martes, 27 de septiembre de 2016

VIOLENCIA DOMÉSTICA.


 (Esto  es más habitual de lo que muestran los medios de comunicación. ¿Por qué? Porque sólo es políticamente correcto mostrar la violencia del hombre contra la mujer, no de la mujer contra el hombre.

Incluso engañan, haciendo creer que no hay violencia de la mujer contra el hombre. Sólo existe la violencia del hombre contra la mujer.

Vivimos en sociedades políticamente correctas. En un post escribí que- nada menos- la Universidad de Princenton recomendaba a trabajadores, profesores, etcétera, no utilizar la palabra HOMBRE, por potencialmente ofensiva.

No me parece ni gracioso. Tal altos niveles de estupidez son peligrosos para la salud social. Esto es enfermizo. Usted verá si se deja domesticar. Sólo hay que estar sometido a la verdad.)



VIOLENCIA DOMÉSTICA.

Una aluvión popular de protestas ha pedido la dimisión de la denominada ministra «en la sombra» del Partido Laborista británico responsable de violencia doméstica, tras descubrirse que maltrató a su marido. 

Sarah Champion, de 47 años de edad, confirmó el pasado viernes que fue arrestada por la Policía después de atacar a su esposo durante el divorcio, en 2007.

Según recoge el «Daily Mail», un amigo de la víctima ha afirmado que la parlamentaria recibió hasta 200.000 libras (unos 230.000 euros) tras «hacer la vida imposible» a su exmarido durante la separación.

 Graham Hoyland, un relevante escritor y montañero británico de 59 años, autor del best-seller «Last hours in Everest», reconoció al periódico la violencia sufrida a manos de su exmujer

(H. Garzón/ABC)