martes, 24 de marzo de 2009

LENGUA Y LIBERTAD.




LENGUA Y LIBERTAD.



(Editorial LB). Del diputado autonómico del PSM, Antonio Alorda, se dice que es uno de los cerebritos de nuestros catalanistas locales. De ahí que haya que ponderar sus declaraciones y juicios de valor. Por ejemplo, cuando afirma que “es muy triste que representantes del PP no muestren amor por la lengua propia” por el hecho de que han criticado el totalitario plan de inmersión catalana que quiere aplicar a la sociedad entera el Govern socialocatalanista. Típico y tópico argumento fascista. De entrada, puede ocurrir que algunos de estos representantes del PP tengan como “lengua propia” el castellano, al igual que más de la mitad de la población balear. Está claro que, para Alorda, todos esos castellanoparlantes no son “buenos mallorquines” o ni siquiera mallorquines a secas. En segundo lugar, Alorda se arroga la potestad de decidir quién ama y quién no ama la lengua, mostrenca pretensión digna de mejor causa. Y, en tercer lugar, hay amores que matan, siendo ejemplo paradigmático de este tipo de “amor” el que experimenta Alorda hacia el catalán que precisa de “odiar” a otra lengua- la castellana- para obtener el label de “enamorado”. No entiende nada de nada el señor Alorda de los términos en qué está planteada la cuestión lingüística, que no es lingüística, sino de libertad, sin que nada tengan que ver enamoramientos más o menos fogosos. Parafraseando a Sócrates, Amicus Alorda, sed magis amica libertas Dicho en román paladino: En Alorda es amic, però es mes amiga sa llibertat.

Quiero enviar esta noticia a un amigo


2 respuestas to “Amicus Alorda, sed magis amica libertas”

  1. Sor Benjamina dice:

    Ahí quería yo llegar. Tenemos nuevo plan lingüístico del Govern, y ya empiezan a asomar otra vez los “fascistas”, los “totalitarios”, etc. En la próxima entrega se hablará de nacionalsocialistas y de Auschwitz, seguro.

    Me pregunto si alguna vez será posible asistir en esta tierra a un debate de verdad entre catalanistas (tipo Alorda) y “amantes de la libertad” (tipo El Autonomista), sin echar mano de tantos tópicos repetidos mil veces. Alorda habla del “amor por la lengua propia” y El Autonomista de la “libertad”, y es como si los dos se estuvieran refiriendo al Espíritu Santo. Unos hablan de Lengua y otros de Libertad, y es como si se tratara de categorías religiosas que merecen en sí mismas un respeto reverencial. Al margen de los hablantes de dicha lengua y de los beneficiarios de dicha libertad.

    Intentemos reducir la cuestión a lo elemental: ¿Qué libertad debe prevalecer, la del ciudadano que desea que no se le imponga el catalán/mallorquín en ningún ámbito ni lugar, o la de ese otro ciudadano que desea ser atendido, o por lo menos comprendido, en esa lengua?

  2. El Autonomista dice:

    Ambas, estimada Sor Benjamina deben prevalecer, la libertad y el que el ciuadano que lo desee sea atendido en catalán (yo prefiero llmarlo mallorquín). El problema es que esto no es lo que quiere Alorda y utilizo a Alorda- que me perdone la licencia- como signo y símbolo del catalanismo. Y exactamente esto es lo que nos diferencia a los que defendemos el bilingüismo y los que defienden el monolingüismo catalán, hasta el extremo de que los que defienden las dos lenguas que aman son considerados como sujetos que no aman la lengua mallorquina.

    No estamos en el mismo plano moral, unos y otros como no lo están la lengua y la libertad. La libertad es atributo esencial de la condición de ciudadano y por esto es inalienable, inembargable e irrenunciable, anterior a cualquier ley, constitución o poder constituyente, superior a la nación y a cualquier otro constructo socio-político. Es uno de los derechos fundamentales de la declaración de los Derechos del Hombre. La lengua puede ser lo que se quiera, adorarla y venerarla, pero, creo que obviamente, no está en el mismo plano que la libertad. La lengua no posee ningún derecho ni ninguna libertad. El que tiene- debe tener- libertad para hablar la lengua que le de la gana es la persona, única titular de derechos y libertades.

  3. Lo siento, Sor Benjamina: defender lo contrario- como está haciendo el actual Govern con su plan totalitario, es técnica, doctrinal y políticamente “fascismo”. Yo no quiero imponer lengua alguna a nadie, ni el mallorquín ni el castellano, pero no puedo tolerar que se me quiera imponer el catalán o el castellano. Si fuera el catalán el perseguido y acosado por las instituciones públicas y por partidos y políticos perfectamente representados por Alorda diría de los castellanistas lo mismo que digo ahora de los catalanistas. No defendería con ello ninguna lengua- ni el catalán ni el castellano- sino la libertad de elección de culquiera de las dos lenguas, porque ni el catalán ni el castellano tiene derecho alguno.
    Esto es lo que trato de explicar y decir con este y otros comentarios.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Té collons que una gent que parla adès i ara de llibertat no digui res de l'article 3 de la constitució que ens obliga conèixer el castellà. I llavor encara parlen de diferents nivells morals!

Anónimo dijo...

I es meu dret a ser atès en sa meva llengua materna (catala)? i sa meva llibertat?

Sebastián Urbina dijo...

Para el señor 'de los cojones'.

ARTÍCULO 6. LA LENGUA PROPIA Y LAS LENGUAS OFICIALES

1. La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de las Administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza.
2. El catalán es la lengua oficial de Cataluña. También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales y los ciudadanos de Cataluña el derecho y el deber de conocerlas. Los poderes públicos de Cataluña deben establecer las medidas necesarias para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 32, no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua.

¡Y eso que Cataluña es una Autonomía y no un Estado internacionalmente reconocido!

Aunque debería responder Alemany, los niveles morales no son iguales. El respeto, en España, frente a las Autonomías es muy superior al nivel de respeto dentro de las Autonomías hacia los 'forasteros'. Por ejemplo, en Cataluña, con un 50%, aproximadamente, de castellanohablantes, hay discriminación hacia ellos, en todos los ámbitos.
Si los españoles hiciéramos lo mismo que hacen los nacionalistas periféricos con los carnegos y maketos, los nacionalistas periféricos lo pasarían mal . Esta es una diferencia política y moral.
Sin embargo, lo que nunca aprenderán los nacionalistas periféricos es que viven, jurídica y políticamente, en España y con un Estado, el Estado español, reconocido en todas las instituciones.
Eso sí, pueden sentirse lo que quieran. Es libre.

Sebastián Urbina dijo...

Me parece el colmo que se atreva a decir esto. Resulta que más del 90% de los colegios, en Baleares, enseñan EXCLUSIVAMENTE (o casi EXCLUSIVAMENTE) en catalán y usted me viene con esas. Por no hablar de Cataluña.

Anónimo dijo...

Si, home. Ha pensat que si l'estatut català diu això és perquè anys abans la Constitució obligava a una altra cosa? Vostè vol justificar la llei de la Constitució que obliga a aprendre el castellà de fa TRENTA-UN ANYS amb una llei de rang inferior de fa QUATRE DIES (2006). Meam si una llei és la resposta a l'altra. I posats a filar prim l'Estatut OBLIGA saber-les TOTES DUES. Almanco, en això, és equilibrat!
És molt bo de fer reclamar llibertat quan des de fa anys s'ha estat en una posició de superioritat legal. Ara parlen de llibertat de l'elecció, d'ús, etc. quan des de fa molts anys han imposat una llengua. De l'altre 50%, els catalanoparlants, que han estat discriminats per la Constitució, pels governs, pels mitjans de comunicació públics no en diu res? Aquest 50% de castellanoparlants ha arribat a aquesta xifra perquè no hi ha cap llei que els hagi obligat a aprendre la llengua d'allà on han anat a viure o els fills d'aquests han nascut. Segurament, si no fos per la Constitució, no serien tants.

Axque dijo...

¿Tengo libertad de escoger vivienda si la necesito? ¿Tengo libertad si estoy en lista de espera para operarme y no puedo pagarme un seguro médico? ¿Tengo libertad si no tengo trabajo y no puedo costearme la alimentación de mis hijos? ¿Tengo libertad si la hipoteca me estrangula económicamente?

Es muy fácil hablar de libertades cuando se tienen las necesidades básicas cuiertas, y encima decirle a los demás que han de olvidarse de sus carencias y ser conscientes de su falta de libertad lingüística.

Todo esto me parecen disquisiciones de salón. Hay prioridades y necesidades mucho más básicas para mucha gente, desarrollar libertades y derechos mucho más imperiosos que la dichosa lengua. Y encima decir que existe fascismo ¡como si la falta de vivienda, sanidad o trabajo justo no fuese un fascismo encubierto de injusticia!

Dígale a un parado, a un enfermo en lista de espera o a un desahuciado de su casa por impago que reclame su libertad de lengua. A ver qué le responde.