sábado, 29 de octubre de 2011

CLERÓFOBOS Y SOTANAS




CLERÓFOBOS Y SOTANAS.







Leo en la prensa diversas críticas al Obispo de Mallorca, y a la Iglesia, en general, por haber ‘entrado en campaña’. Resulta que no solamente dice a sus feligreses que sean buenos y que vayan a misa. Recuerda, por ejemplo, la importancia del mantenimiento (o no demolición) de la nación española. O que no es aconsejable votar opciones separatistas. Esto ha provocado las iras de los socialistas, que han dicho que esto recuerda a ’la España de antes’. Otros, socialistas o no, han dicho que la Iglesia se entromete, ilegítimamente, en cuestiones exclusivamente políticas. Que le corresponden tareas, exclusivamente espirituales.


Veamos la primera crítica. Es la más absurda. Recordar que el mantenimiento de la Constitución española (recuerdo que es una Constitución democrática), es un bien a defender, no es ni franquismo, ni fascismo, ni ‘la España de antes’, ni otras idioteces socialistas.



Artículo segundo de la Constitución española:

 ‘La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas’.


No merece la pena seguir, de modo que pasaré a la segunda crítica. Se dice que la Iglesia Católica debería centrarse, exclusivamente, en cuestiones espirituales. Al haberse entrometido en cuestiones ‘exclusivamente políticas’, ha actuado de manera ilegítima.



Imagino que, para estos críticos, la labor de Caritas y sus comedores sociales debe ser una ilegítima interferencia socio-económica. Si es que la Iglesia debe centrarse en fines ‘exclusivamente espirituales’. Porque invitar a chorizo con huevos fritos no parece una labor ‘exclusivamente espiritual’. ¿O sí?


¿Es acaso la demolición (anticonstitucional) de España por los separatistas, con la colaboración socialista, algo bueno para la gran mayoría de los españoles? ¿Estaremos mejor si así sucede? ¿Y debe callarse la Iglesia si cree que algo es perjudicial para los cristianos en particular y los ciudadanos en general?


¿Por qué algunos párrocos de Mallorca han desobedecido al Obispo y han decidido no leer en las misas la nota elaborada por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española?


¿Habrían hecho lo mismo si se hubieran cantado loas a Cataluña, al catalanismo y al peligro de desaparición de la sacrosanta lengua catalana? Me temo que no. Y esto no es política. Esto es espiritualidad pura y dura.


Señoras y señores todos, cristianos, ateos y medio pensionistas, el lenguaje del rojerío hace años que se ha impuesto en los medios de comunicación y en el lenguaje cotidiano. Una de falsedades políticamente correctas es la de identificar ‘España’ con el franquismo. De ahí las críticas socialistas al Obispo de ‘volver a la España del pasado’. Es decir, a la España de Franco. Como si defender la unidad (no la uniformidad de España) no fuera una exigencia democrática y constitucional. Pero el lenguaje políticamente correcto impone su influencia. Y mucha gente traga para que no le digan que es un ‘facha’. Otra estupidez que asusta al que quiere asustarse.



Pero la rendición no es absoluta. Ni mucho menos. Denuncio la impostura de los críticos. Ni apelar a ‘España’ es volver al franquismo (aunque López y cía lloren en TV y se abracen con los amigos de los asesinos), ni la tarea de la Iglesia es vivir al margen de lo que sucede en la sociedad y lo que afecta a las personas.



¿Qué dirían estos mismos que la critican, si la Iglesia pasara olímpicamente de la realidad social y se centrara, exclusivamente, en lanzar mensajes espirituales? Lo imagino.



Hablando de imaginar. ¿Se imaginan a los imanes, y demás autoridades religiosas islámicas, recomendando el voto para alguien y que los socialistas (estoy viendo a Zapatero) se subieran a la parra? Claro que no. Callarían como muertos. Y lo mismo harían sus compañeros de viaje. Rectifico, no callarían como muertos. Dirían que hay que ser tolerante y que hay que respetar las legítimas opciones de cada cual. ¿Les suena? Para los sordos, recuerdo las viñetas satíricas en Dinamarca.


Usted mismo, que ya es mayorcito.


Sebastián Urbina.









4 comentarios:

Anónimo dijo...

donsebas,

Aqui se permite dar cancha a cualquiera siempre y cuando apoye PSOE. Ahí está la plataforma PAZ, los de la Zeja, Tojo y Méndez, alias Tocho y Mocho... esta gentecilla dice lo que está bien y lo que está mal, lo que el gobierno tiene o no que hacer y nadie les quita legitimidad. ¿ Qué pasa entonces con la ICAR ? ¿ Quieren estos liberticidas acaso que calle porque a ellos les da la real gana ?

Un saludo.

Sebastián Urbina dijo...

De acuerdo. Saludos.

C S Peinado dijo...

La iglesia esta jugando a llevarse bien con todo el mundo y eso no puede ser. No puede ser que en el País Vasco y el Cataluña ensalze el terrorismo y el nazionalismo mientras el resto dela Conferencia Episcopal apoya un mensaje proespañol.

Primero deben de poner orden en su casa y después manifestarse para poner orden en la de los demás, de lo contrario se les ve el plumero y claro, no se entiende su mensaje en una España tan polarizada, fragmentada y atocinada tras siente años de nefasto gobierno sucialista.

Anónimo dijo...

CS Peinado,

Considero que las posturas de "algunos" obispos (a sensu contrario véase Munilla, con un par bien puestos) están alejadas del evangelio. Pero eso NO se corresponde con una ESTRATEGIA GLOBAL de la ICAR en España. Por contra, los partidos, sindicatos y otros muchos colectivos no tienen el menor empacho en llevar doble vara y poca gente les afea la conducta.

Saludos