martes, 4 de diciembre de 2007

SIGUE EL DESASTRE EDUCATIVO



4/12/2007.





SIGUE EL DESASTRE EDUCATIVO.

El informe PISA que la OCDE elabora a partir de exámenes realizados a alumnos de quince años de numerosos países (más de 60 en la última edición) es la principal referencia sobre la calidad de la enseñanza. Los resultados de PISA/2003 ya situaban a España en la cola de la OCDE en lectura, matemáticas y ciencia.

El informe PISA 2006 dice que seguimos por debajo de la media de los países de la OCDE. Cataluña y el País Vasco, que siempre obtenían buenas posiciones en comparación con el resto de España, bajan a los puestos último y penúltimo en comprensión lectora.

Informe PISA/ 2003. Comprensión lectora (481)
Informe PISA/ 2006. Comprensión lectora (461)
Informe PISA/2003. Matemáticas. (480)
Informe PISA/2006. Matemáticas. (485)
Informe PISA/2003. Ciencias. (487)
Informe PISA/2006. Ciencias. (485)




El desastre educativo está fuertemente relacionado con la pérdida de una serie de valores que son fundamentales para el buen funcionamiento de la enseñanza. Por ejemplo, pérdida de autoridad del maestro, que se manifiesta en la falta de respeto de muchos alumnos, lo que incluye insultos e incluso agresiones físicas. En el mejor de los casos hay un insuficiente respaldo a los profesores por parte de la mayoría de las direcciones de los centros educativos. Lamentablemente, un alto porcentaje de padres da la razón, por norma, a sus hijos frente a los profesores. En ocasiones les desautoriza delante de sus hijos. También hay agresiones verbales e incluso, aunque en menor medida, agresiones físicas.

No debe sorprender que haya, aproximadamente, un 15% de profesores que están de baja por depresión o que trabajan en condiciones psíquicas inadecuadas, por la grosería y el menosprecio de una parte del alumnado. En estas condiciones, 'enseñar' es una farsa. Trágica, pero farsa.

Otra razón, vinculada a la anterior, es la sobreprotección de buena parte de los padres hacia sus hijos. Esta nefasta actitud, facilita la niñez perpetua de sus hijos, su conversión en pequeños dictadores y la creciente dificultad para aceptar la disciplina, el trabajo y el esfuerzo. No por casualidad ha aumentado, espectacularmente, el número de hijos que insultan y pegan a sus padres. A pesar de que estas situaciones suelen esconderse.

Finalmente, la noción de mérito' ha sido, en el mejor de los casos, minusvalorada. La estúpida visión progresista (falsamente progresista, en realidad) afirma o sugiere que 'todos somos iguales'. Pero esto es falso. Solamente en las sociedades democráticas somos iguales ante la ley. Pero, por ejemplo, no somos iguales en saber. El falso igualitarismo perjudica el esfuerzo y el mérito. Empuja a los mejores alumnos a disimular su mayor capacidad para no sufrir las risas o el sarcasmo de los peores alumnos. Hay profesores, progres, que están de acuerdo con este falso y estúpido igualitarismo. Imagino que también habrá padres a favor. Estas bobadas son como los virus. Se extienden a gran velocidad.


Además, los colegios privados mejoran en 38 puntos a los públicos.



Y no hablemos de los 'territorios comanches'. Van de mal en peor, como ya recogen los informes PISA. Su estúpido fanatismo ya ha repercutido negativamente en las jóvenes generaciones. Los nacionalismos periféricos son el cáncer de la sociedad española con el permiso de este gobierno de progreso sin regreso. El terrorismo es una de las expresiones (la peor) del nacionalismo. Así lo dijo Arzallus. '
Unos mueven el árbol y otros recogen las nueces'.


Nuestro amado Presidente dice que este desastre educativo es culpa de los padres. ¡Qué desastre de Presidente!¡Seguramente estaba pensando en si mismo! Pero los profesores, en general, culpan del fracaso educativo a la herencia de la LOGSE y critican a los padres por ser excesivamente permisivos con sus hijos.

Al respecto dice el académico Francisco Rodriguez Adrados: 'Suspender a un alumno es hoy un acto heroico por parte del profesor. Cuando esto ocurre vienen los padres, gritan ...'


Para los que, todavía, tengan dudas, les recomiendo
'Panfleto antipedagógico' de Ricardo Moreno.

Sebastián Urbina.

1 comentario:

Iván C. dijo...

Qué desastre...

Es tan preocupante ver la situación educativa que no sabría por donde empezar a dar versión alguna sobre la terrible repercusión que significan estos datos para España. Lo veo como perder parte de lo edificado en una casa.

La exigencia de cambios drásticos tiene una relación evidente con el momento de su percepción directa. Como no tiene incidencia a corto plazo (como la inflación o el paro) no vemos el peligro de estos indicadores tan determinantes a medio y largo plazo pero es algo de lo que es redudante señalar que nos afecta muy seriamente. Parece que no todos los que nos veremos afectados somos conscientes de ello.

En una ocasión escuché a un charlatán que hacía las veces de profesor que hablaba del problema educativo español señalando la "suerte" que teníamos quienes asistíamos a su seminario, ya que en un plazo medio de tiempo no habría suficientes profesionales jóvenes como para garantizar el relevo generacional, por lo que podríamos demandar más dinero y mejores condiciones laborales por nuestros servicios. El tipo en cuestión envidiaba no ser más joven para poder disfrutar una noticia tan terrible, tan preocupante, tan desmoralizante como esta.

Ahí queda esta anécdota, mínima ante el problema pero a la vez creo que representativa de la gravedad de un problema con una solución que exige más de lo que la sociedad actual está dispuesta a ofrecer.

A muchos kms. de España, saludos Sebastián.