sábado, 22 de octubre de 2016

RECORDATORIO: BIPARTIDISMO ESPAÑOL.







RECORDATORIO: BIPARTIDISMO ESPAÑOL.



Llevamos unos cuarenta años de políticas- PP y PSOE- que no han solucionado los grandes problemas que nos aquejan. Hay varios, pero sólo mencionaré uno. El proceso independentista catalán, que puede trasladarse al País Vasco si tiene éxito. Éxito en la ruptura porque, si se produjera, provocaría un gran perjuicio- y no sólo económico-  a Cataluña y España.

Resumiendo, y al resumir se simplifica algo y se dejan cosas en el tintero. El Partido Popular ha destacado por su cobardía. Cobardía política. Y ya se sabe lo que se puede esperar de un cobarde. Bajadas de pantalones. Con otras palabras, renuncias y dejaciones inadmisibles y perjudiciales. Pero la cobardía tiene eso.

El PSOE no es un partido cobarde, como el PP. Es un partido enfermizamente sectario. Esto ha facilitado sus decisiones equivocadas, absurdas e, incluso, perjudiciales para su propio partido. Y también para España. Sólo un ejemplo entre cientos. Nuestra Presidenta Armengol votó en contra de la unidad de España ante una propuesta, en tal sentido, de Xavier Pericay, de Ciudadanos. Eso el Partido Socialista Obrero Español.

De esta, y otras maneras, han podido medrar más fácilmente los enemigos de España. Con los que, la Presidenta Armengol, va cogida del brazo. Y no es la única. Recientemente, Pedro Sánchez ofrecía más 'encaje' a los separatistas catalanes.

Lo dramático es que los que anuncian la solución de nuestros males, Podemos y sus marcas, son peores que PP/PSOE. Cuesta creer que puedan ser peores, pero no tenga ninguna duda. Son claramente peores. Habría que ser muy burro para machacarnos más de lo que ya lo estamos, apoyando a estos 'indignados' con mentalidad totalitaria.

¿Se puede salir del pozo? Se puede. Pero no será a corto plazo. Confío en la reserva de energía de parte de la sociedad civil. Lo que supondrá, entre otras cosas, acuerdos para levantar el país. O sea, España. Ya no valdrá, como excusa, el odio al enemigo de derechas, del que se vanaglorian los socialistas. Con las excepciones de rigor.

 En otro caso, en un plazo de pocas décadas seremos una versión de los Balkanes. Con o sin violencia. Nunca se sabe por adelantado.