domingo, 6 de junio de 2010

LIBERTAD EN LAS CALLES.



LIBERTAD EN LAS CALLES.



¿Es esto lo que quieren nuestros políticos?


Seguramente no. Dado que, con las excepciones de rigor, son una cuadrilla de mediocres y cobardes, dejarán que las mujeres con el burka se paseen libremente por las calles. No podemos interferir, dirán. Pero no dejarán que una mujer con el tanga se pasee libremente. ¿Tendrán la cara de hablar de 'escándalo público' después de sus obsesiones sexuales y pajas colectivas? Pues sí.



Son unos cagones y un peligro para nuestra democracia y nuestra cultura. Lo más grave es que no son peores que mucha gente. Que les vota.


En mi opinión, no deberían dejar que ni una ni la otra se pasearan por la calle de esta guisa. Pero España se ha convertido en una Confederación de Naciones Ibéricas Progresistas. O sea, una casa de putas. Con perdón de las putas. O sea, trabajadoras del sexo.



Sebastián Urbina.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Veo que sigue sin interesarle destacar que Lleida, una ciudad del oasis catalan, ha sido la primera ciudad española en prohibir el burka en establecimientos públicos.

teresa dijo...

Viento el articulo, ya seria un triunfo el que quisieran algo que no sea chuparnos la sangre. Por cierto, si se tolera el Burka, hy que reinvidcar una nueva distribución del mobiliario urbano, a no ser que podamos asumir un presupuesto gigante en traumatologia.