martes, 20 de julio de 2010

BOTELLÓN (BALEARES)











Que el 82 por ciento de los ciudadanos estén en contra del botellón revela hasta que punto esa costumbre juvenil enquistada en los usos sociales resulta repulsiva para la ciudadanía. Y no se trata, como se ha reiterado, de respetar la libertad de reunión sino de comprender que no existen derechos absolutos en un estado de derecho y que un derecho limita exactamente con el derecho de signo contrario, tan o más- en este caso, más- respetable y digno de protección. El botellón ha sido resuelto sin mayores problemas en otras ciudades españolas sin inventar nada excepcional: haciendo, simplemente, cumplir la ley. No hace falta más. (LB)
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXx


PROGRESO Y BOTELLÓN.

Lo que muestra, una vez más, que los políticos (en general) aplican la ley en unos casos y no en otros. Es una ilegalidad, una vergüenza y una muestra de desprecio hacia los ciudadanos. Si imaginan que aplicar la ley les causará problemas, evaden su responsabilidad y dan largas al asunto. ¿Se acuerdan de famosos casos en que los papeles duermen en una cajón, durante años, sin que la Fiscalía o el juez actúen?. Dicen malas lenguas que eso pasó con el 'caso Faisán'. Y no es el único. ¿Y se acuerdan de otros casos en que actúan a toda velocidad?
Pues algo parecido. Mientras tanto, los ciudadanos tienen que sufrir las consecuencias. Por ejemplo, los pisos, en el Paseo Marítimo, se venden con una caída del 50% en el precio.


Y, encima, hay que pagar religiosamente los impuestos. Lo de 'religiosamente' lo he dicho sin intención de ofender.
¡Qué bajo ha caído nuestra democracia!

1 comentario:

filosofo dijo...

D. Sebastián,

Que no, hombre que no !! ahi va una jaculatoria progresista (se ha de repetir incansablemente hasta que uno la siente como propia). Repitala 3 veces antes de comer y una despues de la cena:

<\b>¡ Tenemos la generacion de jóvenes más preparada de la historia !


Saludos

PD. y el que no se lo crea que reviente ! hombre ya !