domingo, 24 de octubre de 2010

MANIPULACIÓN SOCIALISTA.











RUBALCABA O LA MANIPULACIÓN DE LOS GENES.

La primera comparecencia como portavoz de Alfredo Pérez Rubalcaba no defraudó ni a sus partidarios ni a sus detractores. No perdió ni un minuto antes de lanzarse a yugular a la oposición. El vicepresidente, que recurrió a «la genética» para intentar desacreditar al PP, demostró que sigue fiel a sus genes y a sus fobias: jamás pierde la oportunidad para manipular la realidad contra sus adversarios políticos.

Y como en tantas otras ocasiones ayer se pasó de frenada cuando identificó al partido de Rajoy con las necias e inaceptables declaraciones sobre Leire Pajín de León de la Riva, alcalde de Valladolid. Rubalcaba dijo que el machismo «está en la genética del PP» y que esta formación tiende a «las groserías de barra de cantina».

Toda la dirección del PP desautorizó ayer a De la Riva, pero, al margen de ello, lo cierto es que se pueden encontrar ejemplos de machismo tanto en este partido como en el PSOE. El nuevo vicepresidente parece olvidar que Alfonso Guerra llamó «mariposón» a Rajoy, que un concejal del PSC afirmó que la directora de TV3 estaba «mal follada» o que Antonio Camacho, su segundo en Interior, respondió con una grosería superlativa cuando una diputada no se creyó que tenía que ir al baño en el Congreso.

Cospedal estuvo muy bien ayer cuando declaró que los militantes del PP llevan en sus genes rectificar cuando se equivocan y luego recordó que el alcalde de Getafe no ha pedido perdón todavía por llamar «tontos de los cojones» a los votantes del PP. Lo que el partido de Rajoy tiene que hacer es no presentar como candidato a De la Riva en las próximas elecciones, tal y como el director de EL MUNDO sostuvo anteanoche en Veo 7.

Pero sigamos con las salidas de tono de Rubalcaba. La ambición que lleva inscrita en sus genes le llevó a dar una respuesta ambigua cuando le preguntaron sobre si tenía posibilidades de ser el sucesor de Zapatero: «no es éste el lugar ni el momento. Se hablará en la sede del PSOE cuando quiera el presidente del Gobierno». Podía haber respondido que él no va a ser el sustituto de Zapatero, pero prefirió dejar en el aire unas palabras que permiten cualquier interpretación.

También cuando fue interrogado sobre el terrorismo dejó la impronta de su ADN al reinterpretar las palabras de Zapatero sobre Batasuna. El presidente dijo que los gestos de la izquierda ‘abertzale’ eran «determinantes» y que no iban a caer en balde. Rubalcaba se aferró a que Zapatero también los tildó de «insuficientes» para insistir en que la política antiterrorista no ha cambiado «ni un ápice». Pero ayer el juez accedió a la petición de Interior de excarcelar a ‘Txelis’, que, aunque arrepentido, está detrás de 200 asesinatos. Será imposible a partir de ahora saber cuando Rubalcaba habla en nombre de las conveniencias políticas del Gobierno o lo hace en función de los intereses generales en la lucha contra ETA.

Por último, al ser preguntado por qué Interior no había remitido en seis meses el protocolo sobre los Tedax que le ha solicitado la juez, un Rubalcaba en estado puro afirmó que «este Gobierno siempre colabora con la Justicia y así seguirá haciéndolo». Peculiar forma de colaborar.

Rubalcaba estuvo ayer tan sobrado que llegó a afirmar que hay signos de recuperación de la economía, apelando a «la experiencia». No sabemos si se refería a la suya o a la del equipo económico de Gobierno, pero lo cierto es que el nuevo portavoz parece dispuesto a convertir sus comparecencias en un curso práctico de manipulación informativa. Lo lleva en sus genes. (Reggio’s/editorial El Mundo).

2 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

bocabasura es el tío este

filósofo dijo...

Sebastián,

Rubalcaba da miedo. Es capaz de cualquier cosa. Ya lo ha hecho. Es bochornoso que no haya sido por los tribunales al menos por la jornada de reflexión que conculcó.

Saludos