miércoles, 24 de febrero de 2010

ZAPATERO Y CASTRO.











El presidente fue incapaz de hacer ninguna alusión al fallecimiento de Orlando Zapata tras 85 días de huelga de hambre en una cárcel del régimen castrista

Actualizado Miércoles , 24-02-10 a las 14 : 29
Bajo la cúpula de Barceló, en la Sala de los Derechos Humanos y de la Alianza de Civilizaciones, de la ONU, en Ginebra, José Luis Rodríguez Zapatero fue incapaz de hacer ninguna alusión a la muerte del disidente cubano Orlando Zapata tras ochenta y cinco días de huelga de hambre en una cárcel del régimen castrista.

El jefe del Ejecutivo tampoco respondió a las preguntas de los periodistas sobre ese asunto al llegar al edificio de la ONU en Ginebra para hablar ante el IV Congreso para la Abolición del Pena de Muerte.

Únicamente, incluyó, al final, una referencia muy velada, cuando manifestó: «nuestro éxito será el éxito de los Derechos Humanos, el éxito de la dignidad de las personas, de la protección del vida y el éxito de los Estados que respeten hasta el último instante la vida de todos y cada uno de sus ciudadanos. Nadie tiene derecho a arrebatar la vida de otro ser humano»”. Según portavoces de la Moncloa, la palabras aludían al caso de Zapata.
El acto estaba organizado por la ONG “Juntos contra la Pena de muerte”, en colaboración con la Coalición Mundial.
En su discurso, Zapatero recordó que España ha sido uno de los países promotores de la celebración de este congreso y expresó su deseo de acoger en España la próxima edición.
Indicó que el fundamento de la extensión de los derechos humanos es «la afirmación incondicionada del derecho a la vida y a la dignidad de las personas» y señaló que «desgraciadamente son todavía numerosos los lugares donde se aplica la pena de muerte y es preciso incrementar los esfuerzo para conseguir su erradicación universal».
«España es hoy un país totalmente abolicionista», dijo, y agregó que la erradicación de la pena de muerte «forma parte de las prioridades de nuestra política exterior». Afirmó que España seguirá incorporando las cuestiones de la abolición de la pena capital en sus contactos bilaterales. «desde el respeto al principio de no injerencia, pero también desde la exigencia del respeto de los derechos humanos».
Insistió en que, durante la presidencia europea de España se seguirá trabajando por el establecimiento de una moratoria en los países que todavía son retencionistas. En concreto, señaló que continuará haciendo gestiones directos donde se produzcan casos individuales de aplicación de la pena de muerte, especialmente en menores de edad, mujeres embarazadas y discapacitados mentales.
Anunció que en el marco de la ONU impulsará la aprobación de una nueva resolución de la Asamblea General sobre el establecimiento de una moratoria en el uso de la pena de muerte. Asimismo, dijo que la Comisión Internacional contra la pena de muerte incluida en el Plan de Derechos Humanos español estará operativa en el segundo semestre del año y la formarán «personalidades de alta autoridad moral y reconocido prestigio internacional». Tendrá un «Grupo de Apoyo» integrado por representantes gubernamentales y «su trabajo –manifestó- será de gran ayuda para lograr la abolición universal de la moratoria efectiva en 2015, como paso previo a la abolición total».
Zapatero enfatizó que «la defensa de la dignidad humana es indivisible y es preciso avanzar en todos los frentes, combatir con la misma determinación la violencia, el hambre la pobreza y la enfermedad», Asimismo, dijo que España quiere contribuir a promover o respaldar en la comunidad internacional acciones que tengan como objetivos la plena extensión y reconocimiento universal de los derechos humanos. (ABC).
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
Da vergüenza. En fin, vótele. Sea progresista.

2 comentarios:

Pepe dijo...

No voy a decir nada sobre la hipocresía y el aborto o la eutanasia porque este artículo habla sólo.

Pepe dijo...

Pero quiero que quede claro que al hablar de hipócritas me refiero a nuestro ilustre presidente.