lunes, 31 de octubre de 2016

PATÉTICO SÁNCHEZ








PATÉTICO SÁNCHEZ.

El fracasado ex secretario general del PSOE está dando un espectáculo verdaderamente bochornoso, apenas hay día en que no exhiba su mediocridad y las carencias de todo tipo que le han llevado a donde sin lugar a dudas se merece estar, en la mera marginalidad política.

El pésimo candidato que el pasado 26 de junio dejó al PSOE en la mitad de los diputados que consiguió Zapatero en 2008 pretende volver al primer plano y reconquistar la Secretaría General de su partido. Ya se ha puesto manos a la obra: así, ha abierto una web, cursi a más no poder, en la línea sentimentaloide de su referente ZP, en la que promete "dedicar todo su esfuerzo para que la militancia vote y se subsane el error que ha cometido la gestora", y que al parecer ha sido atacada en la noche de este mismo domingo, mientras La Sexta emitía una entrevista que le practicó el también salvador Jordi Évole.

En la entrevista de marras, el ¿socialdemócrata? Sánchez pidió perdón por haber llamado populistas a los populistas neocomunistas de Podemos, se mostró más que dispuesto a pactar con los partidos secesionistas que están dinamitando las instituciones catalanas y atentando contra la soberanía nacional, lloriqueó que los celebérrimos poderes fácticos le impidieron conquistar el poder tras los comicios de diciembre y siguió cargando contra Susana Díaz con el estilo cobarde que le caracteriza en sus enfrentamientos con la no precisamente corajuda presidenta de la Junta de Andalucía.

Pedro Sánchez, en definitiva, está confirmando los peores presagios que sobre él se han venido haciendo. Es un personaje inestable, sin cuajo ni personalidad, que pretende resucitar al PSOE podemizándolo, recurriendo para ello a lo peor que tuvo el zapaterato, al que tanto debe la banda liberticida comandada por Pablo Iglesias. Ni que decir tiene que de ahí nada bueno puede obtener el PSOE, para qué hablar de España.

Pedro Sánchez se ha convertido en un personaje patético. Lo mejor que podría hacer, más que ponerse a "recorrer de nuevo todos los rincones de España", como dice en su web supuestamente atacada, es irse a su casa.

(Edit. ld.)