lunes, 10 de octubre de 2005

NOTICIAS COMENTADAS (23)

Leo (Periodistadigital.com/7-10-2005/) que el editor de una revista afgana de la defensa de los derechos de la mujer, ha sido detenido y encarcelado en Kabul, a petición de un asesor religioso de la Presidencia y bajo la acusación de difundir material antiislámico, según informaron hoy fuentes oficiales ... Según Baluch (asesor religioso del Presidente Karzai) uno de los artículos criticaba el castigo de cien latigazos por adulterio, previsto por la 'sharia', la ley islámica. El otro artículo afirmaba que renunciar al Islam no es un crimen. Baluch considera que ambos artículos atacan directamente los principios del Corán'.

No nos metamos donde no nos llaman. Si les gusta dar latigazos (otra cosa es la que los recibe) les tenemos que respetar. Ahora bien, la Alianza de Civilizaciones tiene sus exigencias, más duras de lo que la gente cree. El Presidente Rodriguez, reunido con la venerable señora de la Vega, han decidido recomendar que, mientras se dan los latigazos, un talibán diga (cada diez latigazos), 'lo sentimos'. Por algo se empieza. Koffi Anan ha felicitado calurosamente tal aportación.

Recuerden que el Presidente Rodriguez ya dijo que debíamos respetar lo que exijan Cataluña, País Vasco y Galicia, porque tienen 'una fuerte identidad'. No como otros. Y si la tienen los españoles, no vale. Las enseñanzas del Presidente podrían resumirse en esta pregunta ¿Cómo podemos creer- blancos insensatos- que es mejor no dar latigazos a una mujer adúltera, que dárselos? Nadie es mejor que nadie. Nadie tiene razón. Todo vale. Sonría, por favor.

Sebastián Urbina.

2 comentarios:

verdadyanonimato dijo...

Deduzco que el culpable de los latigazos es, directamente, Zapatero.
Al margen, creo que en el primer mundo nos falta "ponernos en los zapatos" del tercer mundo a la hora de ayudarles a vencer sus atrasos sociales y económicos.
Su post me ha servido de base al mío.

Sebastián Urbina dijo...

No, el culpable directo es el que da los latigazos. Luego hay muchos indirectos. Primero, sus dirigentes y, en segundo lugar, los dirigentes occidentales que 'comprenden' otras tradiciones. Curiosamente, la tradición india (Asia) de quemar a las viudas, cuando había muerto el marido, desapareció cuando las viudas tuvieron posibilidad de elegir. En eso quedan muchas tradiciones.
Sí, pero no siempre basta la buena intención, aunque sea muy importante. Por ejemplo,el famoso 0'7 de ayuda al tercer mundo no es la mejor solución. Mucho mejor sería que no se mantuvieran (por Gobiernos y sindicatos, incluso los autocalificados 'de izquierdas') aranceles proteccionistas que no permiten que los países pobres puedan vender sus productos. Esta sería una magnífica ayuda para su propio desarrollo. Mucho más que las subvenciones, que deberían ser puntuales, para objetivos concretos y dando cuenta de los resultados. Esto les refuerza su propia dignidad. No las limosnas.