sábado, 19 de noviembre de 2011

MÁS ESPAÑA Y MENOS SOCIALISMO.






MÁS ESPAÑA Y MENOS SOCIALISMO




ESTAS elecciones han sido, ante todo, unas elecciones en clave nacional española. A diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, aquí no se ha debatido en clave «regional», cuanto en clave nacional.

Dicho de otra manera, estas elecciones han eclipsado o enterrado el mito de la «España plural» creado por el zapaterismo. Y si el resultado de las elecciones es el que pronostican las encuestas (es decir, una victoria arrolladora del PP con resultados especialmente buenos en las provincias vascas y Cataluña) esta conclusión quedará aún más reforzada.






El zapaterismo ha parecido una pesadilla, pero para nuestra desgracia fue real, como nos lo recuerdan dos hechos: la crisis que padecemos y la presencia en las candidaturas de varios de los ministros de los gobiernos zapateristas que son responsables del desastre.

Pues bien, ese zapaterismo, ahora putrefacto, articuló su política en torno a la llamada «España plural», que no era sino un proyecto sistemático para desnacionalizar España (la nación «discutida y discutible», según aquel «cráneo privilegiado») y convertirla en un Estado federal. En esos años, el poder zapaterista aceleró la política (iniciada por Felipe González) de sustituir el adjetivo «nacional» por «estatal» en todos los organismos públicos posibles. Y junto a la palabra «nacional» se aceleró la política de marginación de la palabra «España» a favor de la, parece, muy progresista expresión «Estado Español» o incluso de la palabra «Estado» a secas.






La consecuencia de este proceso fue el desmadre autonómico, político y sobre todo económico. El punto culminante de este proceso fue, conviene recordarlo, la aprobación en 2006 del nuevo Estatuto de autonomía de Cataluña, llamado a ser el «faro» de los Estatutos de «segunda generación». Conviene recordar, por cierto, cómo el zapaterismo de Galicia no se cansaba de reclamar una «reforma estatutaria», petición que contó con la irresponsable complicidad de algunos altos personajes del PP, como la actual presidenta del parlamento de Galicia o el actual portavoz parlamentario del PP.






Zapatero ganó las elecciones con dos mentiras: la negación de la crisis económica (acusando de «antipatriotas» a quienes afirmaban su existencia) y la negación de la existencia de la nación española sustituida por el constructor de su «España plural». La realidad puso al zapaterismo en su sitio. La crisis económica sí que existía y su negación nos ha llevado a donde estamos. La nación española sí que existía y su negación nos ha llevado a donde estamos. Por eso, sólo desde la unidad tendremos posibilidad de salir de esta crisis. (Carlos Ruiz Miguel/ABC).
 
vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv
 
CONCEPTO DISCUTIDO Y DISCUTIBLE.
 
 
Si usted es antiespañol, vote a los partidos nacionalistas. O bien, a Rubalcaba. Ya sabe, el partido socialista, por boca de su jefe de filas, decía que 'la nación española es un concepto discutido y discutible'. No, por supuesto, la nación catalana, o la nación vasca.
 
Hasta tales extremos de bajeza ha llegado el partido socialista.
 
Sebastián Urbina.

vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv



El caso de la doctora Burrianes.











El caso de la doctora Burrianes.


Lo que importa de Carmen Chacó no es su caso particular: tiene derecho a identificarse con quienes insultan a España, a proclamar un catalanismo de pandereta, a pasarse fraudulentamente por doctora y hasta a creer que el país está “preparado” para tenerla a ella por presidenta, en lugar de ser ella quien debiera estar preparada. Lo característico y revelador de la miseria moral en que vivimos es que un personaje así, encarnación de la más cutre y cínica picaresca tradicional, que en cualquier país medianamente serio estaría excluida para siempre de la política de algún nivel, haya sido premiada, en cambio, con un ministerio, y precisamente aquel en que más podía humillar a España y al Ejército: el de Defensa. Es el odio a España, el odio a la decencia, el odio a la democracia, que degradan al máximo. En ello, como en sus obscenos arrumacos y risas con Freddy Faisán después de haber llevado al país a la ruina, la Doctora Burrianes concentra toda la abyección que ha traído el Zapo a este país. Pero no sé si tendrá razón en el fondo: ¿está preparado el país para tener a alguien como ella de presidente, o de personaje poderoso de la política? Mucho me temo que sí, y que no será fácil “desprepararlo”. (Pio Moa)





2 comentarios:

email dijo...

Gracias por mantener su relevante blog y de muy buen provecho, Sebastian.

Ahora que se acaba la pesadilla zapateril, halucinaciòn salida de edades oscuras, pensemos como tal incompetente ha podido dirigir España como si fuera el propio Hitler.

Ya sabìamos que el hombre es el unico animal capaz de tropezar varias veces en la misma trampa: Gonzalez, Zapatazo. No olvidemos que Feixoo venciò por ìnfima ventaja a pesar del despilfarro flagrante y somptuosidad del socialista saliente, asì que del pueblo español no ha de fiarse en estos temas.

ZapiZapo solo representa los empleados de la funcciòn publica y demas colectividades locales con sus familias dependientes y aspirantes quienes necesitan de verdad un campeòn par mantener los privilegios del empleo por vida y demas subidas automàticas de sueldo cuales deberìan reservarse al sector regaliano.

Los demas le votaron por reflejo identitario de clase y con esto no se sale adelante. El amor ciega.

Por lo menos algunos como usted se habràn rebelado y luchado, que ya compensa.

Ahora si pierde el socialismo que se acabe la faena. Perseguìd al odiado enemigo quitandoles los medios de comunicaciòn pùblicos allà donde se acobijan. RNE, TVE, Autonòmicas : subasta yà. Empresas estatales y autonòmicas: subasta yà. Ademas cortadles las subvenciones à los sindicatos y partidos politicos, que se busquen la vida.

Esto se llama politica, no solo vencer pero tambien acabar con aquellos equivocados quienes quisieron acabar contigo.

Un Saludo Sebastian.

Sebastián Urbina dijo...

Muchas gracias.
Creo que 'la derecha' debería tomarse en serio la exposición, defensa y debate de sus ideas. No se puede dejar que 'la izquierda' cuasi monopolice la cultura, en general.
Y, además, los ciudadanos deben saber (como usted sabe) que la libertad no es gratis.
Como dijo Burke: 'la maldad se impone si los buenos se quedan en casa'.