martes, 14 de abril de 2009

MALLORQUÍN.

Carta abierta al presidente del Gobierno balear, Sr. Francesc Antich

Apreciado Sr. Presidente del Gobierno Balear:

Juan Vanrell Nadal

13-04-2009 (ElImparcial)

imprima esta noticia envie esta noticia

Mi condición de paisano y la sincera amistad ancestral de las familias “Mora” y “Raconada” me mueven a escribirte la presente. Te tuteo por la vieja amistad que siempre hemos tenido. No por falta de consideración.

Hubiera preferido escribirte en “es mallorquí milenàri que xerraban es téus padrins, ton páre y es téus concos Xisco y Llorens —inolvidables amics méus, al cél sian tots,- y que encara tothóm seguêx xerrant en es nostro poble d´Algaida”, pero no puedo hacerlo porque, increíblemente, lo “sabios“ de nuestra tierra (analfabetos totales en Filología) dicen que “el mallorquín es una lengua inexistente” y , en consecuencia, no es aceptada en los escritos oficiales ni en los medios de comunicación.

El motivo de esta carta pública es hacerte ver que, si tú como Presidente no lo remedias, va a cometerse en nuestra tierra una barbaridad histórica de incalculable maldad y un genocidio cultural gravísimo al sustituir por el catalán nuestra genuina lengua balear, la que hablaban nuestros antepasados y que los romanos llamaban “Balearicum Eloquium”.

Aún no he salido de mi estupefacción indignada, después de leer en el diario “El mundo” del pasado día 22 de marzo todo lo referente a la imposición del catalán en Baleares. Me duele ver tu fotografía, como Presidente, junto a la de la Directora de Política Lingüística, Magalida Tous, de un minúsculo partido pancatalanista, el PSM, aceptando el “Plan Balear de Normalización Lingüística”, que con más de dos mil propuestas “quiere imponer obstinadamente la lengua catalana en todos, todos, todos los ámbitos de la vida balear”… Dejáis en “bienaventurado” a D. Francisco Franco. Con él, el español era obligatorio exclusivamente para lo oficial y la docencia. En patios, calles, plazas y casas todos habábamos en mallorquín…

Antes de que estampes tu firma a esta infamante traición cultural a tu tierra, la tierra de nuestros padres… Antes de que confirmes la vil apostasía de todo lo que siempre y desde siempre se ha llamado “mallorquí” en Mallorca, “menorquí” en Menorca, “ervicenc” en Ibiza, (que es lo que significa dicho Plan) te ruego que leas el texto de mi conferencia “Jaime I, el menor valedor de valencia y mallorca”, que di el pasado 12 de marzo en la Casa de Valencia de Madrid. Sólo repito aquí lo que dije en referencia a nuestra Lengua:

“Sí, histórica y filológicamente, el “valenciá” es una joya lingüística de la romanización.

Lo propio hay que decir de la lengua balear. Ésta, además, tiene un valor añadido: Es la única lengua románica importante que, en vez de formar su artículo determinativo del demostrativo latino: ipse, ipsa, ipsum, que nos ha dado los especiales y famosos es, ets; sa, sas; so, sos; (es carré, es mox, sa moxa, ets hómos, sas dónas, en so cap, sos péus). Pero el balear tiene la singularidad de que se usa también el ille , illa , illud para lo único y grandioso: el mon, la terra, la má, el cél, l´infern, el Rey o la Reyna, el bon Jesús, la Máre de Déu, el Valénci, el Reyal Mallorca, las duas, las déu y mitja, etc. ¿A qué esto es una valiosísima e inapreciable riqueza filológica del balear? Pues bien, asombraos, sí, asombraos: Los "doctísimos" políticos de baleares menosprecian esta excepcional joya lingüítica del balear porque la consideran "¡vulgar!, "payesa", "¡poco culta"… Y en su lugar proponen el “cultísimo” artículo catalán, que “fa señó”… ¿Cabe mayor estulticia, mayor incultura, mayor desfachatez?... Pensad por un momento: ¿Si esta innegable riqueza cultural fuera propiedad de la lengua catalana, renunciarían a ella los catalanes? ¿Verdad que la defenderían y propalarían “urbi et orbi” como un gran tesoro de su lengua y sería un argumento más para demostrar su genuina personalidad, diferenciada de la española?.”

También expliqué el por qué de tamaño engaño fraudulento: “El pantacatalanismo maquiavélico y perverso sabe que sólo el poder político, el poder universitario y el poder mediático pueden desmontarle la tramoya farsante de sus glorias inventadas. En consecuencia, los inunda de dádivas y millones de pesetas, antes, y de euros, ahora. Agradecidos, los políticos (sean del signo que sean), los universitarios, los medios de comunicación, todos, ante el vil expolio del “valenciá”, en Valencia, y del “baléá”, en Baleares, callan, callan, callan… y callan”.

Amigo Xesc, me dolería en el alma que un paisano que aprecio pasara a la Historia por ser el Presidente que firmó la venta de la lengua balear a Cataluña. El Presidente que traicionó histórica y filológicamente su lengua ancestral, que es milenaria.

¡¡¡No traicioni a n'es pobble, señó president!!!

XXXXXXXXXXXXXXXXX

El tema de la lengua y la banzalización del mal.

Anna Arendt en su libro Eichmann en Jerusalén, un estudio sobre la banalización del mal puso en circulación un famoso y nuevo concepto hermenéutico para explicar el genocidio judío por parte del régimen nazi. Lo novedoso de Arendt es que no culpa, única y exclusivamente, a los autores directos del genocidio, sino que extiende la responsabilidad a toda una sociedad que, como la alemana, era la más culta y refinada de Europa, la misma que protagonizó el esplendor de Weimar goethiano, la versión centroeuropea de la eclosión renacentista de la Florencia de los Medicis.

¿Cómo fue posible el genocidio en esta Alemania paradigma del mejor europeismo? Los responsables no fueron sólo ni Eichmann, ni los fanáticos nazis, ni las SS; el genocidio sólo pudo producirse gracias al acriticismo de una sociedad frente a un poder demoníaco que se proyectó con toda su brutalidad. Se produjo lo que la gran Hanna Arendt llama “la banalización del mal”.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre la libre elección de la lengua en la enseñanza en Cataluña reactualiza estre proceso banalizador- en el Principado y en Baleares-con resultado de ominosa violación de libertades fundamentales como es la libertad en materias lingüísticas. En las interminables polémicas que provoca la cuestión de la lengua se cometen, a mi juicio, dos errores: plantear el conflicto en términos de catalanismo-anticatalanismo y atribuir a las exiguas minorías catalanistas la culpa y responsabilidad de esta conculcación de las libertades.

Naturalmente que, tras la fascistización coercitiva del catalán hay todo un montaje, una estrategia o una voluntad imperial catalana. Y naturalmente que las “exiguas minorías” son los agentes directos de la impostura. Pero esto no es lo importante ni esto bastaría para imponer por la fuerza a toda una sociedad desde la inmersión lingüística hasta la eliminación de la lengua oficial de España en todos los usos públicos. Sólo gracias a la banalización del mal hemos podido llegar a la situación en la que nos encontramos. Y sólo gracias a la cobardía, al silencio culposo, al mirar hacia otro lado, ha podido ocurrir que, con el 82′2 % - el porcentaje es el mismo en todas las encuestas desde hace 30 años- en contra de las imposiciones lingüísticas, estemos donde estamos. La lista de banalizadores y de las cobardías es extensa.

*** El PP de Cañellas que engordó financiera e irresponsablemente a la OCB y promulgó la Ley de Normalización Lingüística a cambio de que “no le molestaran”.
*** El PP de Matas que promulgó el nefasto Decreto de Mínimos para hacer un guiño a las minorias catalanistas.
*** El PP actual que guarda vergonzoso silencio ante la escalada del catalanismo opresivo, posiblemente porque comparte esta escalada.
*** La Universidad transida de mesianismo que piensa ser la “institución elegida” para velar por la catalanización de nuestra sociedad.
*** Los medios de comunicación que, en la mejor tradición izquierdista de los tiemps franquistas , identificaron catalanismo y progresismo.
*** Los colegios públicos -colonizados- ante la pasividad e impasibilidad de los consellers de Cultura del PP, por el catalanismo - y los colegios privados que sacrificaron principios y libertades de sus alumnos y de los padres de estos alumnos, por un plato de lentejas: la subvención concertada.
- Los padres y las madres que, en los consejos escolares, callaban como muertos ante el temor de que sus protestas pudieran perjudicar a sus hijos.
- Los Tribunales de Justicia - en toda la escala que va del Constituiconal a los jueces rasos - que pastelearon con sus sentencias y que cuando no pastelearon- como ahora el Supremo - asisten impasibles a la desobediencia y a la inobservancia del mandato constitucional de hacer ejecutar lo juzgado.
- La cobardía esencial de un PSOE, que asume y practica la violación de libertades para encaramarse en el poder.
- La sociedad balear, en suma, que asiste con indiferencia frívola a todo un proceso - que no comparte- que afecta a libertades fundamentates - a sus libertades fundamentales - de la ciudadania.

Si nuestros antepasados, del siglo XIII a los tiempos actuales, levantaran la cabeza no entenderían cómo ha sido posible este proceso que, en poco más de veinte años, ha arramblado con el mallorquín - incluida su denominación y acentos - ha expulsado el castellano en la enseñanza y en las proyecciones públicas, ha ejercido violencia física sobre los que han osado en sedes universitarias, por ejemplo, defender la libertad y están en camino de convertirnos en un apéndice de los “países catalanes”.

Todo esto ha sido posible porque hemos banalizado el mal de este fascismo in nuce que subyace tras los nacionalismos identitarios. Y esta banalización es la que ha permitido y explica que las exiguas minorías se impongan al 82′2 % de la opinión pública balear. Y no solamente se ha producido la banalización arenditiana, sino también la incomprensible incapacidad para exhibir la superioridad moral, política y jurídica del bilingüísmo integrador que acepta y propugna la mayoría abrumadora de la sociedad balear. La solitaria y corajuda voz de Carlos Delgado y del grupo que le sigue es la única esperanza que queda para que la ignominia y la superchería no se instalen de forma indeleble en nuestra sociedad.

Con una advertencia a considerar por quienes se mueven sólo por sus bolsillos: estamos trnasitando hacia una sociedad autista que, poco a poco, va creando vacío a su alrededor. El intento de catalanizar Air Berlin - y la reacción que provocó - Es el primer aviso serio. Es más que probable que se produzca un lento éxodo de la inversión y de los residentes europeos en unas Islas catalanizadas, antipáticas y con tendencias totalitarias. Y es seguro que los intercambios enriquecedores con el resto de España - ya empezamos con los médicos - empobrecerán nuestra sociedad. Lo celebraremos entonando, no Sor Tomaseta, sino Els segadors.

Por Antonio Alemany Dezcallar, en El Mundo, edición Baleares, 31.XII.2008

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A Juan Vanrell:

Amb tots els respectes, vostè confón els termes llengua i dialecte. Dialecte també és llengua per sí mateixa, no significa que no existeixi...és en relació a la llengua mare, que es diu que és un dialecte. Per exemple, el barceloní, és també un dialecte del català.
A més ningú ha dit que no existeixi el balear, i dins ell el mallorquí, menorqui, eivissenc. El balear forma part del català oriental, i les seves formes, com algunes paraules pròpies, i l'article salat, són perfectament correctes, l'únic que per a escrits formals es reserva l'article literari.
Per acabar, vostè creu realment que per la supervivència del mallorquí és una amenaça el català? no està més amenaçat pel castellà?

Salutacions,

Jimi.

Anónimo dijo...

Jimi, hola, som en Toni Cantarellas. Si qualcú vol visitar es meu Blog només ha d'escriure es meu nom a Google i clicar en es primer enllaç. Aprofit per saludar al Dr. Urbina, amb es qual estaria interessat en conversar (és s'unic des "Grup Ramon Llull" al que encara no conesc) i saludar an en Vanrell, amb es qual mai he estat d'acord, tot i que jo puga ser tant o més balearista i anticatalanista que ell. Lo que mos distància són ets arguments, impropis (segons lo que me dicta es seny i es coneixements històrics i filològis) que empra es Sr. Vanrell i es seu amic Sr. Miquel, Michèl o Mikèl Garau. Sa seva postura és d'un radicalisme que definiria com a "negacinista", una interpretació orweliana de s'Història i interessada sobre s'ortgrafia absolutament ineficaç (per anacrónica, mutant i infuncional) que promocionen dits senyors. Sa pràctica de negar tota conexió o minim vincle amb Catalunya els desacredita i no se donen compta de que aixó, per dignificar sa nostra identitat pàtria, és un element absolutament circumstancial. Volguent fer be al mallorquinisme, donen arguments als catalanistes per riurer-se de noltros.

SR. Urbina, a la seva disposició. Voldria se posàs en contacte amb un servidor.

Gràcies a tots.

Anónimo dijo...

HI HA UN PRINCÍPI FILOLÓGIC BÀSIC QUE S'AUTOANOMENAT "CATEDRÀTIC" VANRELL, O VÊNREY (SEGONS SES DERRERS NORMES DETS "ACADEMICHS" DES "BALÈÁ") NO CONEIX. I CONSTI QUE JO SOM NOMÉS BATXILLER: TOTA LLENGUA ÉS ALESHORES DIALECTE, I VICEVERSA. SA QÜESTIÓ NO S'HA D'ENFOCAR DES DE S'ORTOGRAFIA. AQUEST SENYOR S'ERRA TOTALMENT D'ESTRATÈGIA, PERQUÉ NOMÉS SE FIXA AMB ASSUMPTES DE NATURALESA "CONVENIONAL" I DE VOLUNTAT POLÍTICA O LEGISLATIVA (PAREIX MENTIDA: QUIN MAL LI ESTÀN FENT ETS "ACADÈMICHS" A SA CAUSA DE SA DEFÉNSA DE SA NOSTRA IDENTITAT).
miszelani.wordpress.com

Coordinadora dijo...

Amb tots es respectes an "Anónimo", estam d'acord amb sa crítica an en Vanrell (o Vênrëy, o com se faci dir en virtut de sa seva desbaratada gramàtica), peró pensam que es Balear, com a tota parla, és a sa vegada llengo i dialecte. Noltros volem sa categoria estatutaria de llengo (o llengua) perqué constitueix agravi comparatiu que Catalunya i Valencia tengan pes nom de sa seva s'antroponim i sa Comunitat Balear no.
I d'altre banda, es prejudici contra s'article salat amb s'argument d'apelar a un registre "formal" avui en dia ja no se sosté.
No em d'estar empagaits des nostro article natural, des qual s'admet sa fómula pollencina neutra "u".
Salut.