrorismo- es una democracia enferma. Es la democracia española.

No saldrá gratis.)




GENTUZA EN LAS INSTITUCIONES.

El grupo municipal de Aranzadi-Pamplona en Común "rechaza de forma contundente" los atentados que han dejado catorce muertos en Barcelona y Cambrils pero no los "condenan". Desde esta formación, a la que apoya Podemos en el consistorio navarro, aseguran que no utilizan la palabra "condena" porque no se pueden "erigir en jueces".

Por ello, se han negado a "condenar" ya otros atentados como los de Bruselas, París o Niza.

(ld.)

LA DIVISIÓN NOS CORROE.

 ATENTADO EN BARCELONA

El arzobispo de Barcelona: "La división nos corroe'.

 (El Mundo/Daniel G. Sastre/Barcelona.)

 

(¿A qué se referirá? 

¿Tal vez a los separatistas?

 Digo yo.) 

 

 

 

 TERRORISMO Y SEPARATISMO.


La gestión política e informativa de los atentados islamistas de Barcelona y Cambrils demuestra las consecuencias del absentismo del Estado durante años en Cataluña y que los separatistas están dispuestos a llegar hasta el final. 

Cuando uno o varios terroristas permanecen huidos y ni siquiera se sabe el número exacto de víctimas mortales, una cosa sí está meridianamente clara para los ciudadanos de Cataluña: la Generalidad no altera sus planes de ruptura. De hecho, la matanza de las Ramblas, el atentado de Cambrils y el desbarajuste general son el escaparate en el que la Generalidad exhibe la supuesta eficacia de una administración a la catalana que evidencia la superioridad funcional de la inminente república frente al obsoleto y protocolario Reino de España.

Que Cataluña esté en el foco mundial por unos ataques terroristas lejos de suponer un problema para el bloque separatista se ha interpretado como una oportunidad propagandista para difundir que Cataluña ya es un Estado de facto con una policía, los Mossos, y unos líderes, Puigdemont y el consejero de Interior Forn, que les dan sopas con hondas al Rey, a Rajoy y al ministro de Interior. Hasta la muerte en Cataluña es mejor. Igual que las chapuzas.

El presunto conductor de la furgoneta de las Ramblas supuestamente sigue huido, el laboratorio de drogas de Alcanar es ahora el polvorín del Estado Islámico en Cataluña, las mezquitas salafistas que no eran peligrosas ahora están en el punto de mira porque el inductor de los crímenes debió ser el imán de Ripoll, según los familiares de los terroristas, los bolardos no eran necesarios y el Ayuntamiento y la Generalidad preparan una manifestación a la que no va a ir la CUP, socios parlamentarios de Puigdemont y Junqueras, porque acusan al Rey y al capitalismo mundial de haber financiado los ataques. 

La barbaridad consiste en que ni el PDeCAT ni ERC, cuyos prebostes conversaban en pose distendida con Rajoy, Sáenz de Santamaría y el mismo Felipe VI en la Sagrada Familia, no han objetado nada.

No es la Generalidad ni sus altos cargos quienes van a chocar con el Estado, sino la ciudadanía, irremediablemente dividida, conmocionada y abandonada a su suerte porque tras los ataques el Gobierno se pliega a la exigencia de la Generalidad de que ni un solo soldado salga a la calle, estampa habitual en Londres, París y Berlín

Hasta la vida y la seguridad ciudadana son monedas de cambio en el tablero político español. Rajoy descarta sacar al Ejército y la Generalidad responde desmintiendo al ministro de Interior por medio de un comisario regional que insiste en que la Guardia Civil y la Policía Nacional no pintan nada en Cataluña.

(Edit. ld.) 


 SEPARATISMO ENFERMIZO Y MEZQUINO.


El separatismo es la enfermedad moral de Cataluña. No hay que engañarse con los actos unitarios de duelo público tras los atentados de Barcelona y Cambrils, porque apenas han podido tapar la pulsión segregacionista que se ha instalado en la política catalana. Las pruebas abundan hasta la náusea. 

El consejero Joaquim Forn hizo un balance público de víctimas en el que trataba como extranjeros a los fallecidos españoles no catalanes. Ni siquiera cuando se comparte la mano del verdugo han sido capaces de sentir un mínimo de comunidad con el resto de España. Los de la CUP han anunciado que no asistirán a la manifestación convocada contra el terrorismo si acuden el Rey o el Gobierno de la Nación

Nada se perderá con la ausencia de estos apologistas de la violencia antiturista y de otras violencias, pero sus condiciones demuestran cuál es realmente su podrida escala de prioridades, tan tóxica como su aportación a la vida pública de Cataluña, vital para los separatistas pues son ellos quienes marcan el ritmo y las exigencias.

La autodenominada Asamblea Nacional Catalana ha pedido que no se muestren condolencias con la exhibición de la bandera española. Retrato fiel del totalitarismo asfixiante de un nacionalismo, similar al de los años treinta del siglo pasado, que exige banderas para aceptar el pésame. Entre tanto, tropas libanesas ondeaban la bandera de España en una colina arrebatada al Estado Islámico como muestra de apoyo a nuestro país y de homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils. 

Nada de esto es anómalo, por desgracia, sino coherente con la pérdida de valores en parte de la sociedad catalana, que consiente ser gobernada por una clase política incapaz de adaptar su discurso a una masacre terrorista. No se puede esperar otra cosa cuando el mismo Carles Puigdemont confirmó que el proceso de separación no se vería afectado por los atentados. Cuando el responsable político llamado a liderar la respuesta ciudadana se comporta como un agitador insensible, la posterior cascada de insensateces viene sola.

Además, es imposible que el «procés» no se vea afectado por este golpe terrorista. Es imposible porque la Generalitat no puede abrir una brecha de confianza con el Estado del que forma parte cuando la vida de sus ciudadanos corre peligro por un islamismo extremista sólidamente asentado en su territorio, entre causas, por una política de llamamiento a inmigrantes no hispanohablantes.

 Y, en todo caso, si las autoridades catalanes quieren manipular la tragedia terrorista como una oportunidad de su agenda separatista, para copar todo el protagonismo ante la opinión pública internacional, que asuman también la responsabilidad de contestar a la pregunta del ministro del Interior italiano de por qué no se instalaron bolardos en las Ramblas.

(Edit. ABC.)

domingo, 20 de agosto de 2017

ESPAÑA: ESTADO DE DESHECHO

 (¿Qué pasaría, en un país normal, si los representantes de un partido político acusaran al Presidente de la República, o al Rey, si tienen monarquía, de financiar el terrorismo islamista?


Se lo digo. Detenidos. Y escupidos en la cara por la opinión pública.


En España no pasa nada. Eso sí, si a usted le ocupan ilegalmente su casa y aprovechando que los okupas han salido, cambia la cerradura, le detienen. 
Ya. Sin pérdida de tiempo.


Es el éxito del Estado de las Autonomías.)







 ESPAÑA: ESTADO DE DESHECHO.

Ni el PDeCAT ni ERC censuran que la CUP acuse al Rey de financiar los atentados de Barcelona y Cambrils.

(Pablo Planas/ld.)




 (Esto es para que no nos maten. ¿O tienen que subir a 3.000?)

¡¡¡Uno de los terroristas cobraba 2000 euros al mes y vivía en una vivienda de protección oficial!!!

La radicalización que experimentaron los integrantes de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils todavía es una incógnita. Lo que si está confirmado es que su propósito era perpetrar «uno o varios atentados» con los que hacer «bastante más daño». Aquí el perfil de los terroristas.

(ABC)

QUEDA GENTE DIGNA EN ESPAÑA

 (Queda gente digna en España.

 

 Los políticos, en su mayoría, deberían tomar ejemplo. 

 

Tal vez sea mucho pedir.)

 

 

 

Toros

Ferrera se niega a banderillear al pitarse en Bilbao la bandera de España.

 

Cuando Antonio Ferrera agarró las banderillas ante el quinto toro de Torrestrella, adornadas con la bandera de España, y brindó al público, se escucharon algunos pitos que bajaban de los altos de las galerías. 

Ferrera se sintió ofendido por lo que consideraba una ofensa a la bandera. A su sentimiento español. A España en España. Torció el gesto y se negó a banderillear

Devolvió los palos y su papel lo cumplió la cuadrilla. Después, los tendidos de sombra reaccionaron con una ovación cerrada. Como respuesta mayoritaria del sentir de la afición de Bilbao. (El Mundo)

 

ENEMIGOS DE ESPAÑA CON CARGO



 (Esta no tiene cargo. De momento.)




 ENEMIGOS DE ESPAÑA CON CARGO.

(Rufián, amigo de Otegui y del separatismo antiespañol.)

'SABADO DELUXE' (TELECINCO)

La implacable Montse Suárez destroza en un bestial minuto al amigo 'Rufián' de Otegui.


"Señor Rufián, la verdad es que no le he visto ninguna foto con ninguna víctima del terrorismo, con Otegui así de veces, condenado por ser miembro de una organización terrorismo".

Juan Velarde, 16 de julio de 2017.

Suárez, desde el inicio de sus intervenciones fue muy clara y directa a la yugular de Rufián:

Usted el pasado miércoles no estaba en el Congreso de los Diputados cuando se hacía el minuto de silencio por el asesinato de Miguel Ángel Blanco hace 20 años. Le tengo que recordar también que usted y sus compañeros del grupo de ERC vetaron junto con Bildu una declaración institucional que condenaba toda forma de terrorismo. Todos sabemos de qué pie cojean todos ustedes cuando se habla del terrorismo de ETA. 

ERC siempre ha estado muy cerca de la organización terrorista ETA. Ya lo estuvo Carod Rovira, vicepresidente de la Generalitat. Señor Rufián, la verdad es que no le he visto ninguna foto con ninguna víctima del terrorismo, con Otegui así de veces, condenado por ser miembro de una organización terrorismo. Sus actos propios le delatan, ¿qué pasa? ¿le dolía la tripa? ¿por qué se ausentó usted el miércoles pasado durante el minuto de silencio?

La respuesta de Rufián, ante la falta de argumentos para responder a la letrada, fue todo un vómito:

Yo la entiendo porque forma parte de la derecha más reaccionaria, de la caverna que intenta vincular a todo aquello que no forme parte del PP con la ETA. Es decir, todos los que no votamos al PP somos la ETA. Aquí hay mil y pico víctimas y no sólo una.

 (Periodista Digital/Telecinco.)

HORAS TRISTES.


 (El articulista no se atreve a decirlo. Por el motivo que sea. De todos modos, el lenguaje de un periódico de papel- y uno importante, como ABC- no es el mismo que el lenguaje de un blog.


Tal vez por eso yo diré lo que él no dice. Creo que tengo el deber de decirlo. O sea, no mentir en asuntos de tanta importancia. Por aparentar progresismo maloliente.


Las televisiones a las que se refiere el articulista, no pueden ser otras que la Sexta, la Cuatro o TV3.


El tertuliano que menciona sólo puede ser un rojo de m. (sección podemita, sanchista, la CUP y similares) que odia a España. ¡Es tan cómodo insultar y despreciar a España, en España! Carecen de patriotismo.


Naturalmente, esto no pasa en Inglaterra, como dice el articulista. Porque allá, incluso la izquierda, no es tan miserable y despreciable como la de aquí. Y la derecha, de aquí al menos, es cobarde, mediocre y acomplejada.


Esta rebaño dirige el país. O sea, España.


PD. No hay que dejarse llevar por la tristeza. Hay que levantar el ánimo y hacer algo para defender España de esta chusma antiespañola. Que, encima, se cree moralmente superior. ¡Tiene perendengues la cosa!)


(HABLANDO DEL REY DE ROMA.)

La CUP llama hipócrita al Rey y le acusa de financiar el terrorismo islamista.

La diputada Mireia Boya afirma que no irán a la manifestación contra los atentados convocada el 26 si acuden Rajoy o Felipe VI. (ld)




HORAS TRISTES.

TRAS el golpe de dolor de los atentados de Cataluña llega ahora la tristeza añadida de observar varias anomalías específicamente nuestras. He vivido en Inglaterra toda su ola de matanzas islamistas. El cierre de filas, el patriotismo, fueron absolutos. Siento decir que jamás escuché allí en televisión alguna nada remotamente parecido a lo que vi en la tarde del viernes en una de esas cadenas españolas al rojo vivo.

 Con la herida de las Ramblas y Cambrils todavía abierta en canal, un tertuliano se aprestaba a recalcar que «España es una gran exportadora de armas». Su mensaje implícito venía a ser que si nos matan es porque algo hacemos mal… Nadie dio réplica allí a tan atroz argumento. Nadie criticará tampoco en alto al grupo mediático de ideología variable que da cobijo a tales disparates que van minando a diario la cordura del país, porque el empleo escasea y la vida es larga, y quién sabe si un día necesitaras su favor para mantener el condumio, o para arañar unos votos… 

Por supuesto en esas televisiones lo sucedido en Cataluña es solo «terrorismo», sin especificar, jamás yihadista o islámico, pues sería vulnerar la corrección política.

El presidente de la Comisión Islámica de España, el señor Ryai Tatari Bakry, es un hombre de apariencia serena, razonable y occidental. En una entrevista en un periódico disculpa el extremismo que se predica en casi doscientas mezquitas españolas, germen que calienta los cerebros de jóvenes musulmanes suburbiales, que luego se lanzan a una violencia de espita religiosa: «El salafismo puede ser una doctrina un poco radical, pero no es lo mismo radicalismo que radicalidad violenta. Radicalismo es cuando alguien se agarra a lo suyo pero no hace daño a nadie». Demoledor. Según la teoría de este ponderado líder musulmán, predicar el explícito rechazo a los valores occidentales, la sumisión de la mujer y el rigorismo medieval de la sharia no tiene consecuencia práctica alguna, viene a ser algo así como promover la sardana o la muiñeira.

Los medios españoles destacan ampliamente la colaboración de los Mossos y Guardia Civil, lo cual revela el grado de degradación del Estado que hemos alcanzado: se aplaude como algo extraordinario que ante una gravísima ofensiva terrorista en la segunda ciudad de España las Fuerzas de Seguridad cooperen y no se torpedeen.

La primera víctima identificada de los horribles asesinatos de las Ramblas ha resultado ser Francisco López Rodríguez, de 57 años, tornero de profesión, que paseaba por allí disfrutando junto a su mujer, Roser, y otros familiares, entre ellos un sobrino nieto de tres años al que mataron. Francisco, Paco para los suyos, vivía en Rubí, a las afueras de Barcelona, pero había nacido en Lanteira, pueblo granadino de 700 habitantes. Su familia emigró en los setenta, buscando oportunidades en la España próspera, y se quedaron para siempre en Cataluña, su tierra. 

Cataluña se ha forjado con millones de historias similares. Pero hoy una obsesión xenófoba, que auspician hasta algunos hijos y nietos de aquellos emigrantes, postula como bueno algo tan delirante como que Barcelona y Granada sean países diferentes. Apena tanto asistir a nuestra galopada a la decadencia.

(Luis Ventoso/ABC)

MALLORQUÍN, NO CATALÁN.


 (A pesar de la estúpida mediocridad de la mayoría de los políticos, los ciudadanos rechazan la absurda e injusta imposición catalanista.

 Esperemos que lo tengan que pagar algún día.


PD. Vean la gramática mallorquina de Amengual de 1835. ¿Cómo se explica que un dialecto tenga una gramática anterior a la supuesta lengua madre, la catalana? No se explica. Mienten como bellacos. El mallorquín no es un dialecto del catalán.)












HABLAMOS MALLORQUÍN, NO CATALÁN. (A pesar de los políticos de...)

El 70% de los baleares, contra el término 'catalán' para referirse a su lengua'.

(El Mundo/Baleares.)




 (Esta es la primera gramática catalana, publicada en 1912, en castellano, por Pompeyo Fabra. En posteriores ediciones en catalán, Pompeu Fabra.)

PUIGDEMONT/COLAU Y LOS BOLARDOS


 

 

 

 PUIGDEMONT/COLAU Y LOS BOLARDOS.

 

El Gobierno italiano: «Asombra que la Rambla no estuviera protegida».

Gran experto en terrorismo el ministro de Interior ordena reforzar la seguridad.




ATENTADO EN BARCELONA

Colau y los Mossos esquivaron el consejo policial de poner bolardos.



ATENTADO EN CATALUÑA.

La Generalitat utiliza el atentado para hacer campaña del 'procés'.

(Daniel G. Sastre./ElMundo/20/Agosto/2017.) 

 

 

 

La Generalitat separa entre ‘víctimas catalanas y españolas’ como si tuvieran nacionalidad distinta.

La Gaceta.




Puigdemont: ‘Una Cataluña independiente tendrá todos los instrumentos para luchar contra el terrorismo’.

La Gaceta.




(La peligrosa histeria buenista.)


14 muertos y más de 130 heridos. Barcelona y Tarragona acaban de sufrir un golpe sangriento a manos de radicales islámicos. ¿Y qué hace la alcaldesa Ada Colau?
 



Gasta 100.000 euros de dinero público en un "observatorio contra la islamofobia", con el fin de prevenir insultos, agresiones y ataques a los musulmanes.

(HazteOír.)