jueves, 15 de enero de 2009

POLÍTICOS Y PODER JUDICIAL

Pablo, Blas Villarmín

Los políticos y el poder judicial

Este es el hecho: El TSJPV ha sobreseído el juicio seguido contra Ibarreche, Paxi Lopez y Batasuna por desobedecer la prohibición establecida por el Tribunal Supremo para reunirse con Batasuna, al ser declarada integrante de la organización terrorista eta.

El análisis mas elemental conduce a creer que si se ha cesado la instrucción solo puede ser debido a dos realidades: una. No se llevaron a cabo estas reuniones. Este motivo queda descartado porque tales reuniones existieron, hay constancia de ellas y los propios “politicos” se han reafirmado en la bondad de las mismas. Dos. No es cierto que el Tribunal Supremo haya prohibido la actividades políticas de Batasuna por considerarla integrante de eta. Volvemos a sorprendernos porque esa prohibición existe y era conocida por tanto por los “politicos” mencionados.

Esta es la realidad. Estos dos “bultos de basura política y sus terroristas acompañantes” que han cometido el delito de desobediencia hacia el mas alto tribunal de nuestro Estado de Derecho, se han “marchado de rositas”, expresión ya acuñada para definir tan aberrantes actuaciones judiciales.

Este ha sido el procedimiento seguido por este tribunal del País vasco formado por tres magistrados, para llegar a semejante resolución.

Dos de los tres magistrados, han considerado aplicable al caso la argumentación seguida por las defensas de los acusados y lo que es gravísimo, por la Fiscalía del Estado(Estado de políticos y terroristas, que no del pueblo), de la doctrina conocida como del “caso Botín”, consistente en la falta de legitimación a la acusación, cuando ésta, es sólo ejercida por la acusación popular.
Analicemos ligeramente esta barrabasada judicial:

- Dos magistrados consideran que este delito de desobediencia al Tribunal Supremo, realizado, nada mas ni nada menos que, por dos representantes del pueblo soberano , pertenecientes a los otros poderes del Estado, ejecutivo y legislativo asi como por un grupo terrorista. No es punible solo con la acusación popular, realizada nada menos que por el Foro de Ermua y por la asociación Dignidad y Justicia.
- Resulta tristemente esclarecedor el hecho de que esta desobediencia, no se considere delito contra la sociedad civil y por tanto puedan considerarse al Foro de Ermua y a la asociación Dignidad y Justicia como acusación particular, en vez de acusación popular.
Recordemos que se trata de una reunión del poder ejecutivo (Ibarreche, lendakari) y el poder legislativo (Lopez, parlamentario) con una organización terrorista (Batasuna) desobedeciendo al Tribunal Supremo .
- La Fiscalía General del Estado, ¿no está para acusar?. Pues no. Envuelta en su máximo oprobio, se dedica, al igual que los abogados defensores, a buscar la suspensión del enjuiciamiento a dos miserables políticos y a una organización terrorista, que incumplen una sentencia del Tribunal Supremo, negociando nada menos que lo que posteriormente ha quedado a la vista de todos. La incorporación de ANV (organización etarra)en las instituciones del País vasco. Un delito evidente, claro, y demostrable de desobediencia y que está penado por las leyes, que no olvidemos, elaboran los propios políticos.
- Los acusados se han mostrado como lo que son. El lehendakari satisfecho por la decisión del tribunal, y que "este sinsentido se haya acabado para siempre" (ceguera del poder),mientras que Patxi López ha asegurado sentir "alivio y frustración"(todo sirve para ganar). Por su parte, Otegi ha afirmado que seguirá abogando por el diálogo político(extorsión, muerte y poder).

Conclusión: Sres jueces acaban de dejar al “pueblo soberano” indefensos frente al Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y los terroristas. ¿Qué queda del Estado de Derecho? Una democracia para satisfacción de miserables.(diarioliberal.com)


1 comentario:

nika dijo...

Esto es una vergüenza, una indignidad y una manipulación de la Justicia al más puro estilo de un país bananero, donde la voluntad del Jefe está por encima del Estado de Derecho, su palabra es la ley, y punto.
Nuestra democracia nunca ha sido ejemplar, pero éstos la han convertido en pura basura.

saludos