jueves, 3 de noviembre de 2016

¡AL ABORTAJE!


 (Europa, en general, y España, en particular, sufren un muy grave problema demográfico. 

Con independencia de los problemas morales que plantea, promocionar el aborto es, además, estúpido y suicida.)





¡AL ABORTAJE!

Una tarde cualquiera por las calles españolas. En la era de los móviles, nadie está a salvo de las cámaras; tampoco una concentración de feministas radicales. Allí, micrófono en mano, una mujer alza la voz para explicar al mundo su pesar por una “ley de derechos sexuales y reproductivos” -podría referirse a la gestada por el PSOE de Zapatero y mantenida por el PP de Rajoy o a cualquier otra, en España se aborta casi libremente desde 1985-, que limita a la mujer. 

A continuación, la transcripción literal de su profundo discurso que La Contra TV ha rescatado del olvido: 

… “Con una reforma de ley que limita los derechos sexuales y reproductivos; que nos dice que tienes que ser heterosexual y normativa [según la RAE “Que fija la norma. Conjunto de normas aplicables a una determinada materia o actividad.para tener hijas”]. Con una precariedad laboral intrínseca por el mero hecho de nacer mujer, y no digamos de las personas trans, y no digamos de las que eligen dedicarse a la prostitución, y no digamos de…

Así, hoy como ayer, gritamos todas juntas, porque nos une la lucha contra la precariedad laboral, económica y el desempleo generado por el capitalismo, dado que se están destruyendo a pasos agigantados derechos laborales, económicos, sociales y sexuales, degradando la calidad de vida y el bienestar de todas. 

Somos transfeministas [aviso de la RAE: La palabra transfeminista no está en el diccionario] de clase, de raza, de diversidad funcional. Somos jóvenes, somos viejas, dispersas. Somos las otras; las que deseamos; las que amamos; las que follamos, las que no; las que queremos ser madres y las que no. Somos bolleras; somos trans; somos migrantes; somos putas; somos las que somos y las que queremos ser. Así estamos y, por eso, aquí estamos. ¡Al abortaje!

(La Gaceta)