domingo, 7 de septiembre de 2008

ABORTO.

ENCONTRADO EN EL BLOG DE IGNACIO ARSUAGA. PUBLICADO POR NACHO, 7 SEPT. 2008.

El asesinato de un bebé no nacido se suele producir a través de los siguientes métodos:

Por envenenamiento salino

Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que proteje al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdómen de la madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza “el parto” y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento.Este método se utiliza después de las 16 semanas de embarazo.

Por succión

Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe “el producto del embarazo” (osea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan de esta forma.

Por dilatación y curetaje

En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y curetaje. La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en pedazos con ayuda de los forceps. Este método está convirtiéndose en el más usual.

Por “D & X” a las 32 semanas

Este es el método más espantoso de todos, también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta llegar a los hombros y brazos del bebé. así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio. Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.

Por operación cesárea

Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.

Mediante prostaglandinas

Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal “complicación” es que el bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente las prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la “efectividad” de éstas.

RU-486

Se trata de una fármaco abortivo empleado conjuntamente con una prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera semana después de faltarle la primera menstruación a la madre. Actúa matando de hambre al diminuto bebé, al privarlo de un elemento vital, la hormona progesterona. El aborto se produce luego de varios días de dolorosas contracciones.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A falta de comentarios más sólidos que el mío, sólo añadiré algunas breves consideraciones. No se trata de penalizar el aborto o de meter en la cárcel a las que abortan, como dicen algunos. Creo que ya van siendo menos. En mi opinión, el gobierno (el que sea y no sólo éste) debería ver el aborto como una desgracia. En consecuencia, debería dar ayudas a las mujeres embarazadas para que, en un contexto más favorable, no desearan abortar. No todas, pero muchas mujeres abortan por los problemas que no se ven capaces de afrontar ellas solas.

Se dan ayudas para mil idioteces o cosas peores. Pues bien, esto es importante. Que se note. En segundo lugar, el espectáculo de contenedores de basura con restos de fetos triturados es algo que nunca podré olvidar. Esto ni es bueno, ni puede serlo, Muestra, creo yo, un deterioro moral de la sociedad que lo permite. A veces parece que, incluso, se fomenta. En tercer lugar, muchas parejas desean adoptar un niño. ¿Por qué no les atienden?


Finalmente, en los ordenamientos jurídicos complejos, que se corresponden a sociedades complejas, no hay derechos absolutos. Esto quiere decir que un derecho, en una determinada circunstancia, puede entrar en conflicto con otro derecho. Algo parecido, no igual, sucede con los principios. Lo digo por la repetida frase de muchas personas (principalmente feministas) 'tengo derecho a mi propio cuerpo'. En realidad es una mentira, porque el feto no es el 'propio cuerpo de la madre'.


Esto aparte, el derecho a decidir, en cualquier ámbito, no es ni puede ser absoluto. Esto es así porque hay otros intereses a considerar. Algo parecido sucede con el derecho de manifestación, etcétera. En resumen, puede haber intereses en conflicto y hay que sopesar que interés jurídicamente protegido tiene más 'peso' en el caso concreto. Recordemos, finalmente, el artículo 15 de nuestra Constitución para darnos cuenta de que el derecho a abortar no puede ser absoluto.

Artículo 15.

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las Leyes penales militares para tiempos de guerra.

Hay, también, una sentencia del Tribunal Constitucional de Abril de 1985 que va en este sentido antes comentado.


Sebastián Urbina.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX




Enrique López / portavoz del CGPJ
«El TC no ampararía una ley de plazos para abortar» Cambiar el tamaño del texto
En pocos días, su vida sufrirá un cambio radical. En esta entrevista hace balance de lo que han sido sus años como portavoz del Consejo, donde en más de una ocasión fue el centro de las críticas del grupo minoritario.
por F. Velasco
MADRID- ¿Cómo definiría los casi siete años de este CGPJ?
-Como el resto de mandatos, con sus claros y oscuros. Ha sido un mandato que nació bajo los efectos del Pacto de Estado para la Reforma de la Justicia, y, en mitad del mismo, ha convivido con un cambio de gobierno, tras el cual se abandonó esta senda. A partir de este momento su desarrollo se vio salpicado con una serie de enfrentamientos con el Gobierno socialista. Ha sido un mandato intenso, largo, laborioso, difícil, aunque muy enriquecedor para los que hemos tenido el honor de desarrollar esta responsabilidad.
-¿Qué destacaría como lo más positivo de este Consejo?
-Ha sido un Consejo muy laborioso, centrado en el apoyo de la labor judicial y de la defensa de la independencia de los jueces, así como la exigencia de su responsabilidad. Se ha trabajado mucho en formación profesional, la implantación de los juzgados de lo mercantil, especialización de la función judicial, una gran política internacional ayudando al fortalecimiento de otros poderes judiciales, creación del Observatorio de Violencia de Género, fortalecimiento del servicio de atención al ciudadano y, por último, y aunque yo no sea el mas indicado para ponerlo de manifiesto, se ha hecho una gran política de comunicación y reputación corporativa, así como de transparencia institucional.
-Y en la otra cara de la moneda, ¿lo más negativo?
-Lo peor es que no hemos sido capaces de no trasladar a la opinión publica una imagen de confrontación política. Deberíamos haber evitado esa imagen de división.
-Desde el principio se acusó a la mayoría de imponer el ?rodillo?, sobre todo en temas de nombramientos. ¿Estaban justificadas esas críticas?.
-Creo que no. Si analizamos los nombramientos que ha hecho este Consejo, sobre todo antes de la reforma del Gobierno socialista, observaremos que, además de haber elegido a excepcionales jueces, hay una perfecta correlación de la representatividad que tienen las asociaciones dentro de la carrera judicial, así como los jueces no asociados.
-¿A qué achaca la clara polarización que se ha producido en este mandato?
-La lógica parlamentaria de nuestra elección hizo que desde un principio nos polarizáramos en dos grupos a la hora de hacer nombramientos y quizá no supimos romper esta dinámica. En cualquier caso, las críticas desde la carrera judicial bienvenidas sean, pero desde el ámbito político suponen una insufrible intromisión en el autogobierno del poder judicial.
-¿Cree usted que se ha sido injusto con las críticas realizadas al presidente del Consejo? ¿Có-mo valora la presidencia de Francisco José Hernando?
-Sin lugar a dudas, es y ha sido un buen presidente, ha desarrollado su labor con seriedad, profesionalidad, trabajo, esfuerzo y, sobre todo, una noble entrega a sus cometidos. Ha presidido el Consejo de forma ejemplar; lo que ocurre es que en su persona se han querido encarnar todas las sombras y errores de este Consejo, que nos corresponden a todos por igual. En lo Jurisdiccional, le ha tocado presidir la sala que ha expulsado de nuestro sistema democrático a los partidos creados por ETA para servir a sus fines criminales, ha hecho un excelente trabajo, y no hay que olvidar que ANV está hoy en las instituciones porque se le hurtó en su momento la posibilidad al Tribunal Supremo de pronunciarse sobre todas sus candidaturas; le ha tocado presidir el Órgano en momentos convulsos, con un cambio de Gobierno abrupto, y supo defender la independencia del Poder Judicial negándose a comparecer ante el Congreso, cuando fue llamado para ser sometido a un auténtico control parlamentario, irreconciliable con el respeto a la separación de poderes en base a una democracia moderna.
-¿Cómo valora todo lo relacionado con las negociaciones entre PP y PSOE para renovar el Consejo?
-Las negociaciones corresponden al ámbito político y, como tal, a mí no me corresponde valorarlas. En cualquier caso, la ciudadanía no percibe de forma positiva el hecho de que la designación de los miembros del CGPJ sea a propuesta de los partidos políticos en función de su representación parlamentaria.
-¿Casos como los de la fuga de Rodríguez Menéndez, la niña Mari Luz o que el etarra De Juana no haya cumplido ni un año de cárcel por asesinato justifican una cierta desconfianza hacia la Justicia?
-Creo que no. Nuestra Justicia, a pesar de todos estos casos, funciona razonablemente bien, con el hándicap de la secular falta de modernización y falta de un modelo de gestión y uso irracional de medios escasos. A pesar de ello, los ciudadanos, aunque no consideran que la Justicia funcione bien, siguen confiando de forma mayoritaria en quienes la administran, los jueces.
-¿Cree que al juez Tirado se le ha tratado injustamente?
-Con el Juez Tirado se ha reescrito el libro de Tom Wolf, «La Hoguera de las vanidades». El caso Mari Luz es un fracaso colectivo de un sistema. Algunos, entre los que se encuentra el ministro de Justicia, han querido centrar desde un principio toda la responsabilidad exclusivamente en un juez; se le ha presentado ante la opinión publica como el responsable del asesinato de la pobre niña y eso es injusto y un despropósito jurídico. El juez puede tener su grado de responsabilidad y es independiente del fatal resultado. La Comisión Disciplinaria del Consejo hará su trabajo conforme a la ley y a los procedimientos y al margen de la lógica presión mediática y social. El único que tiene derecho a pedir lo que sea es el padre de Mari Luz y su familia. Es inusual y poco gratificante observar cómo desde un Gobierno se le está indicando al CGPJ qué tipo de sanción disciplinaria se le debe imponer al magistrado, y máxime cuando lo hacen altos responsables políticos que ni siquiera han tenido la oportunidad de leer el expediente sancionador.




XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXxx





La doctrina constitucional Cambiar el tamaño del texto
Asunción DE LA IGLESIA CHAMARRO*
El artículo 15 de la Constitución reconoce y protege el derecho a la vida y a la integridad física de todos. La vida es el presupuesto para el disfrute del resto de los derechos. Ahora que se pretende reabrir el debate sobre la legislación del aborto parece oportuno recordar cuestiones del Derecho Constitucional.
El Tribunal Constitucional emitió una sentencia en 1985 en la que hizo ya una interpretación discutible y restrictiva del sujeto del derecho a la vida, al negar que el nasciturus pueda ser su titular. En otros casos se ha mostrado generoso al extender la titularidad de derechos fundamentales, por ejemplo, a las personas jurídicas. Aún más cuanto en la legislación civil al nasciturus se le tiene por nacido a los efectos que le sean favorables. Sin embargo, el Constitucional no tiene duda acerca de la obligación de dispensar protección jurídica al nasciturus como bien valioso y distinto que necesita de la tutela del ordenamiento.
Entre las afirmaciones que contiene la Sentencia 53/1985 puede leerse que la vida humana comienza con la gestación, en el curso de la cual una realidad biológica va tomando configuración humana. Señala el TC que la gestación genera un tertium existencialmente distinto de la madre, aunque alojado en el seno de ésta. La Constitución protege así al nasciturus y eso, como señala el TC, implica para el Estado con carácter general dos obligaciones: la de abstenerse de interrumpir o de obstaculizar el proceso natural de gestación y la de establecer un sistema legal para la defensa de la vida que suponga una protección efectiva de la misma y que, dado el carácter fundamental de la vida, incluya también, como última garantía, las normas penales. Estas dos obligaciones son incompatibles constitucionalmente con una ley de plazos o de insuficiente protección para la vida del niño en el vientre materno

Sábado 13 de Setembro de 2008

Argentina: así actúan las feminazis

Lo que veis en este vídeo ocurrió ante la Catedral de Neuquén, en Argentina. Una marcha feminista a favor del aborto degeneró en insultos, blasfemias, provocaciones, pedradas, botellazos y la quema de la pancarta de unos jóvenes católicos que se limitaban a rezar ante esta manada de antidemócratas. Honra a esos valientes que fueron firmes ante las agresiones y difunde este vídeo.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX









LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

Aborto y eutanasia: una política

Por Horacio Vázquez-Rial

Lamento muchísimo que Don Mariano y, con él, la mayor parte de la prensa no controlada por el Gobierno sostengan que la ley de plazos y la eutanasia activa no son más que una cortina de humo para distraernos de la crisis. E igualmente lamento que las únicas críticas que la oposición pueda hacer al hecho de que la vida y la muerte queden en manos del Estado sean de índole moral, y no política.
Las críticas morales están muy bien, pero suelen tener un inconveniente: carecen de toda eficacia política. Y lo que se necesita para hacer oposición, al menos si uno se nutre intelectualmente con algo más que el Marca, es eficacia política. Porque ser oposición no es únicamente criticar a quien ocupa el Estado, sino también, y sobre todo, estar en condiciones de sustituirlo, tarea para la cual hay que dar respuestas políticas a los problemas políticos.
La ley de plazos y la otra, la que nos pone en manos del doctor Montes et alii, no son cortinas de humo, aunque también puedan servir para ello, sino que forman parte del proyecto a largo plazo de la izquierda realmente existente, el peronismo de Smiley.
La clase política española, sin pensárselo demasiado, asumió en su conjunto que la población es un valor en sí misma, cosa discutida y discutible, aunque se apele, para justificar la afirmación, a asunto tan sensible como el de las jubilaciones y pensiones (miserables) que aún se cobran, con lo que queda después de hacer fórums de las culturas y celebraciones folclóricas y financiar autonomías voraces, amén de pagar el salario del papá de Bibiana Aído, asesor del presidente de la Diputación de Cádiz. Es obvio que, si llegara el momento en que las jubilaciones y las pensiones no se pudieran pagar, ello no obedecería a falta de recursos por envejecimiento de la población, sino a una pésima administración de los aportes de los trabajadores: en este asunto, el Estado tendría que funcionar únicamente como banco de depósitos, porque no hay nadie que no le haya confiado buenamente un dinero (muy importante) para que se lo devuelva pasados los sesenta y cinco, con las creces correspondientes a un buen uso del capital así acumulado.
La población no es por sí misma un valor, ni en plan jubilatorio ni en ningún otro, a menos que se den determinadas condiciones para ello. Pero, una vez adquirido el prejuicio por todos los partidos, o por los socialistas de todos los partidos, no hay manera de discutirlo. Y resulta que eso es estupendo para el aparato gobernante y sus secuaces, que sí tienen un plan, muy ligado en este caso al engendro de la alianza de civilizaciones.
Mohamed VI.Los políticos necesitados de pobladores, es decir, de mano de obra de función indeterminada, no tuvieron mejor idea que importarla, aliviando de paso las presiones que esa misma población representa para tipos como Correa o Mohamed VI. Mientras iba llegando gente, e iban naciendo niños, en gran número, de las parejas inmigrantes, la tasa de natalidad española no llegaba, ni llega, siquiera a la tasa de reemplazo. Lo que significa que, a la vez que aumentaba, y aumenta, la población extranjera, se reducía, y se reduce, la de origen local. Ése es el objetivo del multiculturalismo y de la mencionada alianza con nadie: la sustitución de población y el descenso cultural de la sociedad. Como no quiero abundar en cifras, que están disponibles en la red, sólo diré que, para colmo de males, los hijos de la población local, que van a la universidad y se gradúan, se marchan tan pronto como les es posible a países más desarrollados.
Ésa es la política socialista, curiosamente afín a la islámica. Con riesgo de aburrir, volveré a citar a Boumedienne, en la ONU, en 1974:
Un día millones de hombres abandonarán el Hemisferio Sur para irrumpir en el Hemisferio Norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque comparecerán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria.
Hay que señalar que, aun en los ocho años de gobierno del PP, las políticas de estímulo a la familia estuvieron muy lejos de lo deseable, cosa que contribuyó también a que el PSOE hiciera lo que quisiera desde el Gobierno.
Zapatero.De modo que no se trata de una cortina de humo, sino de una política, y de una política esencial al peronismo zapateril y sus aliados de todos los demás partidos. Una política de sustitución de población que se acelera facilitando la decisión particular de no tener hijos (no nos engañemos: la ley es para las españolas; las inmigrantes no abortan, se llenan de niños aunque después no puedan mantenerlos) y apresurando la muerte (cuando los holandeses mayores emigran para que no los atienda un Van Montes en la Seguridad Social de su país y los mande al otro barrio antes de tiempo).
El aborto no es un derecho ni un mal moral, sino una desgracia que no hay que penalizar, pero tampoco estimular. La eutanasia es una barbaridad nazi, que nada tiene que ver con el suicidio asistido, que finalmente no es más que eso: suicidio, algo que tampoco tendría que ser penalizado. No se trata de Ramón Sampedro (aunque la propaganda oficial, con Amenábar a la cabeza, quiera hacernos creer que sí), sino del Hospital de Leganés, adonde llevabas a tu papá andando y te lo devolvían muerto al poco rato por decisión de facultativos golémicos, frankensteinianos, con la pretensión de sustituir a la divinidad y dejar camas libres en los hospitales para arios más jóvenes.
Coherente con todo el proceso de la Seguridad Social: el viagra no entra en la lista de medicamentos subsidiados, pero el aborto, por la vía de la planificación familiar, es tan gratuito como las operaciones de cambio de sexo. Aunque la gratuidad de la sanidad española sea una gratuidad más que relativa, visto lo que cada trabajador con empleo le aporta.
Ésa es la política socialista: estímulo a la no reproducción de los españoles y muerte en manos de los representantes del Estado. Nada de cortinas de humo, nada de inmoralidad: ataques, eso sí, a la Iglesia Católica, incapaz de explicar nada parecido a lo que estoy explicando, que responde con un discurso que sólo sirve para los católicos.
La Iglesia no crecerá mientras no tenga discurso para los no católicos: evangelizar es hablar para los que aún no están convencidos. Los musulmanes no necesitan que el mulá de turno les repita todo eso; lo tienen claro: ellos están en una guerra de vientres que, a la larga, ganarán. Y los hispanoamericanos cristianos no se pierden en debates: engendran y paren. Don Mariano haría bien recordar, no obstante, que hay muchos católicos españoles que votan a su partido, antes de ponerse a hablar de cortinas de humo. Pero para eso hace falta leer, al menos, a la Fallaci.
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX













4 comentarios:

Anónimo dijo...

Evitando los abortos de fetos sanos, en España habría más que suficiente para satisfacer la demanda de adopciones. Hagan números.

¡Qué cojones estamos haciendo en esta sociedad enferma!

¿Nadie se da cuenta?

FERNANDO SANTAYANA

Anónimo dijo...

Estoy con usted, pero no me discrimine a los enfermos ni a los que tengan alguna tara. ¿ Quién puede decidir qué vida merece la pena y cuál no?

No podemos suprimir a los enfermos o a los tarados, como hicieron los nazis.

Los fetos-minus, si se les deja nacer, nos pueden dar un magnífico ejemplo de la capacidad que tiene el hombre para superarse y alcanzar sus metas. Por hablar de gente conocida, le nombro a Fungairiño, Miguel Durán,y el físico ese de los agujeros negros con un nombre imposible que no soy capaz de escribir. Pero gente anónima hay mucha más, personas que han sido capaces de superar su minusvalía, han sabido aprovechar sus capacidades, son útiles a la sociedad y viven con sus penas y glorias, como cualquiera.

Tanto bombo con la Ley de Dependencia, y ZP quiere suprimir a los dependientes: a unos no les deja nacer, y a otros los "eutanasia" en cuanto se descuidan...

Efectivamente, esta es una sociedad enferma. Ningún feto merece la pena de muerte.

nika dijo...

¿No era Tom Wolfe quien decía que "la izquierda siempre está presente en temas donde la muerte ronde; aborto, eutanasia,...y que nunca sale en defensa de la vida, salvo para evitar que ejecuten a un asesino en serie en la silla eléctrica, con veinte asesinatos a sus espaldas"?
Aunque yo añadiría que sólo protestan si eso ocurre en EEUU, porque, si le dan un tiro en la nuca a un disidente cubano o chino, su silencio es atronador...

saludos

Anónimo dijo...

No era mi intención discriminar. Simplemente era ajustar un cálculo, por si alguién salía con aquello de las malformaciones del feto y que la gente solo quiere adoptar niños sanos.

En la realidad, se conocen casos de familias, que no tienen reparo en aceptar niños con síndrome de Dawn.

En la actividad empresarial, los trabajadores con minusvalías, suelen alcanzar los mejores rendimientos.

Nadie tiene derecho a disponer de la vida de los demás, pero se hace constantemente.

FERNANDO SANTAYANA