miércoles, 30 de enero de 2019

FEMINISMO Y MARXISMO





FEMINISMO Y MARXISMO.

PONER EN tela de juicio el funcionamiento de las autonomías, la intrusión del feminismo en el día a día de nuestras vidas o las políticas de inmigración es un derecho a la libre opinión y debería preocuparnos que solamente en Vox intuyamos a alguien que habla sin complejo alguno. ¿Qué está pasando?

Siguiendo con los sentimientos de agravio, merece la pena tener en cuenta el gran revuelo que ha provocado la exigencia de Vox de cambios en la ley de Violencia de Género, generando el inmediato rechazo de las feministas. La pregunta es: ¿somos conscientes del totalitarismo que esta ley esconde, inspirada única y exclusivamente en la ideología de género? 

El movimiento feminista radical surgido en los EEUU a finales de los años 60 ya descartaba el principio inspirador de las sufragistas del siglo XIX que perseguía integrarse en una sociedad conjunta entre hombre y mujer, siendo fuente inspiradora a partir de la radicalización establecer el enfrentamiento entre hombres y mujeres como punto de partida de la ideología de género, y así es como se ha llegado a un movimiento supremacista hoy jaleado por la izquierda toda ella, entre otras cosas porque es un feminismo marxista, y por lo tanto nada tiene de casual llamar a esta ley «de violencia de género», en lugar de hablar de violencia intrafamiliar como viene reclamando Vox.

En el feminismo radical, la perversión del lenguaje es permanente, y desde un giro nítidamente histérico entiende la heterosexualidad como institución a batir, porque la identifica con patriarcado, capitalismo y colonialismo. Lo que con el tiempo ha ido derivando en alinearse con el lesbianismo, al que se aboga como resultado del profundo rechazo a dichas instituciones, y así encontramos en la tesis de la exministra socialista Carmen Montón la frase delirante: «La natalidad es esclavitud». Feminismo radical y marxismo es lo mismo. La ideología de género ha fagocitado el término, «género», dándole la máxima prioridad al punto de vista exclusivamente biológico.

El historiador Pío Moa tiene acuñada una expresión, «palabras policía», que ilustra cómo se maneja la corrección política en la ideología de género. «Es algo nuevo en la historia», dice Moa. «El feminismo radical quiere prohibir el sentimiento. Si alguien expresa opiniones fastidiosas, para sus intereses, tratan de controlar no solo el pensamiento sino el sentimiento. Lo que lleva al delito de odio». ¿Somos conscientes de la perversión de un delito, en su peor versión con penas contempladas en la Ley de Memoria Democrática, esa que ahora nos pretenden imponer desde la izquierda?

(Fernando Merino/ElMundo/30/1/2019.)

1 comentario:

Anónimo dijo...

El feminismo es muy desagradable y deprimente.Una vez compré el libro "Feminismo para principiantes" de Nuria Varela, por 9,95 euros,de bolsillo,y me puse muy triste.El libro me provocaba tanta tristeza que lo done a la biblioteca de mi ciudad,no lo quería en mi casa.Da asco ser hombre.Por supuesto que Nuria Varela lleva razón en muchas cosas pero ese tipo de libros no son ningún derroche de empatía.Ser hombre hoy es tener a menudo problemas de SOLEDAD:de los niños y las mujeres conviene mantenerse alejado.El "todo lo que diga puede ser usado en su contra" del policiaco estadounidense lo vas a comprender perfectamente.Incluso lo que digas al final pueden ponerlo al principio y estás en un lío tremendo por un anacronismo irremediable,a mi me ha pasado.Lo que no comprendo es porque los hombres no reaccionan;por ejemplo,cuando una chica cuestiona un escabroso aborto,ser hombre/padre es un cero a la izquierda,la legislación vigente sólo habla de si ella quiere tenerlo o no.Ser padre no es importante...excepto para soltar billetes.No es coherente.O va o no va.Deberíamos aclarar si ser padre es relevante o no.En cuanto a los niños,todos los hombres modernos son pederastas en potencia.Michael Jackson estuvo genial construyendo un parque de atracciones para chicuelos ilusionados,pero si haces algo así,JAMÁS aparezcas por allí mientras estén los peques!!.