domingo, 9 de octubre de 2016

VIOLENCIA E IDEOLOGIA








VIOLENCIA E IDEOLOGÍA.


En 1996 la policía se presentó en una cabaña, en el Estado de Montana, y detuvo a Theodore Kaczynski, conocido como Unabomber. Se había dedicado, desde 1979, a enviar paquetes bomba a personas destacadas en la consolidación y perpetuación del sistema. O sea, de la sociedad capitalista. Consiguió que algunos de los periódicos más importantes de USA publicaran su ‘Manifiesto’. En algunos de sus párrafos, dice:


‘.. Abogamos por una revolución contra el sistema industrial... Tan sólo somos capaces de bosquejar las medidas generales que deben tomar quienes odian el sistema industrial... Su objetivo no será acabar con el gobierno, sino con la base económica y tecnológica de la sociedad’.

Fijémonos ahora en una de las frases del libro ‘Educación para la Ciudadanía’, de C. Fernández, P. Fernández y L. Alegre, editorial Akal. Por supuesto, no pretendo decir que compartan las actitudes violentas de Unabomber. Pero si dejamos aparte la violencia, ambos coinciden en algo. Están aterrados ante el gran peligro que representa el sistema capitalista. Dicen estos autores:



"El capitalismo es como un tren sin frenos que se acelera cada vez más. Camina, sin duda, hacia el abismo’.

¡Es terrible! Tal vez los jóvenes (y no tan jóvenes) griegos pensaban en algo parecido cuando descargaron su rabia contra casi todo. A las 20.00 horas del sábado 6 de diciembre de 2008, un grupo antisistema atacó violentamente un furgón de la Policía en Atenas en el barrio de Exarchia. Uno de los agentes del furgón atacado respondió lanzando una granada de humo, y otro realizó tres disparos de advertencia, según informó con posterioridad la Policía griega. La versión del agente es que realizó dos disparos al aire y el tercero al suelo. Habría sido esa bala la que rebotó e impactó en el pecho de Andreas Grigoropoulos, de 15 años de edad, y la que le provocó la muerte horas después en el Hospital.  

Pero la cuestión a tratar es el de la llamada ‘violencia antisistema’. Es decir, tratar de entender los destrozos, cócteles Molotov, incendios, saqueos y ataques a la autoridad. ¿Lo hicieron por el joven muerto? Se habla, también, del malestar por las reformas económicas, de las inseguras perspectivas laborales de los jóvenes y de la corrupción política. ¿Fue, también, por esto o hay más?


A mediados del siglo XIX, el marxismo era la ideología revolucionaria más arraigada y con mayor influencia. Pero a pesar de los vaticinios de Marx y a pesar de la alienación (real o supuesta), la mejora de las condiciones materiales (que ya se hacían visibles a finales de siglo) facilitaron el avance del reformismo. Aunque, en su momento, Eduard Bernstein (el llamado padre del revisionismo) fuese derrotado y Lenin saliera victorioso.


Pero el reformismo no es tan apasionante ni divertido como la revolución. A pesar de que el ‘socialismo realmente existente’ ha sido derrotado por los hechos, la ideología revolucionaria y anticapitalista sigue diciendo las mismas peligrosas tonterías, como si no hubiera pasado nada. Como si el comunismo no tuviera más de cien millones de muertos sobre sus espaldas. Pero sigue habiendo oyentes apasionados que hacen oídos sordos a lo que no interesa escuchar.


Y no se trata solamente de ‘jóvenes airados’. El teólogo de la liberación, Leonardo Boff ha dicho, por activa y por pasiva, que todos los males se deben al capitalismo. Y que la liberación consiste en la supresión del capitalismo. ¿Cómo se consigue? Mejor no concretemos.


Pasemos al variopinto mundo de los antiglobalizadores. Aquí hay de todo. Jóvenes, viejos, sindicalistas, ecologistas, artistas y un multicolor repertorio de enfurecidos antisistema. Por supuesto, los hechos tampoco interesan. Por ejemplo, los países pobres lo serían, dicen ellos, a causa de la malvada mundialización. Pero ¿cómo se explica que Burundi y Tanzania sean pobres y Bostwana y Swazilandia no lo sean? Porque las dos últimas naciones se abrieron al malvado comercio internacional. Por supuesto, no basta abrirse al mundo para salir de la pobreza. Pero no se puede salir de la pobreza encerrándose en sus fronteras, e interviniendo políticamente en el mercado. O sea, rechazando la liberalización económica. Por el contrario, véanse los positivos resultados de la liberalización económica en China y la India.


En fin, hablando de números. Como dice Johan Norberg, entre 1965 y 1998, el ciudadano medio del mundo ha multiplicado casi por dos sus ingresos, de 2.497 a 4.839 dólares ... El repunte ha sido aún superior en el 20% más pobre del mundo, que en ese mismo periodo pasó de 551 a 1.137 dólares de promedio de renta, o sea, más del doble.


Esto se ha conseguido con el malvado capitalismo. ¿Qué pueden ofrecer los antisistema? Ideología. Y en muchos casos, violencia. ¿Por qué violencia? Porque la frustración la favorece. Llegan a creer sus propios sueños. Pero estos sueños nunca se materializan. Entonces, intentan acelerar el proceso. Quieren hacer de partera de la historia. Sin embargo, los resultados son decepcionantes. Más pobreza y violencia. No hay propuestas positivas que tengan sensatez y factibilidad porque rechazan el reformismo. Quieren ‘darle la vuelta al calcetín’. Una solución radical. Y ya conocemos los resultados.


Pero no se trata sólo de la economía capitalista, malvada y opresora. También lo es la cultura. La cultura es, para mucha gente de izquierdas, un gran sistema represivo. No es casual que el pensamiento de izquierdas haya tendido a ‘comprender’ (y en ocasiones a justificar) los comportamientos delictivos. De ahí que muchos vean en la violación de normas, ‘actos de resistencia’ ante la opresión. Porque, dicen, el ‘verdadero’ culpable sería la sociedad capitalista. Esta ‘comprensiva actitud’ cubre desde los terroristas a Bonnie and Clyde.

Así lo creen muchos y no necesariamente analfabetos. Michel Onfray, dice en su ‘Antimanual de filosofía’: ‘Es verdad que el esclavo ha existido siempre, y no solamente a partir del momento en que el capitalismo liberal tomó las riendas del destino de Occidente y más tarde del planeta’. 

 ¿Se unirán, los antisistema, a las tropas de Espartaco? ¡Esclavos, a las barricadas!

Sebastián Urbina.

(Publicado en ElMundo/Baleares/7/Octubre/2016.)