lunes, 10 de octubre de 2016

TERMINARÁ MAL.


 (Pueden hacerse el sordo, mirar hacia otro lado, o acusar a los suropeos de fachas y racistas. Da igual.

Dado que el 99% de la gente no es como Teresa de Calcuta, tiene miedo ante la avalancha incontrolada de inmigrantes y refugiados. se dan cuenta de que los políticos no controlan la situación, que ellos tienen que padecer.

Pero la paciencia tiene un límite.
 
Cuando termine mal- ojalá me equivoque- no servirá de nada quejarse de que no somos suficientemente buenos y desprendidos. Los políticos tienen que preocuparse por las previsibles consecuencias de sus actos. Y no parece ser el caso. 
 
Este 'buenismo' puede tener graves efectos perversos, ya que se trata a los europeos como si pudieran- o quisieran- aceptar todo lo que les viene- y ha venido- encima.)
 
 
 TERMINARÁ MAL.

Ya ha ocurrido en Austria o Hungría.

Rebelión contra los inmigrantes tras el aumento de la criminalidad.

Pepe G.-Saavedra (La Gaceta)
En un municipio europeo, de apenas 10.000 habitantes, pronto uno de cada dos ciudadanos será demandante de asilo. Los locales denuncian el aumento de la violencia y aseguran que durante la noche no se puede salir a la calle.