martes, 16 de agosto de 2016

¡ENTÉRENSE ATONTADOS!


 (Esto es sólo el principio. Lo que pretenden es sustituir nuestra cultura por la suya. Si no se para esta invasión, dentro de pocos años la cultura dominante será la suya. Y usted- mujer- tendrá que vestir así o será marginada. Y no podrá utilizar signos externos que ellos consideren ofensivos. Pero ellos sí podrán.


Imagino que se ríe. Lo siento. Creo que, si es así, se equivoca dramáticamente. Sólo piense en las tasas de fecundidad.  Luego piense si la cultura islámica actual se caracteriza por la tolerancia. ¿Cuántos atentados terroristas se han realizado en los últimos diez años en nombre del cristianismo o del budismo? ¿Y cuántos en nombre del Islam?


No sería la primera vez que una sociedad se suicida. Si no defiende sus valores, o no los tiene o su cobardía merece que les invadan. Como así ha sido en la historia de la humanidad.


No sea como la mayoría de los políticos. Al menos, piense por sí mismo. Y recuerde, la cobardía no sirve para nada. Y la cesión sin contraprestación, tampoco.

¿Recuerda lo que ha pasado, en España, con  los separatistas catalanes? El PP y el PSOE siempre han cedido para calmar y contentar a los separatistas. Fracaso total. Solamente los burros de dos patas no aprenden la  lección.)







 ¡ENTÉRENSE ATONTADOS!

El fracaso del multiculturalismo

Norteafricanos y locales se enfrentan en Córcega por un burkini.

Carlos Esteban (La Gaceta)


Ya no se trata de terrorismo, ni siquiera de ataques unilaterales, sino de un enfrentamiento abierto. En Sisco, en la isla francesa de Córcega, los enfrentamientos entre inmigrantes musulmanes y locales dura ya dos días y ha causado varios heridos y tres coches quemados y el temor de que esto sea solo el principio.






 POR QUÉ HAY QUE PROHIBIR EL BURKINI.

Primero Cannes y después otros dos ayuntamientos franceses han prohibido el burkini, una prenda que el fundamentalismo islámico quiere extender ahora por los países occidentales. Y que los países occidentales debemos prohibir.

Pero no por las 3 razones dadas por el ayuntamiento de Cannes. No por secularismo, eso nos obligaría a impedir la exhibición de todos los símbolos religiosos en los espacios públicos. Tampoco por higiene, eso también nos llevaría a varias decenas de prohibiciones. Ni siquiera por orden público, a pesar de los incidentes de estos últimos días en Córcega, igualmente podríamos prohibir las discotecas o el alcohol, si fuera por eso.

Debemos impedir el uso del burkini en los países libres porque atenta contra la libertad y la igualdad de las mujeres. Lo explico hoy en mi artículo de papel en ABC (más abajo), el burkini no es una mera vestimenta que las mujeres pueden elegir libremente como lo hacen quienes optan por el bikini. No, a diferencia de las mujeres que visten bikini, las musulmanas de familias fundamentalistas no tienen la libertad de elegir sino la imposición de vestir el burkini. Y la desigualdad de ser obligadas a tapar sus cuerpos mientras los hombres pueden mostrarlos. 

Lo increíble es que una buena parte del feminismo, el de izquierdas, siga con la habitual relativización de esta prenda por aquello de que sería una opción respetable de mujeres de otra religión y cultura. Como el bikini… Cuando es, como bien ha dicho el alcalde de Cannes, “el uniforme del fundamentalismo islámico”, y añado, el uniforme para mujeres que expresa públicamente su ausencia de libertad y de igualdad. Totalmente incompatible con los valores, libertades y derechos de los países democráticos.
 
(Edurne Uriarte/ABC)